Destruyendo los recuerdos

La patria de un hombre es su infancia, que dijo Rilke cuando pudo comprarse con cuarenta años el caballito de madera que se pasaba mirando durante horas las semanas antes de las navidades de su niñez. Para muchos nuestra patria fueron los 80. Hasta la Coca Cola se dio cuenta del poder de la nostalgia en los miembros de nuestra generación.
 
Apuntándose al carro de intentar sacar réditos de aquellos tiempos y de la cultura que destiló, resulta que alguna mente brillante, a la sombra del relativo éxito de la nueva versión de Battlestar Galáctica, está realizando un remake de V con la rubia tetona de Lost como protagonista.

¿Quién no se acuerda de Diana comiéndose un pobre ratón de chocolate blanco? ¿Y cuantos no deseamos ser uno de esos roedores que introducía en sus fauces glotonas? ¿Quién no tuvo un espejo en Marc Singer y su posterior carrera como actor porno? En fin, V forma parte de la tríada clásica de las series USA de acción junto con El equipo A y El Coche Fantástico, aunque narrativamente era más compleja que las mencionadas.

Aquí os dejo un pequeño fragmento para que veáis lo que están perpetrando.


Después de verlo hay mucho que decir y nada bueno. Para empezar esos efectos especiales sacados de los 90, las naves con poco carisma, el tono depresivo tan propio de las series actuales, y por encima de todo eso, la visitante que se dirige al mundo con su mensaje de paz. Diana era capaz de levantar más tiendas de campaña con una sola mirada, que la chica esta contratando a un ejército de mexicanos. La jefa de los visitantes de los 80 se convirtió en un mito erótico instantáneo; a las nuevas generaciones, la asexuada representante femenina sólo les servirá para hacer buena a la vecina con aparato y gafas de culo de vaso.

Luego está el tema de los uniformes. ¿Qué tienen los productores de cine y televisión contra los colores vivos? ¿Alguien les ha dicho que los televisores ya no son en blanco y negro? ¿Para qué quiere alguien un megatelevisor de alta definición si luego la imagen es una escala de grises y plateados? Lejos quedan esas mallas rojas que marcaban y alzaban, lo que han hecho ha sido reciclar los trajes de los XMEN o usar directamente ropa de calle. Será la crisis o será esa tendencia por considerar que lo negro es serio. Mr Bean de negro sigue pareciendo risible.

Viendo este trailer, no me cabe duda de por qué ese eterno volver a los 80, con sus colores, sus diferencias, su estilo transgresor aunque fuera meramente estético... Las imágenes actuales son tristes, uniformes, impersonales, podrían estar rodadas en Nueva York o en Berlín... Los hombres grises han capturado a Momo y ahora vienen a por nosotros.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.