Juegoxxx IX: Box Hako

El Tamagotchi nació en Japón para llenar el vacío de millones de nipones grandes y pequeños, que no podían permitirse cuidar de una mascota en sus claustrofóbicos apartamentos. El pequeño bicho al que había que alimentar y mimar como si fuera un veinteañero, se extendió como el rumor de la Nocilla y en poco tiempo comenzaron a surgir imitaciones por doquier.

El mundo del sexo no podía quedar al margen de semejante negocio; pero ¿cómo convertir a una tierna bola de pixeles en algo estimulante para los sentidos? Obviamente no se podía, así que tuvieron que olvidarse de crear aparatos portátiles para volcar sus esfuerzos en el mundo del PC.

El primer título que surgió a rebufo de la moda fue "Virtual Pet Slave girl" en el que una rubia y poco conseguida sumisa se plegaba a nuestros deseos en una lóbrega mazmorra virtual. Era un juego bastante rudimentario en el que las acciones a realizar se limitaban a encerrarla en una jaula, atarla a un cepo, darle cachetes, azotarla y/o introducirle diferentes objetos. Apto para todos los públicos vaya. Para colmo, con el fin de ocultar el sórdido contenido del programa, este presentaba el icono de un gatito blanco, con lo que irremediablamente terminabas por ejecutarlo, pues ¿quién se resiste a pinchar en un ojo a un gato?

Pero los japoneses no podían quedarse atrás. Ellos compiten con el resto del mundo en una carrera por el porno que recuerda a la lucha por conquistar el espacio. Por ello, los salidos de Illusion, famosa productora de software para adultos, lanzaron hace unos meses "Box Hako", una suerte de tamagotchi en el que deberemos cuidar de una moza poligonal recreada con todo detalle, que habita una caja, procurándole diversión, comida, ropa, encendiendo su pasión y posteriormente apagarla a golpe de manguerazo.

Suena aburrido ¿verdad? Pues si, lo es. Es insufrible ver a la chica jugando al hula hop mientras intentas quitarle la camiseta sin éxito. El juego es lento con avaricia y ganaría muchos puntos si su objetivo fuera el de salvapantallas. Sólo lo disfrutarán los accionistas de Nvidia, a los que bastará deleitarse con los suaves vaivenes de la falda, para excitarse como un amish en su noche de bodas.

La cápsula del tiempo

Uno de los tópicos de los que suelen echar mano las producciones estadounidenses que tienen lugar en un instituto, es el de la cápsula del tiempo: un recipiente donde los alumnos de una determinada promoción, guardan los iconos propios de su época o los objetos que les definen individualmente, con el objetivo de que los jóvenes del futuro se asombren de la existencia de aparatos tan primitivos como el walk-man o el éxito de Danny DeVito.

Como la idea me gusta, he aquí mi propia "cápsula" personal codificada, lista para abrirse dentro de diez años. A - D.

. Hñ Whplv
. Odñx
. Furtxhwdv gh txhvr b fkhggdu ghñ ylsv
. kxhyrv urwrv gho fdqdv b wdsdv
. Udññlhv
. Udoeñd ghñ sreñh prx
. hñ wuhp krwhñ Odñdjd - Edufhñrpd
. Ñd ilghxd
. Xp fruwdgr dñ erugh gh ñd ohgldprfkh
. Bdodkd
. Xp sdtxhwh gh Oduñerur hp xp edu fklpr
. Wxv ehvrv b fdulfldv
. Fdulfldv hp hñ vrid
. Xp erfdvd hp Vdpwv
. Odood old
. B dkrud, gh Odpx Fduudvfr
. Fhpwur frohufldñ gh Jñrulhv
. Ñd ñlphd 3 gh ohwur
. XRF
. Orpwdu hp wudpyld
. Fdlfxph
. Ñd urvwlvvhuld mxpwr dñ frñhjlr
. Ihñlflgdg
. Edufhñrpd
. D wl pxpfd srguh jwdugduwh srutxh huhv sduwh gh ol. Gwhuor frpwljr, uhvslur frpwljr, ylyr frpwljr, vxhqr frpwljr. Wh dor b vlhosuh ñr kduh, b pr kdb odbru wudjhgld txh pr srghu hvwuhfkduwh hpwuh olu eudcrv, txh pr srghu ghvshuwduoh hp wxv rmrv... Wh whpjr jxdugdgd hp hñ frudcrp b kh wludgr ñd ññdyh. Hv wxbr sdud vlhosuh.

El mundo es de color pastel

Aunque muchos no lo crean, soy un ave nocturna, pero no de salir a destrozar dos de mis cinco sentidos en oscuros agujeros, ni a inhalar humo y conversaciones entrecortadas entre música atronadora. Me gusta disfrutar del relajo de la noche, de su silencio, de las estrellas lejanas de frío brillo y la luna evocadora de románticos momentos... Por ello, decidí cambiar la calavera de El Castigador de mi fondo de pantalla, por un bonito paisaje nocturno que me relajara mientras trabajo con el ordenador, en lugar de recordarme que hay toda una multitud de culpables que merecen recibir castigo por sus crímenes.

Es curioso cómo los rusos han copado el nicho de la webs dedicadas a wallpapers. A veces me pregunto si no tendrá algo que ver con la esteganografía y las mafias eslavas, pero nunca me he puesto a investigarlo y francamente, es algo que no me quita el sueño.

En una de estas páginas me encontré con un "cuadro" que enseguida captó mi atención e hizo que me olvidara de seguir buscando cualquier otra cosa. La obra, Lake side hide away, venía firmada por un tal Thomas Kinkade. De inmediato investigué en la wikipedia en busca de su trabajo.

El pintor de la luz. Así se define de forma humilde Thomas Kinkaid, un pintor americano de inmensa fama en su país, pues se estima que de las paredes de 1 de cada 20 hogares estadounidenses pende un cuadro suyo. Sus trabajos no tienen nombres oníricos como "El sueño de la razón" o "Todos los hombres del presidente"; son descriptivos, pues bien podría decirse que Kinkaid es a la pintura lo que Ken Follet a la literatura: alguien que da a la gente lo que quiere y que ha ganado una fortuna con ello; un obrero del arte.

Supongo que su obra me atrae tanto por su visión idílica de la vida, representada por los tonos pastel de sus cuadros y por su temática general: casas acogedoras en medio de la naturaleza, alejadas de todo y de todos, un lugar perfecto para colocar una butaca en el centro de una biblioteca y dejar pasar los días hasta el momento final. El deseo de todo aquel que mira este mundo gris y sabe que no tiene cabida en él.
La pintura, como todas las artes, puede tener muchas funciones: entretener, formar, crear debate, exaltar o simplemente relajar la mente y hacernos sentir parte de un sueño. Y eso es lo que veo en estos cuadros.


En el norte de Canadá hay un lugar así. He estado allí.

Yo os maldigo

Estar en el paro es una de las cosas más aburridas que te pueden suceder. Por ello, mientras se concretan mis planes de cruzar el charco, decidí dedicar mi tiempo al pasatiempo nacional de todo aquel que no tiene un puesto de trabajo: mirar obras.

En la actualidad sólo quedan los esqueletos de cemento de los que estaban a ser llamados enormes bloques de edificios que albergaran en su interior a... bueno, con millones de casas vacías no sé muy bien a quién esperaban colarle tantas casas, pero el objetivo supongo que era que algún primo las comprara para vivir entre los frios muros de pésima estética y nulo aislamiento sensorial de esas edificaciones con una arquitectura a medio camino entre lo funcional y lo carcelario.

Sin embargo, en los limites del pueblo con la naturaleza domesticada, si que se pueden encontrar edificios totalmente terminados y carentes de vida. Si uno se detiene unos segundos a contemplar las terrazas vacías, quizás pueda sobresaltarse con el reflejo engañoso de un rostro tenebroso en el cristal de una de las muchas ventanas que parecen mirarte amenazantes, pues tras ellas sólo hay oscuridad y vacío.


Todo lo que veis en la foto de arriba está deshabitado. Únicamente el encargado de mantenimiento se suele pasar por allí una vez a la semana. Centenares de pisos esperan la oportunidad de que una familia los acoja. Su espera será eterna, pues de los balcones de los pocos adjudicados, penden coloridos carteles de alquiler.

Frente a ellos, un parque destinado a los niños es pasto del tiempo y el polvo. Acaso recinto de diversión para drogadictos y gente de mal vivir que encontrarán en su lejanía de la civilizacion, un refugio ideal para sus correrías nocturnas. Los obreros ni siquiera se molestaron en destapar las palmeras y dejar que sus hojas se mecieran con la suave brisa que recoge esos parajes.

Con todo, el descubrimiento más fascinante llegó cuando me decidí a hacer caso omiso de una verja que impedía el paso por una carretera que se perdía tras unos montículos de piedra caliza.


Por delante, decenas de metros de acera con aparcamientos para... bueno, no hay un sólo edificio a la vista. A la derecha un terraplén y a la izquierda unos montículos insalvables. El propósito del espacio reservado a los coches se me escapa.

Continúo por la recién asfaltada calzada, encontrándome por el camino señales de tráfico por los suelos, paradas de autobús, árboles derribados, islas ecológicas inutilizadas... parecía un sitio arrasado por algún desastre que hubiera borrado cualquier rastro de vida a kilómetros, pues apenas se oía el trinar de unos pájaros lejanos.

Prosigo cauteloso, con la esperanza de hallar pronto el lugar donde desemboca la carretera. Imagino que a un edificio que se alza imponente sobre un monte que logro divisar a los lejos. Al girar en un recodo, me doy de bruces con la realidad.
Este es el final de la vía. Un paso de cebra inútil y una malla. Me recuerda a un chiste de Faemino y Cansado. Me pregunto por qué dejarían inconclusa la obra. Miro a mi izquierda. Puede que fuera por falta de fondos o puede que porque encontraran restos arqueológicos, como estos que descubro a poca distancia.


¿Fenicio? ¿Romano? Quién lo sabe. Es cuanto menos perturbador. Recuerda a un pescado o a una mujer a punto de desmayarse según la posición desde donde se mire, lo que denota que quien lo construyó poseía un alto grado de civilización.

Pero no puedo detenerme mucho tiempo, pues un sinuoso camino asciende hasta lo alto de la montaña donde se yergue un colosal edificio, también abandonado.

Jadeando por el esfuerzo y sediento por no haber sido previsor y no portar conmigo una botella de agua, llego a la cima. La carretera cortada, el final inesperado, el silencio atronador.... Todo eso para llegar aquí.


Una farola, un banco y una papelera. El último resquicio de civilización... Si George Taylor arribara antes de tiempo a nuestro mundo, al pasear junto a la orilla del mar, no dudaría en repetir su lamento al contemplar a pocos metros del inexorable mar, los restos de una civilización fallida que no supo detenerse siquiera un instante y preguntarse si de verdad hacía falta. No verá la estatua de la libertad semienterreda, verá una costa cubierta de cemento, igual de estéril para la vida que un páramo postnuclear.

Si alguien piensa que la economía volverá a reactivarse continuando con la construcción de estas moles perdidas en ninguna parte, que degradan el paisaje y cuestan un ojo de la cara, es que está demasiado cegado por el dinero y un progreso mal entendido. La crisis está significando un cubo de agua fría para la borrachera que estaba disfrutando la civilización. Una suerte de locura colectiva que nubló nuestro pensamiento, nos hizo inmunes a las consecuencias de nuestros actos y nos llevó al borde del abismo. Estamos empezando a sufrir la dolorosa resaca, pero tarde o temprano, volveremos a estar sobrios. Aunque mucho me temo que de las cenizas en las que inevitablemente se convertirá todo, surgirán de nuevo colosos de acero y cemento. Y no habremos aprendido nada. Y el mundo seguirá girando.

Pero no importa. Al final, la vida se abre camino.


Flores para mi Reina lejana.

El pensadero de Roboto (III)

Un joven de manos temblorosas irrumpe en la cafetería a traves de los jirones de humo que unen a los devotos en su viciosa comunión. Se acerca a la mesa y comienza a gritarle a Lucille. Sus manos tiemblan, su boca tiembla, su corazón explota... hasta que se desvanece entre el humo con los ojos llorosos, junto con sus palabras.

Camille la mira asombrada apurar el último cigarrillo.

- ¿Cómo puedes estar impertérrita?

Lucille aplasta la colilla contra el cenicero antes de abrir la pitillera en busca de su nueva víctima.

- Es el orden natural de las cosas. El odio sigue los pasos del amor.

15 minutos de fama

Más de dos años después de su publicación, Jim del Espacio Exterior ha llegado al mainstream nacional, de manos de un anónimo usuario de Meneame, que ha tenido a bien enviar el blog-juego, a la mencionada página.

Debido a esto, ayer por la tarde recibí un torrente de visitas interminable, que por desgracia no logró que la "noticia" alcanzara la portada y con ello, a millones de usuarios de la web, pero sólo por la comparación que me hacen con Forges (que es algo así como Dios para los de Meneame) ha merecido la pena.

"Quedireccionmaslarga" estás invitado a lo que sea, en cuanto logre ser famoso :)


Mueve la tibia, mueve el peroné

Bailar. Acaso fue la primera expresión artística que desarrolló el incipiente ser humano mientras recorría la sabana africana en busca de un lugar mejor donde vivir. Con la capacidad de hablar aún por desarrollar, mover las extremidades fue el único modo de hacer mostrar a los demás miembros de la tribu los sentimientos que recorrían el alma del que danzaba delante de la hoguera de la cueva.

A mi siempre me ha parecido una chorrada o una oportunidad de arrimar el paquete, verdadero motor del mundo; y como no me apasionaba hacer chorradas y no tenía a quién arrimar nada, nunca me atrajo lo de mover el esqueleto.

Pero llegó un día en que me dí cuenta que de las disciplinas artísticas existentes, la de la danza era la única que no había tocado, a no ser que contara ver la primera edición de Fama ¡A Bailar! sin perderme un sólo programa. Consideré que eso no era aceptable, así que decidí aprender a bailar y ya puestos, mejor hacerlo a lo grande con las siguientes coreografías:

. Carlton Banks - It´s non unusual: Tom Jones puede llevar cantando más años que Dolly "Hindenburg" Parton pero toda una generación conoció su música gracias al joven Banks y sus aspavientos. Que levante la mano el que no le haya imitado aunque sólo sea una vez.

. Napoleon Dynamite baila Canned Heat: Calificada como película de freaks, lo que hizo de este título un film de culto fue el baile que se marca el protagonista durante las elecciones del instituto. Incluso Bill Gates lo fichó para una de sus campañas de publicidad.


. Daft Punk meets Charleston Style: Buenafuente ha hecho famoso el trabajo de un anónimo "artista" que ha fusionado el postmodernismo kitsch del último video de Beyoncé, con el tradicionalismo patrio del "Paco, Paco, Paco" de Encarnita Polo. Sin embargo, esta técnica de unir pasado con futuro se ha usado mucho antes, como en el vídeo que nos ocupa. Siempre imaginé el Charleston como una alegre danza ejecutada por una neoyorquina con un tocado de diamantes y un largo vestido de lentejuelas, en un pub donde la ley seca no lo era tanto. Si algún día consigo moverme como estos dos titanes, podré morir feliz.

. Thriller - Cuando fuimos reyes: Una vez alguien le dijo a Michael que ser blanco molaba, tal vez Jermaine. En ese momento su reinado sobre la música pop comenzó un largo declinar hasta el día de hoy, en el que no le quieren ni en el Bar mitzvah de Macauly Culkin (con lo amigos que fueron)

El éxito arrollador le llegó con este archiconocido y celebérrimo videoclip o cortometraje musical, como se prefiera. Hay artistas que se ven consumidos por el fulgor cegador de una única obra. Le ocurrió a J.D. Salinger con El guardián entre el centeno y le ha ocurrido a Jacko con Thriller. El baile puede parecer sencillo, pero es esa sencillez lo que lo hace tan sólido y visualmente atrayente, es casi hipnótico.


. Tony Manero hace un monumento a You should be dancing: Dejo para el final al maestro, el líder supremo, el rey de reyes de la pista de baile. A él no le hacía falta una canción lenta para arrimar la cebolleta, le bastaba un golpe de cadera para colocarla en cualquier lugar de la disco. Si Travolta hubiera muerto meses después del estreno de Fiebre del sábado noche, ahora su estatua presidiría el hall de todas las academias de baile del planeta, pero decidió rodar Campo de batalla: la Tierra y arruinar por siempre su reputación.


Verlo en tres dimensiones debe ser una experiencia perturbadora.

Las 5 preguntas de la muerte (que toda mujer teme)

1) ¿Me la chupas?: Para un hombre, la respuesta a esta pregunta se presupone, como el valor en la mili. Sin embargo, aún quedan caballeros que piden amablemente realizar sus deseos. No te lleves a engaño, aunque te niegues, aprovechará que te agachas a recoger cualquier cosa que tirará "por descuido" al suelo, para enchufártela. Suena vulgar, obsceno, aberrante, pero es así. Así pues chicas, cerrad la boca cuando os agachéis delante de un hombre.

2) ¿Puedo correrme en tu cara?: Cuánto daño ha hecho el cine porno... pero que nadie se engañe. El sexo por el sexo va de dominación, de poseer a una mujer y plantar tu simiente en el mayor número de huertos posibles. La práctica de eyacular en la cara viene de la creencia de que las mujeres se podían quedar embarazadas tragando semen, y si a eso le sumamos la proverbial mala puntería de los hombres con sus miembros viriles... Así pues chicas, ¿qué mejor para evitar tan desagradable acto, que contestando afirmativamente a la pregunta 1 y posteriormente tragároslo?

3) ¿Tienes preservativos?: El que llevaba él en la cartera caducó hace tiempo y sólo te quiere para una noche de pasión. Sí, como todos, pero este ni siquiera disimula. En cualquier caso es un espécimen más recomendable que el que predica "Tranquila que yo la saco antes".

4) ¿Qué hacemos?: Él sólo espera una respuesta: follar. Aunque la más probable es: ve a tirar la basura. Pueden liderar ejércitos, dirigir multinacionales, presidir países, pero cuando está la parienta delante, el hombre es indeciso por naturaleza. Cuidado si comienza a los pocos días de conoceros, a repetir reiteradamente esta pregunta. A partir de ese momento tendrás que decidir por él la marca de calzoncillos que llevará, la pasta de dientes que usará, cuándo llamar a su madre o salir con sus amigos, deberás vivir dos vidas, la tuya y la de él.

5) ¿Quieres casarte conmigo?: ¡¡¡Huye insensata!!! No te quiere a ti, ¡¡¡quiere tu dinero!!! o eso, o es aficionado a las drogas, cosa que si no lo sabias, le convierte en, aparte de drogata y mentiroso, un egoísta de cuidado.

¿Qué es una sumisa?

Uno nunca vuelve al mismo canal mazmorra. Es una verdad que descubrí hace unos días mientras apuraba la quinta cerveza de la noche. Para empezar no me dejaron entrar. Tuve que registrar el primer nick que la incipiente borrachera había permitido elucubrar a mi cerebro.

Una vez dentro, me recordó a uno de esos club sociales victorianos, en los que los amos del mundo, con sus gruesos bigotes canos y sus habanos humeantes, agitaban sus copas de brandy frente a la chimenea mientras intercambiaban anécdotas sobre safaris en África y la gestión del imperio de ultramar.

Sí, estaban los mismos nicks que recordaba de tiempos pretéritos y menos oscuros, y ese era precisamente el problema, apenas había sabia nuev; gente con inquietudes y ganas de charla con un desconocido al filo de un nuevo amanecer.

Durante mis solitarias noches en el canal Mazmorra, hace casi una década, me encontré con muchas mujeres (o al menos decían serlo) que se conectaban al chat buscando contestación a una pregunta que rondaba sus mentes y a la que no podían encontrar respuesta en el mundo en el que vivían. ¿Soy una sumisa? tecleaban en el general. No se volvía a saber de ellas, agobiadas supongo por la caterva de salidos que asaltaban su parcela electrónica en busca de un poco de amor mal entendido. Sin embargo, las bregadas en el combate digital, solían formular la cuestión de otro modo: ¿Qué es una sumisa?

Una mujer perturbada, débil, sin voluntad, un juguete en manos de los hombres, una guarra que diría mi vecina. No hace falta que yo diga lo contrario para saber que nada de eso es cierto, sino tópicos extendidos por el desconocimiento de las motivaciones de la mujer que entrega su cuerpo y su voluntad en un acto frívolo en apariencia, pero que esconde algo más profundo que el simple goce sexual.

Por supuesto estoy generalizando, hay gente de todo tipo que se entrega por obtener placer de ello o por problemas sentimentales, mujeres que buscan mejorar la experiencia sexual que le ofrecen sus pasivos maridos, mujeres en busca de afecto, cariño o incluso las hay que buscan un buen mecenas al que vender su cuerpo a cambio de la despreocupación por la supervivencia diaria, pero no son más que la contraparte al hombre que sólo busca en la dominación el sexo sin complicaciones, el poder dar rienda suelta a sus fantasías sin temor a que su pareja le tache de vicioso.

La sumisa es una mujer que establece una relación de entrega y amor profundo hacia su amo, alcanzando con ella la realización plena de su ser. En ningún momento pierde su voluntad, pues esta es servir a su dueño. El lema del BDSM es "Sano, seguro y consensuado" por ello, la sumisa no hará nada que antes no haya hablado con su señor, encargado de explorar sus límites, para superarlos llegado el caso pero sin traspasar una "linea roja" claramente delimitada.

En la vida ordinaria una sumisa no es una mujer pusilánime que se deja mangonear por el primero que pasa. Puede ser una agresiva ejecutiva de una multinacional, ser arisca en el trato, borde... al igual que con los coleccionistas de sellos, nunca sabes detrás de quién puede esconderse una entregada sumisa. Me he encontrado con agentes inmobiliarias, maestras de primaria, empresarias, ayudantes de dirección, amas de casa... No hay un perfil que las defina.

Sin embargo, por el tipo de entrega, se pueden clasificar en las siguientes categorías:

. 24/7: o como dice el chiste "abierta las 24 horas". Es aquella sumisa que se pone a plena disposición de los deseos de su amo, permanentemente. Este tipo de relación sólo se suele dar entre parejas experimentadas que suelen vivir juntas.

. Sexuales: la que deja la iniciativa en la cama, en manos de su compañero, no por desidia, sino por el puro placer de sentirse dominada, aderezando el encuentro con prácticas BDSM como los azotes, el bondage, privación de sentidos, juegos de roles, etc. El sometimiento termina cuando la última oleada de placer abandona el cuerpo de la sumisa.

. Ocasionales: sólo ejerce su rol, en sesiones concertadas con su amo, las cuales no implican necesariamente sexo. Fuera de estas citas, lleva una vida normal.

. Especializadas: Entramos ya en el terreno de las parafilias específicas, como las pony girls o las chicas mobiliario. Suena increíble, pero no es raro encontrar mujeres dispuestas a ejercer de sillón. Aunque mejor los del Ikea. ¿Aberrante? También hay gente a la que le parece aberrante la felación o el sexo anal. Supongo que es cuestión de gustos.

Y hasta aquí este pequeño esbozo, pues como se suele decir, cada sumisa es un mundo y el AMO su descubridor. Todo lo comentado se puede aplicar también a los sumisos, por supuesto.

Las 5 preguntas de la muerte (que todo hombre teme)

1) ¿Cómo me queda?: Lo suficientemente bien como para querer quitártelo, es una buena respuesta, a menos que tu chica sea una fanática de la moda, en cuyo caso cualquier comentario que no incluya un pormenorizado desglose de la prenda, sera visto como una grosería.
No solo dormirás en el sofá, sino que lo harás con bastante menos dinero en el bolsillo.

2) ¿Me quieres?: Por extraño que parezca, un "Sí" no es la respuesta que quieren oír, aunque eso no significa que esperen su antónimo, sino que necesitan escuchar cuan maravillosas, increíbles y especiales son para nosotros.

3) ¿Estoy gorda?: Por alguna razón, las mujeres odian los precisos monosílabos, sólo se conforman con una respuesta elaborada, no importa si esta vacía de contenido, por eso triunfan tanto los argentinos. En cualquier caso, si quieres mantener el buen rollo durante una semana más al menos, recuerda: una mujer nunca está gorda ni aunque necesite de los bomberos para ducharse

4) ¿Cuándo me presentarás a tus padres?: Cuidado, quiere llevar la relación a un nuevo nivel. Se acabaron las escapadas esporádicas para echar un polvete. El sexo se convertirá en algo programado. Lo malo es que no parará ahí, luego vendrá: ¿Vamos a vivir juntos? ¿Nos metemos en una hipoteca? ¿Quieres casarte conmigo? y un día, te la encontrarás en el baño pinchando condones.

5) ¿Cuál cojo?: Aunque te pregunte, ella ya tiene su opinión formada. El 99% de las veces contraria a lo que digas. Si le dices que los dos, la harás muy feliz.

El Racista

.¿Qué hace un negro saltando vallas?
. Escapar de la policia con dificultades.

.¿Qué hace un blanco saltando vallas?
. Perseguir al negro.

.¿Qué hace un chino saltando vallas?
. Copiar al blanco.

Download Killer

Desde los comienzos de la red, se han ido sucediendo infinidad de programas para gestionar y/o aumentar la velocidad de nuestras descargas. Nunca fui proclive a utilizar dichas aplicaciones por sus frecuentes errores y su escasa efectividad, sin embargo, hay una ante la cual he tenido que quitarme el sombrero. Internet Download Manager, no sólo implementa las típicas funciones de pausado o programación de las descargas, sino que además las gestiona, clasificándolas en carpetas, según el tipo de archivo que estemos bajando; aunque lo que verdaderamente marca la diferencia, es la posibilidad de descargar casi cualquier vídeo colgado en la web.

Cuando vemos un vídeo de Youtube, por ejemplo, sobre la ventana del reproductor aparece un menú a través del cual descargar dicho archivo, sin necesidad de tener que recurrir a otros programas externos. Lo mismo ocurre con la célebre página de música on-line Goear. Sobre el reproductor de audio aparece el menú, pinchamos en descargar este audio y listo.

La única pega es que es de pago, 30$ nos cuesta la broma, aún así, es una aplicación que todo el mundo debería tener en su PC.

Roma no se escribió en una hora (II)

Cuando empecé en esto de escribir (es un decir) pensaba que con tener algo en lo que escribir y un lápiz, bastaba. Con los posts chorras que suelo publicar aquí, si que lo es, pero a la hora de afrontar proyectos de gran envergadura, no es práctico.

Busqué información sobre los métodos de trabajo de los escritores profesionales, o aficionados, tanto daba, pero el resultado fue decepcionante, pues nada había publicado al respecto. O igual no busqué lo suficiente, vete a saber.

Por ello, me autoadjudico el título de escritor y he pensado en explicar la forma en que trabajo, por si a alguien le resulta útil.

Al principio es la idea. Esta puede venir de una sensación, un hecho insólito, una experiencia personal o de otros, una canción... Esa idea, generalmente no más de dos lineas, la apunto en alguno de mis cuadernos de notas. Allí reposan varias semanas hasta que un día, vuelvo a ellas y en mi cabeza ideo un principio y un final, final a partir del cual voy desarrollando mentalmente la historia durante los días siguientes.

Suelo apuntar situaciones que ayuden a espesar la trama, fragmentos de conversación y/o personajes nuevos. Por su carácter espontáneo, estas ideas las voy apuntando donde puedo: el móvil, una servilleta, la base de datos de mi PC, etc. Una vez tengo un número respetable de retazos con los que armar la historia, abro el procesador de textos y creo una división de la novela por capítulos, en los que voy clasificando todo lo anteriormente anotado.

Sabiendo ya qué sucederá en cada episodio, voy rellenando los espacios vacíos hasta tener un texto coherente aunque carente de estilo. Es la primera versión sin revisar.

Empiezo entonces con un el proceso de corrección. Párrafo a párrafo voy eliminando palabras repetidas con frecuencia, adverbios innecesarios, anglicismos, cacofonías, expreso determinadas frases de forma más elaborada o sencilla, etc. A continuación, sangro el texto según me venga en gana, pues desconozco si existe alguna regla para ello, ya que en unos libros lo hacen de una manera y en otros de distinta forma.

Para finalizar, hago un doble repaso ortográfico: el primero usando el corrector de Word y el segundo, leyendo integramente el texto, lo que me sirve para hallar algún error de estilo que se me haya pasado con anterioridad.

Días o semanas después debería volver a repasarse el texto, pero siempre que he escrito algo ha sido con el tiempo azuzándome con la fusta de la premura, por lo que no he podido hacerlo. Os lo recomiendo.

Lezley Zen

Decir mamada y Lezley Zen es todo uno para todo aquel que haya tenido la oportunidad de ver en acción las mandíbulas afanosas de esta actriz americana nacida en Carolina del Sur.

Espero que nadie se ofenda por utilizar el término mamada en detrimento del más estiloso: felación. Es un termino vulgar, si, pero el sexo no es fino ni siquiera cuando lo practica Pitita Ridruejo.

Su técnica no alcanza la profundidad de Heather Brooks ni la fogosidad de las grandes felatrices, pero mirar hacia abajo y ver los verdes ojos de Lezley (cuyo nombre deriva de "lesbiana") mientras te proporciona un placer desbordante con su lengua, debe ser una de las experiencias más gratificantes del mundo. Espero ahorrar lo suficiente en el menor tiempo posible, para cumplir ese sueño, porque los años pasan para todos y la señorita Zen comenzó a ser conocida por su rol de MILF pese a sus escasas 33 primaveras. Absolutamente memorable es su actuación en Cheating Housewifes 2, un film imprescindible para todo pornófilo que guste considerarse como tal.

Sin embargo, Lezley Zen comenzó su carrera con La orgía romana de Serenity, rodada en 2001. Fue un novio que conoció tras divorciarse de su primer marido, y las deudas que la acuciaban, las que la introdujeron en el mundillo del cine para adultos para regocijo de todos nosotros. Tras este inicio, protagonizó distintas producciones soft para Playboy Tv y HBO, entre otros, siendo nominada en distintas ocasiones a los premios de la AVN (los oscars del porno) alzándose con el galardón de mejor actriz de reparto en 2005.

En mi opinión, esta actriz se merecía haber ganado todo premio al que se hubiera presentado, pues representa la esencia pura de tan digna profesión. Una actriz porno no es un cuerpo bonito, ni lo que se deje hacer ante una cámara, es la actitud, y ella es capaz de sorberte el tuétano con la mirada únicamente. Pocas actrices tienen esa capacidad.

Como curiosidad, dice tener sangre cherokee en un 60% y caucásica en un 40. Supongo que se lo sacarían en uno de los múltiples análisis de sangre que se realizan los actores para comprobar que están sanos.

Toda su filmografía la podréis encontrar en la imdb.


Por algo odio la letra Z

Hubo una vez un planeta de risas

Hubo un tiempo en que los power point no existían, bueno si existían, pero no le importaban a nadie. El correo se usaba para estar en contacto con los amigos, no para agobiarles con mensajes lacrimógenos sobre donaciones para el niño burbuja y su purificador de agua.

Eran los comienzos de la popularización de Internet, finales de los 90, en los que la red se iba extendiendo desde los campus universitarios hacia la población más adinerada, pues por aquella época conectarse costaba un potosí.

Un día, un amigo vino a arreglar el estropicio que su hermano había creado en mi PC. Tras hacerlo, me dijo que echara un vistazo a un cd que le habían dejado. Tras abrirlo, me encontré con centenares de ficheros de texto. Fue una desilusión. Yo pensaba que era porno. Como no tenía nada que hacer, abrí uno de ellos. Era un chiste sobre mujeres. Me gustó y abrí otro, y luego otro y otro, hasta que me di cuenta de que en todos rezaba el mismo encabezado: http://www.planetayerba.com.ar.

Era una página argentina con miríadas de textos humorísticos, muchos de ellos sobresalientes, lo cual era, y es, muy difícil de encontrar. Estaban divididos por secciones y podías pasarte horas navegando por allí.

Con el tiempo cambió su nombre por el de Mundo Yerba. Surgieron nuevas secciones, un chat, un buscador de pareja, imágenes... hasta que un día, sin ningún aviso, desapareció. No se volvió a saber de aquella web que tantas noches me había alegrado los momentos anteriores al amanecer.

Se puede decir, que me sirvió de inspiración para tantos y tantos textos que he escrito. Donde quiera que este, espero que la yerba siga creciendo.

La guerra de los sexos

Cuando un hombre dice NO, quiere decir:
  • No

Cuando una mujer dice NO, quiere decir:
  • Tal vez.
  • Puede.
  • Te dejo a ti que decidas a ver que respondes y como no sea lo que yo quiera te vas a enterar.
  • Lo que diga mi amiga.
  • Deberías saberlo.
  • ¿A mí que me cuentas?
  • Ahora no pero dentro de diez segundos, sí.
  • No

Roma no se escribió en una hora (I)

Habréis comprobado que el ritmo de actualización del blog ha decaído en esta semana, sobre todo comparada con las anteriores. Para avisaros coloqué un mensaje en el lateral derecho del blog que espero hayáis leído.

Corin Tellado escribía una de sus pastelosas novelas al mes, pero ¿se puede escribir una novela corta en una semana? Ya os digo yo que si. ¿Se puede hacer sin sacar un billete en clase preferente para el expreso de la locura? Eso está por ver todavía. En cualquier caso no recomiendo a nadie que escriba más de diez horas al día.

Y es que el motivo de mi ausencia se explica por mi intención de presentarme a un concurso de novela juvenil para el que no tenía novela alguna que presentar. Quién sabe si fue la Tramontana o un Danone en mal estado o mi ansia por evadirme del mundo, pero el caso es que decidí hacer una de mis literarias locuras y ponerme a escribir como un negro.

El resultado podréis disfrutarlo... en un año más o menos, o mucho antes si tuviera la desgracia de ganar. En cualquier caso, a partir de mañana retomaré poco a poco el ritmo al que estaba empezando a acostumbrarme.

PD: Odio el doble espacio.

Movida promovida por el ayuntamiento

Los que tuvieran la desgracia de ver alguna de las galas nocturnas que se emitían hace años en la televisión pública, tal vez recuerden la robusta figura de un chaval moreno con gafas que no podía esconder que era andalú en cuanto abría la boca. En un principio hasta a mi, que soy paisano, me costaba entenderle, pero acudió a unas clases de dicción y le dieron un espacio en Canal 2 Andalucía, el segundo canal autonómico de la comunidad, en el que os recomiendo ver Kochikame todas las noches a las 21.

Colgados con Manu, que así se llama el anteriormente indescifrable personaje, es un programa ameno, dentro de la pobre oferta del resto de canales, que se emite los miércoles, mucho antes de Muchachada Nui. Consta de un par de entrevistas breves, la aparición de la maga Inés y sus escotes, El Sevilla y su espesa verborrea y la esporádica colaboración de Valerie Tasso y su experiencia vital (es la de Diario de una ninfómana)

Una de las invitadas del último programa fue la inolvidable Olvido, conocida por el toponímico nombre de Alaska. La entrevista fue la típica que se le hace a una artista de promoción. No tocaron el tema de la cámara de acondicionamiento de Alaska, cuyos planos fueron robados a Darth Vader (los que la hayan visto al natural sabrán de que hablo), pero si que en un momento dado, la mexicana dijo algo en lo que nunca me había parado a pensar.

Ante la pregunta de que si se nos había vendido a las jóvenes generaciones, el hecho de que la movida madrileña fuera el paradigma cultural por antonomasia, respondió que habíamos sido nosotros, los que hemos llegado detrás, los que habíamos encumbrado a aquel movimiento.

Nadie se ha parado nunca a analizar aquella época en Madrid (al menos nadie que yo conozca) Como decía Alaska, en esos primeros años 80 en la capital, se juntaron un grupo de artistas de toda España con el fin de hacerse escuchar, pero no necesariamente tenían que tener algo en común mas que la disciplina que practicaban.

Hay que poner las cosas en perspectiva. Hasta entonces, debido a la dictadura y otros factores, Teddy Bautista podría haber recorrido España saltando de un páramo cultural a otro. Llegó la transición, la democracia y las mujeres en top less y aquella juventud con inquietudes que empezaba a respirar libertad, se puso las pilas, comenzando a salir grupos como setas, revistas como 1984, películas de Almodovar...

Aquello terminó o no, porque si bien Madrid dejó de ser el principal foco cultural en el que todo el que quisiera ser alguien debía estar, la cultura en si se extendió por toda la península gracias a la mayor movilidad de la que disponemos y a las tecnologías de la información mediante las cuales, un artista de cualquier disciplina puede hacerse notar en todo el país o el mundo incluso.

Hoy día tenemos los blogs, instrumentos musicales al alcance casi de cualquiera, la gente se dedica a la pintura, la escritura y permanece en contacto por medio del Messenger o los correos electrónicos o quedadas en distintas ciudades...

De la unión de Buñuel, Lorca y Dalí nació "Un chien andalou", una paranoia delirante que no sirve ni para adiestrar perros guardianes, pero bueno, con semejante trio no podía salir algo inteligible. Desconozco si este tipo de asociaciones, entre anónimos artistas al menos, se producen en estos momentos, pero seria una pena que no se pudiera aprovechar la interconexión que permite Internet, para crear nuevas obras de arte, nuevas formas de expresión y sobre todo que se dieran a conocer a la gente que sigue añorando un tiempo en que las hombreras y el pelo cardado dominaban la Tierra.

Hay vida más allá de Ramoncín.

El abuelo cebolleta

Quiso la vida que mis pasos me guiaran hace unos días, a las calles anexas a mi antiguo instituto, concretamente a una pequeña plaza circundada por bancos y sencillos parterres, que ha servido de punto de encuentro para los alumnos ociosos, desde hace décadas.

Como buenos estudiantes, cuando un profesor se ausentaba, en lugar de aprovechar el tiempo para repasar la materia en la biblioteca, salíamos a la calle. No importaba si el cielo descargaba torrentes de agua o nos achicharraban los rayos del sol.

En uno de esos bancos junto a los que caminaba, pasé muchas horas muertas, viendo la vida pasar con la insolencia de la juventud, del que piensa que tiene todo el tiempo por delante para echar a caminar.

Me fijé en los chicos que se desperdigaban por la plaza. De inmediato me llamaron la atención dos cosas, una la negritud, y no es que hubiera un exceso de chicos africanos, sino que todos ellos vestían con una amplia gama de tonos negros. Algunos, los más alocados, se atrevían con el gris. Aquello parecía una convención de góticos pero sin música de Tokyo Hotel. Quién sabe, igual ellos son conscientes de que el tiempo se acaba y se ven impotentes de tomar las riendas de su vida, mostrando su opinión sobre su oscuro futuro con sus ropas.

La segunda cosa, es que en cada grupo había una mezcla de chicos y chicas en el que no pude captar ningún ritual de apareamiento como "pedir fuego" o "invitar a dar una vuelta en moto". En mis tiempos tal cosa era imposible. Había una especie de segregación no legislada por la cual los chicos se juntaban para hablar de fútbol y las chicas hacían lo propio para criticar a los chicos por no hablar de ellas. No sé, según vi en Física y Química, los jóvenes ahora incluso hacen petting, que me suena a hacer alguna guarrada con Petit Suisses. Son nuevos tiempos supongo...

Continué mi camino dejándolos atrás, dejando mis recuerdos, cuando pensaba que tenia todo el tiempo del mundo y la vida era más sencilla.

El poder del dinero

Atención, pregunta: ¿Qué es lo que tiene este hombre para estar acompañando a Eva Herzigova en un caluroso día de playa?


a) Entiende a las mujeres
b) Ahora mismo está dejando un surco en el fondo marino
c) Todo lo que tiene de feo lo tiene de dinero.
d) Es su primo

Piénsalo unos minutos.... Bien, he aquí las respuestas:

a) Nadie entiende a las mujeres, ni siquiera ellas mismas. Así que no es correcto.
b) De ser así, estaría tan desproporcionado, que formaria parte de un circo de fenomenos o de la empresa de Max Hardcore.
c) Estaba claro ¿no? ¡¡Correcto!! Has ganado... bueno nada en realidad.
d) Podría ser, porque si no fuera familia, yo de ser él le estaría agarrando el culo que para eso le pago. Medio punto para ti.
Con la tecnología de Blogger.