Lo estábais esperando... Videos calientes, miembros ardientes 3ª edición

Y si no, pues me da igual, porque lo que empezó como una forma de tener ordenados esos videoclips que tanto me gustan ver una y otra vez, alcanza de nuevo otra entrega, en la que la carne y la música se rebozan como dos enamorados haciéndolo en la playa.

PD: sí, sacar del stage6 todos los videos, es un suicidio para la paciencia de cualquiera sin un pc de gama media, pero no verlos en alta resolución, es como ver la gioconda con los ojos de un bizco.

Carmen Electra - 2-4-6-8:El único videoclip del mundo que se puede disfrutar sin volumen y eso que la actriz canta muy bien, pulmones no le faltan desde luego. Producido para Playboy, alguien ha tenido que dedicarse a borrar todas las copias posibles colgadas en la red, porque en las principales páginas de videos no es posible encontrarlo; habiendo tenido que recurrir a una página alemana.






Lene Marlin - It´s your duty: Es noruega y es más joven que yo. Es lo único que puedo decir de esta mujer, que auna todas las fantasias de los salidorros, en algo más de tres minutos de contoneos y fetichismo. ¡¡¡Vivan los trajes de chaqueta ajustados!!!





Kylie Minogue - I can´t get you out of my mind: Es manejable, pelirroja, cuando te mira parece querer comerte hasta los empastes y viste como si no tuviera dinero para un metro de tela más. ¿Cómo no va a ser el icono sexual de medio mundo?





Benny Benass - Satisfaction: Al contrario que con el de Carmen Electra, para disfrutar de este videoclip hay que poner el volumen al mínimo. La "melodia" recuerda más al zumbido de un molesto mosquito una tarde de siesta, que a cualquier sonido producido por un instrumento musical.





Anastacia - Left Outside Alone (USA): La next-gen americana, ha crecido a la sombra de películas como American Pie, No es otra estúpida película americana, Road Trip y Te lo repito de nuevo, no es otra, otra estúpida película americana; todas tienen como denominador común la ligereza en el vestuario del reparto femenino y un vocabulario que haria enrojecer a un estibador del puerto de Hong Kong. En resumen, lo único que mueve a los jovenes estadounidenses, son las mujeres en paños menores y este video de Anastacia, especialmente dedicado para ese pais, tiene de eso y más. La versión internacional es infinitamente màs recatada, tal vez porque aquí no nos conformamos con ver combinaciones, queremos deleitarnos con toda la primitiva.





Destination Unknown: Desconozco el nombre de quien la interpreta y la verdad es que poco me interesa; mejor seria tener en la agenda el número de las taitantas majorettes que enseñan el culo por un exague sueldo y una linea más en su curriculum como culo nº 12. Atención al movimiento de cuello de la cantante, que a poco que saque la lengua, puede hacer ver las estrellas hasta a un ciego.



Juegoxxx VI: Fkiss

Cuando eramos pequeños, nuestros padres nos decian que los niños no juegan con muñecas. Luego crecimos y descubrimos el rico mundo de las muñecas hinchables con las que... bueno cada uno se lo monta como puede.

Un día, algún joven traumatizado desde niño por dicha aseveración, empezó a darle vueltas a la cabeza para hallar la forma en que estuviera bien visto jugar a cambiar vestidos a una muñeca; y tras mucho cavilar halló la respuesta: si se hacia con un ordenador, si las muñecas representaban a esculturales mujeres de grandes pechos y si los vestidos eran de enfermera cachonda, bruja cachonda, abogada cachonda y politica. Y así, creó Fkiss.

Un programa en el que cargar nuestras muñecas y jugar con ellas. Cada persona puede crear la suya propia, con complementos y los vestidos que uno quiera y no sólo eso, sino que si se tiene bastante mano, se le pueden añadir efectos de sonido y movimiento a la voluptuosa figura.

Siendo como es, extremadamente famoso en Asia, la comunidad friki del lugar, no ha dudado en recrear en "pixel y hueso" a personajes de manga y videojuegos, siendo las estrellas, las chicas de Sailor Moon, serie que seguro recordareis por la maciza guerrero Marte y ese aficionado al BDSM que es el señor del antifaz. Aunque tambien pueden encontrarse personajes masculinos y de la vida real.

Dependiendo de la muñeca, la interactividad puede no ir más allá de conjuntar una minifalda con una blusa rosa o bien, puede hacer que se escuche sus gemidos al pasar el puntero del ratón por el eje de intersección. Ideal para jugar una tarde de domingo y que a continuación, tu novia te eche a patadas de casa por indecente.

En nombre de Luna, ¡te desnudaré!

Sabes que vives en un país dictatorial cuando...

... en la previsión del tiempo anuncian que al día siguiente lloverá y, efectivamente, llueve.

... los enemigos del estado son el ratón Mickey y Bugs Bunny.

... la gente va a comer hamburguesas al McCaudillo.

... es más probable que encuentres el amor verdadero que una lata de tomate en el supermercado.

... estando con los amigos dices en voz alta "Yo creo" y de inmediato tus amigos son sustituidos por varios hombres vestidos de negro.

... lo más lejos que te llevan las agencias de viaje es al barrio de al lado.

... en los concursos de la tele sortean cartillas de racionamiento.

... no hay otro lugar mejor para vivir, que tu pais.

... tu menstruación llega escoltada por dos hombres armados que no le quitan ojo.

Choose your girlfriend

En los últimos tiempos, parece que la MTV se ha embarcado en una cruzada para que los adolescentes guapos de América, encuentren novia. Recordemos que los feos, que son los que verdaderamente necesitarian de esta "ayuda", no existen para la famosa cadena de música.

Por ello, en los últimos tiempos han surgido un rosario de programas o mejor dicho, de realities, que buscan eso, emparejar a la beautiful people mientras los imperfectos espectadores tienen la oportunidad de visionar como a esos a los que tanto envidian, por sacar brillo al sable cada fin de semana, también les dan calabazas.

Al mudarme, perdí esa inconmensurable cantera de televisiones locales en las que poder disfrutar de clásicos en blanco y negro y adaptaciones de Drácula de todo tipo. La antena comunitaria no recibe sus señales, sin embargo, esa misma antena, abrió la ventana en mi salón al excitante mundo de la televisión satelite alemana, uno de cuyos canales es la Mtv.

Como quiera que en la televisión nacional lo único que merece la pena ver es a Pablo Motos dandose un doloroso golpe o fracasando con uno de sus experimentos, cuando no puedo hacer uso del PC y el aburrimiento me ataca, me dedico a hacer zapping por las cadenas germanas.

A las películas de Das Vierte, aún no me he hecho; pese a que en todas hay una joven a la que dejan embarazada o un asesinato por celos, no consigo sacarle todo el intríngulis al guión. Así que suelo dejar la Mtv, que total, para ver jovenzuelas dando botes en bikini no hace falta saber muchos idiomas.

En lugar de eso, me encontré una entrañable escena familiar. Unos padres, sentados en un sillón que conoció mejores tiempo en la administración Truman, charlaban en perfecto alemán con un chico y una chica.

De pronto sonaba el timbre, y una espectacular ninfa entraba en casa y se llevaba al muchachuelo, ante la mirada glacial de la chica, que parecia desearle lo peor. Su expresión de rabia se acentuaba a medida que iba viendo en el monitor adaptado para la ocasión, cómo el chico iba desnudandose ante la ninfa para tirarse por un tobogán.

Poco despues volvieron a casa y tras una tensa conversación, la chica del principio abandonaba la casa mientras le decia al desconcertado muchacho, "hijo de puta" en alemán, cosa que misteriosamente, entendí a la perfección.

Y entonces caí en la cuenta. Estos de la Mtv, se dedican a buscar por los Estados Unidos a padres disconformes con la pareja de su hijo/a y le presentan a unas buenorras, para ver si asi se libran de su poca deseada nuera. Y en efecto, ¡¡¡lo consiguen!!!

Lo sorprendente no es que unos padres se arriesguen a parecer como unos entrometidos ante la audicencia, o que la novia acepté que su pareja se vaya por ahí con cualquiera, ni siquiera que al novio le de igual lo que pueda pensar su novia al restregarse contra una rubia platino de medidas escandalosas, ni que sea todo más falso que un combate de Royal Rumble. No, lo sorprendente, es que ¡¡¡llevo un mes sin parar de verlo!!!

Too jarl too furious

El verano daba sus últimos y calurosos coletazos, para dar paso al templado otoño que disfrutamos en el sur. Imposibilitados por falta de tiempo de gozar del clima, los turistas abandonaban la costa, de vuelta a sus hogares. Por ello aquella mañana, el paseo marítimo de Málaga bullía de actividad, con multitud de coches que iban y venian hacia la estación de tren.

Conducía tranquilamente, cuando un Mercedes de cuando Franco prohibió el parchís, intentó adelantarme por la izquierda. Como no me gusta que me adelanten, antes de verme sobrepasado, aceleré, poniendo tierra de por medio entre nosotros.

De haber estado algún policía en la zona, hubiera acabado con tres puntos menos; pero eran las doce del mediodia y el vermut matutino no es algo que se perdone fácilmente, por lo que a esa hora, a no ser que se te ocurra la brillante idea de atracar un bar, no tendrás problemas con las fuerzas del orden.

Frustrados los intentos de adelantamientos del Mercedes, pensé que se daria por vencido y seguiria el ritmo que le impusiera; no fue así y pronto tuve su morro pegado a mi coche, del cual se separaba y se acercaba con inusitada chulería.

Miré por el retrovisor para ver la cara de semejante fantoche, pero el sol brillaba demasiado y pese a que se encontraba muy cerca, sólo pude discernir su silueta, cuya familiaridad me mosqueó.

Cansado de su provocación, decidí zanjar el asunto como hacen los adolescentes americanos: con una carrera. Al llegar a un semáforo que se había puesto en rojo, el Mercedes se colocó a mi lado. Los dos hincamos los frenos al tiempo que acelerábamos, levantando una densa humareda. Miré hacia él, pero su rostro seguía en penumbra, aunque aquella silueta...

Antes de lo que esperaba, el semáforo cambió de color. Mi rival tomó la delantera con un acelerón que dejó marcadas las ruedas en la carretera. Con lo que estoy seguro no contaba, era con que mi Seat Panda alcanzara una velocidad estratosférica en pocos segundos (de hecho no lo esperaba ni yo) y en un instante estaba codo a codo contra él. Pero debia separarme, pues delante tenia un pequeño Fiat blanco, al que me acercaba peligrosamente. El conductor debió verme, porque se abrió hacia el arcén, entrando de lleno en mi trayectoria. Tuve que dar un volantazo para esquivarlo en el último instante; pero la maniobra me acercó peligrosamente al Mercedes, que proseguía su camino sin inmutarse siquiera. Y así, a menos de medio metro de distancia, caí en la cuenta: ¡¡el que conducía era Chiquito de la Calzada!!
Presa de la emoción, saqué la cámara de fotos y como pude le hice una. Cuando volví la vista al asfalto, comprobé que estaba a punto de atropellar a una anciana con los melones por los suelos, pues habian resbalado de su cesta de la compra. Frené en seco y contemplé impotente, cómo el Mercedes se alejaba, al tiempo que me pareció escuchar, transportadas por la leve brisa: apetecan demor, ajander denau.

Se ve muy claro vaya Ese mercedes que viene de bonanza

Dune

La primera vez que leí Dune de Frank Herbert, me pareció un aburrido tratado pseudo filosófico que desarrollaba en un planeta desértico, la eterna lucha por el poder, en esta ocasión, entre dos familias que se llevaban a matar . Supongo que mi temprana edad e inexperiencia fue la que hizo que me perdiera entre extrañas palabras imposibles de recordar y aun más de pronunciar. A ver quien es el guapo que dice Kwisatz Haderach con un polvorón en la boca.

Pero un libro donde aparecen gusanos gigantes asesinos, batallas y un gordo que vuela, tiene que tener algo bueno, me dije; y me apunté el título para volver a releerlo cuando la ocasión lo mereciera. Y entonces llego Dune, el extraordinario juego de pc que me mantuvo enganchado durante semanas, hasta que hice florecer el planeta Arrakis. Sin embargo, seguía sin comprender la historia en detalle. A esas alturas, yo empezaba a pensar que era tonto.

Tiempo después vi en las estanterías de una pequeña librería del centro, sendas continuaciones de la historia original: Hijos de Dune y Dune Messiah, cuyos titulos presagiaban una posible tendencia continuista del rollo filosófico-religioso original, así que allí los dejé olvidados, cogiendo en su lugar, un libro sobre política exterior española, escrito por Fernando Moran. Quedaba definitivamente claro que era tonto.

La llegada de la película fue perturbadora, de la sucesión vertiginosa de escenas en la que aparecen y desaparecen personajes (¿alguien ha vuelto a ver a Max Von Sydow despues de que se lo llevaran los Harkkonen?) sin ton ni son, apenas pude sacar nada en claro, solo que Sting nació para hacer el papel de loco y que David Lynch deberia haber disparado al guionista.

Teniendo en cuenta estos antecedentes, era lógico que me acercara con reticencia a Leyendas de Dune, tres voluminosos tomos escritos por el hijo de Herbert, en los que se cuenta la historia de la galaxia 10.000 años antes de los acontecimientos del libro original; una galaxia que es testigo de la encarnizada lucha entre los hombres libres, y las máquinas, que han esclavizado a estos en numerosos planetas, y planean terminar con los nucleos de resistencia humana.

La trilogia es una mezcla de la Guerra de las Galaxias con Terminator, y por ello, solo podia salir algo bueno. Se aleja totalmente de diatribas filosóficas, y arroja luz sobre numerosos hechos que nos desconcertaron en el primer libro, como el por qué parecen estar tan atrasados tecnologicamente en muchos aspectos, el origen de los mentat, de donde viene el nombre Fremen...

Su lectura es tan amena, que las poco más de 2000 páginas que compone la obra las leí en cinco días. Y si no gusta, como pisapapeles es lo mejor. Lo puedes poner sobre los Episodios Nacionales y no te volará ni una hoja.

El Dr. Kawashima piensa que soy corto

Uno más que se une a la corriente popular de opinión, esta vez,con algo de fundamento. Y es que desde las recientes navidades, llevo practicando hora si, hora también al de sobra conocido Brain Training; y no es suficiente con que detalle a la velocidad del rayo los colores que se suceden en pantalla, ni que resuelva al instante las sencillas operaciones aritméticas; la poligonal cabeza del doctor japonés, equipara inevitablemente, mi capacidad mental, con la de un hombre de cuarenta años.

El valor didáctico-científico del juego es nulo. Dudo mucho que con una simple prueba puedan medir nada (que conste que no lo digo desde el rencor); la única función de clasificarte con una edad, es picarte. Picarte para que no dejes de jugar una y otra vez en una espiral que de no controlarse, puede llevarte a perder trabajo, mujer e hijos. Por suerte no tengo ninguna de las tres, bueno dos. Porque, aunque digan lo contrario, berrearle a una máquina o que esta reconozca lo que escribimos, tiene su aquel, aunque solo sea por la novedad del planteamiento.

Si hay una palabra que defina al juego, es adicción; en grado sumo, lo que hace que el manido truco de espolear el orgullo del adversario para incentivarlo a jugar, sea innecesario. Eso si, como la próxima vez me vuelva a soltar que tengo cuarenta tacos, el Dr Kawashima va a comprobar la ley de la gravedad en sus propios circuitos.

Excusas cuando vas a comprar una revista guarra y el kioskero te mira mal

. Es para un amigo: concretamente para el amigo del piso de abajo.

. No tengo novia y aún así quiero tener una vida sexual normal.

. La compro porque no puedo tenerte entre mis brazos: sólo si el kioskero es kioskera, y está de buen ver.

. Me gustan los reportajes: esos en los que salen mujeres desnudas.

. Hace frio en mi casa y no tengo calefacción: con algo hay que calentarse.

. Soy crítico de revistas guarras: Mentira, ese puesto no existe. Lo miré.

. Ah, me equivoqué, pensé que era el National Geographic.

. La que sale en portada es mi hermana. No quiero que la vea nadie: por suerte es mentira o tendrias el infierno asegurado esa misma noche.

Gane quien gane, todos perdemos

Si hay una palabra repetida en los últimos días, aparte de "Mañana hecho agua a mi coche en lugar de gasolina a ver si va", es caucus. Pocos saben lo que significa, yo no desde luego. Podria ser el nombre de un dictador rumano o un plato típico marroquí, pero rebuscando mal que bien en la wikipedia, resulta que es el nombre que se utiliza para designar el comienzo de las primarias de los dos grandes partidos políticos de los USA y que sirve para elegir quien optará al puesto de presidente, en las elecciones de Noviembre.

Muchos odian a Bush, uno no mola hasta que no hace un chiste sobre él o le llama estúpido; precisamente suele ser esa gente que pasará cincuenta años de su vida pagándole al banco por su casa, o que se acuesta con esa vecina de la que huyen hasta los gatos; pero a tenor de lo sucedido en Iowa, dentro de no mucho se le estará echando de menos.

Uno de los últimos Chuck Norris facts, dice que "Chuck Norris sólo vota a Mike Huckabee", y puede que por eso, este candidato republicano semidesconocido, se haya llevado el gato al agua en el bando del elefante azul. Ex-telepredicador evangelista y escéptico sobre esa cosa llamada evolución, me recuerda al presidente de Rescate en Los Ángeles; un fanático religioso capaz de llevar al mundo a lo más profundo del abismo, o dejarlo como está y que vaya él solo. Un charlatán capaz de movilizar a los granjeros del medio oeste, que resulta que son muchos y pueden decidir las elecciones. ¿Puntos a favor? el único que importa: Chuck Norris le apoya. Con lo que será el futuro presidente, a no ser que Chuck Norris cambie de idea.

Del resto de candidatos republicanos, ¿para qué hablar? por ahí anda Giuliani, el heroe de New York City, cuyo camino a la Casa Blanca está tan empedrado de escándalos que suerte tendrá de no terminar la campaña en la carcel. Junto con Mitt Romney y el eterno John McCain, forma parte del trio del carisma, o de los perdedores, tanto da.

Con estos contrincantes, y el convencimiento de que la gente está hasta los mismisimos de los republicanos, los jerifaltes demócratas, deben pensar que pongan a quien pongan: un mexicano, un mono o un muñeco de nieve, van a ganar seguro; y he aquí que han surgido como posibles aspirantes, un negro y una mujer. Lo nunca visto.

En la, según dicen, racista américa, podria parecer que una mujer tendria más posibilidades de alzarse con la victoria, pero claro, la mujer es Hillary Clinton, la (sic) zorra sin escrúpulos que no echó a su marido de la Casa Blanca tras enterarse de que fumaba puros en el despacho oval con su secretaria, y todo para mantenerse en el primer plano político.

Obama ha sabido aprovechar esto, y le ha bastado con desempolvar los viejos sloganes demócratas de antes de la guerra de Vietnam, para meterse en el bolsillo a un electorado ávido de nuevas sensaciones, que busca el más difícil todavia, y que ya considera a Hussein (pues ese es su primer nombre) como el Kennedy negro. Mucho me temo que seguirá sus pasos, hasta las últimas consecuencias... pues es considerado un apóstata para el mundo musulmán. Y a los apóstatas no les dan palmaditas en la espalda precisamente.

El tercero en discordia es John Edwards, algo así como el Quique del partido demócrata. Por su perfil extra bajo, seria el más recomendable para el puesto, pero el público americano odia a los segundones, y ya tuvo su oportunidad como segundo de Kerry.

Cuando escribo esto continua el recuento en New Hampshire y no se preveen sorpresas. Obama continua ganando votos y confianza. Con respecto a Huckabee, más de lo mismo.
Así que el futuro se presenta negro para todos.

Si lo dice Chuck, yo le voto

Grabando...

Todo el mundo habla de REC, todo el mundo la ha visto. Queriendo seguir la moda, y aprovechando que descubrí la enésima página que recopila enlaces del Stage6, quise darle una oportunidad, pese a que el cine de zombies no es que me apasione.

REC se puede resumir con un deseo: el que se coman a Manuela Velasco cuanto antes. Ni siquiera su aspecto de teenager con una experiencia vital que haria palidecer a su madre, le sirve para hacer imprescindible un papel protagonista que podria haber desempeñado con corrección, un gato cabreado o todo aquel que vaya de rebajas y vea cómo una anciana le arranca con sus frios, y en apariencia, muertos dedos, ese sueter tan mono que lleva días esperando comprar.

Ver la película es como ir al pasaje del terror: pasas algo de miedo (producto de la ambientación más que de los actores), te ries de la china que bordea el fracaso interpretando a una china, y al final sales sordo y con la necesidad de tragarte un paquete de Biodramina; pero sabes a la perfección que a los protagonistas no les pasará nada, al menos hasta que no te hayas dejado todo el dinero.

Supongo que ha pasado el tiempo suficiente para contar el final, pero no puedo dejar de mencionar el hecho de que el causante de la plaga zombie sea un cura; nada de un virus incontrolable desarrollado en un laboratorio biólogico en el desierto almeriense, después de todo el presupuesto para I+D es escaso y lo único que se hace en los laboratorios esos es buscar trabajo en algún país europeo; nada de una venganza de la naturaleza por rapiñar sus recursos no: un cura alquímico; pura España cañí, que le da un ligero toque de humor negro a una hora y cuarto escasa de emociones y terror.

La que, de ser una producción americana, hubiera sido un film más, se convierte en una maravilla perfectamente recomendable, por el simple hecho de haber sido realizada en esta tierra de curas resucitamuertos, guerracivilistas y desviados (en cuanto se desvian de la norma)
Con la tecnología de Blogger.