The sound of Mario

A veces trato de recordar a qué dedicábamos el tiempo libre que disfrutábamos antes de que Internet entrara en nuestras vidas. Yo creo que leía libros, pero no me hagáis mucho caso porque hace bastante de eso. En cualquier caso estoy seguro de que perdíamos menos el tiempo de lo que lo perdemos ahora, salvo que estuvieras matriculado en la universidad, en cuyo caso no habrás notado la diferencia. Y es que si para algo ha servido Internet, aparte de dejar al borde de la ceguera a los centenares de miles de seguidores de Youporn, ha sido para glorificar la expansión de los memes carentes de utilidad que consumimos diariamente.

Conocí la existencia del término "meme" mucho antes de que se enviara el primer correo conminandote a expresar qué canción te gustaría ser o a que bloggera te gustaría tirar los tejos. Fue en uno de esos sitios web que nunca sabes muy bien si pertenecen a una secta o a un think tank como ese de los curas. El artículo en cuestión trataba de exponer cómo toda la cultura humana, desde el primer gruñido del homo sapiens con el que quería expresar "por ahí no, que duele", hasta el último disco de Lady Gaga (que viene a decir lo mismo), no es más que un meme gigantesco o mejor dicho, la agrupación pantagruélica de una infinidad de ellos. Así, ideas como "Camilo Sesto es Dios" o "La tortilla de patatas, mejor con ketchup", aparte de grandes verdades, son memes, definidos estos como ideas sencillas que se repiten hasta la saciedad.

En Internet se genera al día, al menos uno (datos aproximadamente inventados, pero estoy seguro de que es así) Los hay de todos tipos, fotomontajes a partir de una determinada instantánea, anuncios, canciones o como el que nos ocupa hoy: las composiciones musicales usando el juego Mario Paint.

Mario Paint fue uno de los primeros juegos publicados para el cerebro de la bestia de Nintendo. Con él, se podía pintar, colorear, matar moscas en un divertido minijuego y lo mejor de todo: componer melodías usando distintos efectos sonoros tan heterodoxos como el maullido de un gato, el claxon de un coche o un beso. En principio puede pensarse que nada interesante puede salir de esa amalgama de cacofonías. Así lo pensé cuando vendí el juego por cuatro rupias. Pero el talento es abundante, como el papel higiénico en casa de un soltero y no hace mucho me topé en Youtube con esto:





Sweet Child o´mine - Guns´n´roses

Y como este muchos otros temas de distintos estilos ejecutados con suerte dispar.





Through the Fire and Flames - Dragonforce




You have been Rickrolled - Dos Memes en uno

Un día, a un fanático del juego se le ocurrió facilitar las cosas a las hordas de creadores que pululan por el mundo y creo el Mario Paint Composer, un pequeño y sencillo programa con el que podremos disfrutar del editor de canciones, cargando las de los demás para modificarlas a nuestro gusto o creando las nuestras.

2 comentarios:

  1. :O
    A la gente que hace estas cosas no sé si decirle que haga algo con su vida o pedirles un autógrafo. ¡Sweet Child o´mine ha quedado guay! :D

    ResponderEliminar
  2. Yo les abriría la puerta de casa. Se quedarían con la boca abierta :)
    Gracias por la visita!!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.