Juegoxxx (IV): Leisure Suit Larry

A principios de los 90, decir aventura gráfica era decir Lucasfilm, y decir Lucasfilm era decir "The secret of Monkey Island". Pero para cuando se iniciaban las andanzas de nuestro pirata favorito, un tipo calvo, bajito, hortera, torpe y virgen a sus 38 años, ya llevaba tiempo dando guerra por los pc´s de las oficinas de medio mundo.

No se trata de una versión electrónica de mi persona (yo soy más bien alto), sino de Larry, el protagonista de una de las sagas de videojuegos más longevas, cuya última entrega salió al mercado en 2004 y que introdujo el concepto de juego humorístico en la constreñida máquina de IBM

Diseñado por Al Lowe (un tipo bonachon y rechoncho del que nunca dirias que está salido perdido), Larry Laffer, un programador informático cansado de ver cómo la vida se le escapa de las manos, y con mucho tiempo libre tras ser despedido del trabajo por mirar revistas guarras, decide viajar a Lost Wages para lo que cualquier hombre soltero viaja: encontrar a la mujer de sus sueños (y llevarsela a la cama) Y nosotros claro está, deberemos ayudarle hablando con todo tipo de personajes, visitando los locales de moda de la ciudad y dejándonos los dineros en el casino.

Realizado en 1987, el juego carecia de una interfaz "point and click", siendo manejado todo a base de comandos introducidos por teclado. Teniendo en cuenta que estaba en perfecto inglés, se tornaba una misión casi imposible avanzar fluidamente por la historia. Por fortuna, en 1991, Sierra (empresa desarrolladora del juego) realizó una versión mejorada, con más colores y un uso pleno del ratón,por lo que conseguir que Larry no llegara virgen al matrimonio se hacía más sencillo aún estando siempre presente la diabólica dificultad que caracterizaba a los juegos de Sierra. Siempre tendré clavada la espinita de no haberme terminado el King Quest VI (!!!Malditas ratas voladoras con su maldito Minotauro!!!)

Debido al contenido adulto del juego, cargado de referencias sexuales sin llegar al porno y bellas ilustraciones de chicas aún más bellas, sólo se podía jugar a él tras contestar con éxito a una serie de preguntas, que el autor de las mismas consideraba, sólo alguien mayor de edad podria conocer las respuestas correctas; como por ejemplo: Do girls really have cooties?. Aún hoy a mis... más de 25 años, no he encontrado a nadie que sepa decirme qué significa "cooties". Suerte que con una conocida combinación de teclas, se podian evitar las preguntas.

Como todo lo relacionado con el sexo, tuvo un gran éxito, lo que llevó al desarrollo de más y más secuelas en las que el objetivo básicamente seguía siendo el mismo: hacer el amor con todas las chicas posibles, ya fuera en un hotel, un crucero o el campus de una facultad. Aunque lo verdaderamente interesante de sus juegos eran sus chascarrillos y los detalles de humor que impregnaban el guión, aunque eso de que pudieras morir durante el transcurso de la aventura cortaba mucho el rollo. Momentos míticos como la enfermedad infecciosa que contraias en la primera parte de la saga, si hacias el amor con la prostituta sin preservativo, perdurarán en la memoria de todos los jugadores, en forma de leyenda urbana puesto que en el juego eso no pasaba a no ser que el juego te lo pasara tu compañero de clase en unos discos muy extraños.

Está en preparación una nueva entrega de Larry para Wii, en la que según se rumorea, se sacará partido al sensor de movimiento del mando, seguro que ya os imaginais de qué forma. Yo por mi parte, espero ansioso su salida.


Da la casualidad que se llama así :D

No pain no gain

La soleada mañana tiraba de mi manta para que me levantara de una vez. El verano se acercaba a toda velocidad y con él, suecas, francesas, inglesas, rusas, americanas, italianas, noruegas, tias buenas todas (bueno, menos las inglesas).

Si queria tener alguna posibilidad con ellas, debia deshacerme de esos pequeños michelines que me habian estado haciendo compañia desde que los invite a casa, allá por navidad. El único método efectivo para conseguirlo, aparte de ingresar en la carcel, es el gimnasio y allí que me fuí.

Elegir uno fue difícil. Todos estaban muy bien equipados e igualmente lejos de mi casa. Así pues hice una selección en función de la profesionalidad de los monitores, la afluencia de gente a la hora que yo queria ir, la calidad de las máquinas y su número, etc. Al final dejé de engañarme y me apunté al único que podia pagar.

Anclado en mitad de una zona a la que nadie aventura adentrarse cuando cae la noche, me permitía practicar, además del ejercicio propio del gimnasio, uno de mis deportes de riesgo favoritos: la milla de la palmilla. Nada mejor como calentamiento previo a las machacadoras sesiones de pesas, que una carrera ligera con un par de delincuentes pegados a tus talones.

Una vez allí, a salvo de cualquier robo o apuñalamiento, la pervertida imagen que habia creado mi mente sobre cómo era un gimnasio se vino abajo. Los carteles estaban forrados con llamativos posters de mujeres semidesnudas, curiosamente, con los músculos menos desarrollados de lo que podría pensarse. Pero de sudorosas mujeres quemando calorias y rociando sus trabajados cuerpos con agua para refrescarse, nada de nada.

Por estar en el sitio que está, sólo acuden al mismo dos clases de personas: las ancianas que de un bolsazo pueden decapitarte y que por estar fuera de la jurisdicción del código penal no dudarian en hacerlo, y auténticas maquinas de matar humanas, gigantes de músculos superdesarrollados que amenazan con explotar al más mínimo movimiento brusco de su dueño. Yo por si las moscas suelo alejarme de ellos.

Tras recuperarme del disgusto, me recibió el monitor, al que pensé, odiaria a muerte, tras la primera media hora de infernal ejercicio. Pero entonces sucedió que llegó al gimnasio una bella argentina, rubia como ella sola; y el monitor pasó de mí como si nunca hubiera existido en su ajetreada vida. Salió disparado hacia la chica para colmarla de intenciones y miradas lascivas.

Divertido, contemplaba desde lo alto de una bicicleta estática, cómo el monitor (Paco, a partir de ahora) trataba de arrimarse y tocar lo más posible el aún flácido cuerpo de ella, mientras animaba sus abdominales con susurradas arengas.

Y entonces llegó la hora de las pesas para la chica. Media hora la tuvo tumbada en el banco, con sus balones medicinales apuntando hacia el techo y alegrando el ejercicio de los presentes, que inexplicablemente bajaron el ritmo de su trabajo.

Yo pensaba que la aparición de la rubia era producto de la casualidad o de mi paranormal voluntad por ver chicas guapas, pero cual seria mi sorpresa, cuando traspasó la puerta una morena de las que quitan el hipo y hacen que un culturista esté a punto de guillotinarse la cabeza por el despiste. Veloz como el rayo acudió el monitor a presentar sus servicios, tras darle un par de besos (a mi ni me dió la mano, aunque no es que me queje vaya) y la condujo a la primera máquina agarrado a su cintura.

Ese hombre es mi heroe, dije para mí mientras contemplaba como Paco alzaba el trasero de la morena, con la excusa de mostrarle los musculos que trabajaria.

Como el hombre acaparaba a todas las mujeres medianamente interesantes del lugar, ligar se tornaba complicado, pues cada vez que intentaba acercarme a alguna de ellas, me mandaba realizar más ejercicios, a cada cual mas extenuante, hasta que decidí que si queria poder levantarme al día siguiente, debia dejar lo de ligar para la biblioteca.

Pero cuando no tienes opción para ligar, siempre quedan que te liguen, y eso es lo que intentó con mala suerte una cincuentona culturista que empezó a acosarme y no paró hasta que me hizo medirle sus biceps. Mañana volveré a otra hora.

Independentzia

La historia que a continuación voy a relatar se la comenté a una amiga y aún hoy, pese a que hace semanas de ello, continúa riéndose.

En 1841, Fuengirola se desgaja del municipio de Mijas, famoso por sus burrotaxis y un alcalde gangoso que se autoadjudica plazas de funcionario para cuando vengan las vacas flacas. Pronto se destaparán las ansias expansionistas de la autocalificada "Sol de ciudad".

Desde tiempos de los romanos, una pequeña aldea de pescadores llevaba asentada pacíficamente a orillas del cálido Mediterráneo: Los Boliches. Su nombre viene del tradicional arte de pesca que se utilizaba mayoritariamente en la zona y que consiste en... bueno, ya me informaré y os cuento si eso.

Sus habitantes, gentes curtidas por la rudeza del mar, con la piel salada y un gusto anormal por los espetos, únicamente querían vivir en paz, ganar su jornal honrádamente sin meterse con nadie; pero los soldados fuengiroleños no tardaron en invadir sus blancas calles. Uno de ellos tropezó sin querer con una red y la rompió. Su dueño, enfurecido, le tiró una pedrada al arrepentido invasor, que cayó fulminado al suelo, pues recibió el golpe en la entrepierna. Dio así comienzo a la guerra de la independencia bolichera.

Debido a su reciente emancipación, Fuengirola no disponía de recursos para comprar armamento, por lo que iban armados de piedras que sacaban del castillo, que era usado por los mijeños como puesto de alerta ante las incursiones piratas. Los bolicheros únicamente podían disponer de sus redes y del arma más poderosa del mundo: su cerebro.

Por desgracia, se dieron cuenta demasiado tarde de que las piedras traspasaban con facilidad las redes. En la épica batalla del monte Sohail del día siguiente, se decidió la contienda. Se enfrentaron tres bolicheros contra seis fuengiroleños. La inferioridad numérica en la que se encontraban fue anulada por un nuevo adelanto tecnológico: el palo con astillas. Pero ni aún así pudieron evitar la derrota final. Los Boliches perdería su libertad para siempre.

La batalla ha perdurado hasta nuestros días en forma de tradición y vandalismo juvenil a partes iguales. Adolescentes de ambas partes se reunen periódicamente a ambos lados de la frontera, para lanzarse todo tipo de objetos, aunque la tradicional piedra siempre está presente entre tablones, globos de agua, navajas y sillas plegables.

Dicha frontera la forma el Arroyo Real, que podéis ver en la instantánea de más abajo. Como hace siglos que no lleva agua, el lecho está completamente minado desde tiempos de la guerra civil, donde Fuengirola se adhirió al bando de los malos y Los Boliches al de los buenos.

En la actualidad, el campo minado lo mantiene la S(paso de una demanda)AE, porque es por ahí por donde huyen en cuanto huelen a la policía, los incautos vendedores de CD´s pirata, que venden "sus" productos en el mercadillo de los sábados; en el lado fuengiroleño, por supuesto. En los Boliches no apoyamos la piratería. Cada fin de semana tenemos fuegos artificiales y el Congo un par de habitantes menos (humor negro).


Territorio en litigio

Hoy día, Los Boliches es la zona más prospera de la costa, lo que no es óbice para que conserve el encanto de tiempos pasados, combinándose así hoteles de diseño con pequeñas viviendas encaladas junto al mar.

La inversión extranjera así lo ha reconocido, siendo la proporción de guiris buenorras por metro cuadrado mayor que en cualquier otro municipio del país (con la excepción quizás de Puerto Banús) Contamos además con dos institutos escandinavos, repleto de valkirias que embellecen aún más si cabe el paisaje urbano que forman el ordenado entramado de calles.

La prosperidad económica ha llevado aparejada una relajación en las reclamaciones independentistas; sin embargo, cada vez son más las voces que se alzan exigiendo nuestro derecho a ser libres y a poder disponer de nuestra tierra sin tener que cederla al malvado capitalismo cordobés (a no ser que paguen bien) De no escucharse nuestras propuestas, sabe dios lo que puede pasar.

Un reportero del Times, de vacaciones en Torremolinos, que llegó a nuestra localidad tras perderse camino de Nerja, calificó a Los Boliches como uno de los más probables escenarios futuros de conflicto civil, junto con San Marino, Ciudad del Vaticano y El Pinillo.

En los iluminados chiringuitos que bordean la playa, aparte de servir pescaito frito a precios desorbitados con los que obtener fondos para financiar a las guerrillas separatistas, se investiga la producción de nuevas armas como: el palo con clavos oxidados o el letal gas Sardina, que tiene efectos devastadores en el sistema digestivo del enemigo.

Pero los bolicheros somos gente pacífica, que espera conseguir sus objetivos por medios no violentos. ¿Qué nos deparará el futuro? La libertad, sin duda.

Yo y el mundo (III): ¿Se puede caer más bajo?

¿De qué forma están relacionados el bien proporcionado trasero de una universitaria y un novelista ruso de la primera mitad del siglo XX? Sólo mi perturbada mente lo sabe.

Una gélida mañana primaveral. Una parada de autobús de la capital de la costa del sol. Una larga fila de gente (atractivas mujeres en su mayoría) esperando la llegada del transporte, y una generosa retaguardia, que para si quisiera el Madrid, justo delante mía. Cualquier persona normal pensaría algo del tipo: "que culazo que tiene" o bien desarrollaría una lucha interior entre su lado malo (tócale el culo) y su lado bueno (tócale el culo y sal corriendo); pero únicamente martillean mi cabeza dos palabras: Boris Pasternak.

Nacido en Moscú en 1890, su vida no le interesa a nadie hasta que en 1956 termina de escribir "Doctoz Zhivago", una desgarradora historia sobre un ruso que lo pasa muy mal en la primera guerra mundial y la posterior revolución rusa (algo totalmente original). ¿Alguien sabe si el señor Pasternak escribió algo más? yo no lo sé. Otro caso de One hit wonder literario, al igual que el excelso Cervantes.

La novela está muy bien escrita (que es lo que se comenta siempre que no se ha leído el libro del que se habla) y es por ello que ganó el premio Nobel de literatura en 1958, premio al que tuvo que renunciar ante la amenaza de terminar sus días picando hielo en un gulag siberiano.

Y es que la obra cumbre de Pasternak no se publicó en Rusia hasta 1987. Hasta entonces ningún editor quiso editarla porque podía ofender los ideales de la revolución socialista. Es por eso que, según Ivan Tolstoi, periodista ruso, la CIA se fijó en la obra. Desvió un avión en el que se encontraba una copia del libro y tras fotografiarlo sin que nadie se diera cuenta, lo tradujeron al ruso, lo encuadernaron y se lo enviaron al comité encargado de dar los Nobel, para que se lo concedieran a Boris y así chinchar a los soviéticos.

Y aquí me surge una duda: ¿Significa entonces que los premios Nobel están trucados? Prefiero pensar que esperaban una novela en ruso para darle el premio. Ya me imagino a los que tenían que decidir a quien concedérselo: el Rey de Suecia y su mayordomo, esperando el correo en el salón y comentándose el uno al otro: A la primera novela rusa que nos llegue, se lo damos y así tenemos más tiempo para jugar al polo.

En el telegrama de agradecimiento a la academia sueca, Boris se mostraba sorprendido, pues la novela no había sido publicada en ruso (objetivo indispensable para conceder el Nobel, no que esté en ruso, sino en el idioma originario en que fuera escrita) pero como el dinero le vendría muy bien en la Rusia soviética, no se quejó mucho.

Luego vinieron las presiones del KGB y tuvo que rechazarlo. Moriría dos años después.

Como todas las novelas rusas, me imagino que será un libraco enorme y árido, así que mejor me bajo la película, que además Omar Shariff borda el papel y me entero de una vez si Zhivago vive feliz con Lara.

Confesiones

Hay una serie de cosas que la gente se cuida muy mucho de decir, ya sea por no verse apartados de su grupo social o por simple vergüenza de reconocer la verdad. Así, nadie ve Gran Hermano, escucha a Camela o lee a Proust. Y ahí están los tres, si no triunfando, si gozando de buena salud.
Ayer, postrado en cama por enfermedad, no me quedó más remedio ante la amenaza de morir por aburrimiento, que ver un par de películas que poca gente reconocería haber disfrutado.

La primera de ellas: El motorista fantasma. El enésimo personaje de la Marvel que salta a la gran pantalla con la intención de ganar unas perrillas con las que asegurar la pensión de Stan Lee.

Condensar todo un cómic o una parte de una saga del mismo en el metraje de dos latas de celuloide, con éxito, es una tarea casi imposible. Que se lo digan a Spiderman, que con más tramas y enemigos que dos temporadas de Dinastía, anuncia zozobra argumental por los cuatro costados en su próxima entrega.

Claro que eso solo ocurre en el caso de personajes "complejos" como los X-MEN, el propio Spiderman e Iron Man, eterno asistente a alcohólicos anónimos. Sin embargo con otros como: el castigador, cuyas páginas son salpicadas por la sangre de los enemigos abatidos a balazos o a puñetazo limpio y con un argumento dedicado a ensalzar los músculos del protagonista, existe cierta probabilidad de éxito.

Y en el caso del motorista fantasma... bueno, a mi me gustó aunque reconozco que es peor que el cirujano de Cher, pero se deja ver con un bol de palomitas , unos cacahuetes o tu pareja metiéndote mano, alicientes por los que uno va al cine.

Jhonny Blaze, piloto acrobático de motos, vende su alma al diablo para salvar a su padre (atención, spoiler) pero el diablo le engaña. Años después, el maligno vuelve para saldar la deuda. Convertirá al piloto en su arma de venganza. Así, armado con una cadena, como los pandilleros de mi barrio y con una moto que para sí quisiera Fonsi Nieto, se dedicará a cazar a un pequeño grupo de demonios.

Si hubiera algo que destacar (aparte de Eva Mendes, pero pecaría de repetitivo) seria las interpretaciones de los actores. Sólo el ojo entrenado es capaz de distinguir entre el rostro de Jhonny y su alter ego calavérico, puede que incluso esta tenga más expresividad.

La película está salpicada de pequeños chistes, lo que hace que la sonrisa no decaiga en ningún momento. Aún así, no la volvería a ver ni loco.

Un recuerdo más duradero, dejará en mi memoria la siguiente película: Rocky Balboa. Última (por el bien de la cadera de Stallone) entrega de la historia del glorioso potro italiano.
Para todo fan de Rocky que se precie, la quinta parte no existe. Se puede encontrar en las enmohecidas estanterías de un videoclub que conoció tiempos mejores, pero al pasar junto a ella, es invisible para nuestros ojos. La saga no podía terminar de peor manera. Hasta Stallone se percató de ello. Con toda seguridad habrá resucitado al boxeador para ganar dinero en medio de la etapa de revival que estamos padeciendo, con los Take that volviendo de entre los muertos por ejemplo; pero la pentalogía se merecía un final que dejara un buen sabor de boca en el espectador. Y lo ha conseguido.

Más que una película, los casi noventa minutos que dura la cinta, es un homenaje al que fue el primer éxito de Sylvester. Conocer que escribió el guión de la primera entrega en una noche, fue lo que me llevó a querer dedicarme a escribir.

Acompañados por la mítica banda sonora, que ha influenciado a más de diez generaciones de corredores de jogging, la historia nos muestra a un Rocky que se resiste a olvidar el boxeo pese a que debería estar haciendo viajes con el inserso americano. Lo mismo le pasaba a Apollo y todos sabemos cómo terminó; pero ha pasado mucho de eso y el potro no lo recuerda. Así, luchará en un último combate contra el boxeador de menos carisma de la saga, con un resultado que todos podemos presentir.

A mi juicio, le sale una película redonda para todos los aficionados a la saga, al resto... bueno siempre podéis meterle mano a vuestras parejas mientras la veis.



Alegoría de la capacidad interpretativa de Nicolas Cage

Cosas que me hacen gracia (XIV)

Esperando la enésima repetición de los Simpson tuve que tragarme, entre otros muchos, un anuncio sobre el código regulador de contenidos de la cadena. Y, qué curioso, había un código para contenido recomendado para mayores de 18 años, !!!a estas alturas!!!

Cuando yo era joven (un poco más), al llegar a la mayoría de edad, eras todo un afortunado si hasta ese momento habías contemplado el pecho furtivo de una compañera de pupitre, al echar un vistazo como quien no quiere la cosa al vestuario de las chicas tras la clase de gimnasia (me empujaron hacia allí, yo no quería) La mayoría eramos unos pardillos que desconocíamos casi todo lo referente al sexo y lo más violento que había entrado por nuestros ojos había sido los tiroteos del Equipo A.

Pero hoy día, que a los 18 ya han tocado más pechos que un fabricante de sujetadores y han visto más porno que un crítico de cine, ¿de verdad hay algo que asuste a un adolescente de 16? (la veneno no cuenta, me da terror incluso a mí)

Los siete errores de pensamiento del ciudadano occidental

1) Comparación: entre hechos homólogos pero enclavados en circunstancias diferentes. No se puede comparar el canibalismo en las sociedades neolíticas con el mismo en la sociedad actual y a tanto no se llega, sin embargo se compara la situación de la inmigración en los cincuenta con la actual. ¿Nadie recuerda que pasó por aquella época? Si, medio continente destruido y varias generaciones de europeos reposando bajo tierra.

2) Pérdida de perspectiva: Cerca de 4.000 soldados de EEUU muertos en Irak, de un ejercito de más de 100.000, durante cuatro años. Toda una sangría para los medios de comunicación. En los USA se producen el doble de muertos al año a manos de inmigrantes ilegales. De muertos en accidentes de coche ni hablamos, pero esos datos algunos no lo quieren aceptar por...

3) Simpatía por los hechos: La gente solo cree lo que quiere creer. Manifestación de Washington en contra de la guerra de Irak, solo asistieron 20.000 en un país de mas de 250 millones de personas (20.012 si contamos la cabeza de Sean Penn), convocada por más de 1.300 grupos. Se puede decir que de esos 20.000, 18.000 simplemente pasaban por allí y 1800 fueron a ver a los 200 artistas que en ese momento estaban en el paro. Aún así la prensa española la consideró una manifestación multitudinaria, por el simple hecho de que eso es lo que más se ajustaba a sus intereses.

4) Fiabilidad de las fuentes: si lo dice una institución de renombre, entonces debe ser cierto. Es incuestionable que el responsable de tal o cual informe lo haya redactado borracho. La ciencia ha conseguido que el hombre pise la luna y que no necesitemos cordones para atarnos los zapatos, luego todo lo que venga de un científico es absolutamente cierto y se convierte en dogma. Cualquier atisbo de duda es calificado al instante de apóstata y erróneo. Se tiende a pensar que la palabra de un experto de cualquier tema es fiable al 100% excepto cuando entra en conflicto con el segundo error, en cuyo caso la fuente siempre está totalmente equivocada. Axioma: Una fuente es fiable si afirma lo que pensamos.

5) Culpabilizar a otro: se coge al político/personaje conocido de turno y se le convierte en cabeza de turco de todo tipo de problemas, con lo cual se llega a pensar que la desaparición de la vida publica y de la esfera del poder de dicho personaje, conllevará una mejora de la situación, por lo que no se analizan las causas que han producido tal o cual fenómeno y por ello el problema se perpetua ad infinitum. Un ejemplo: un ladrón entra en una casa a robar (obviamente) durante el robo tropieza con un patín que había por el suelo y se rompe la cadera. Denuncia a la dueña de la casa y el juez le da la razón. Todo el mundo despotrica contra él pero lo único que ha hecho ha sido aplicar la ley. No se aplica una reforma seria del código penal.

6) Y tú más: una acción no es mala si el que puede reprochártela ha hecho algo parecido o mucho peor antes . Eso te otorga legitimidad para saltarte a la torera cualquier barrera moral impuesta; las leyes, siempre que se pueda.

Y por último, el mayor error de todos:

. La pura, simple, común, extendida y siempre presente estupidez (algunos prefieren llamarla nula capacidad crítica)para no ser capaz de cuestionarse lo que le dicen.

Flechazo oriental

¿Alguna vez os ha pasado que, al presentaros a alguien, el corazón os ha latido con más intensidad de lo normal. un ejército de mariposas ha tomado al asalto vuestro estomago y habéis sabido al instante que estabais hechos el uno para el otro? Pues eso me pasó hace poco con un juego: el Mahjong solitario.

El Mahjong clásico es un (para mí) complicado juego de mesa, cuyas reglas una vez intenté leer pero no pude, pues caí dormido en la página 2. En la que el autor agradecía al dragón de su pueblo que no se hubiera comido de un bocado a un antepasado suyo.

Sin embargo en su versión para una persona, como suele suceder con todos los juegos, jugar es más sencillo y divertido.

Hasta hace unos días desconocía esta forma de jugar, pero he aquí que llegaron los pokemon y un juego para PC basado en los mismos, destinado a niños de entre 6 y 12 años (franja de edad demasiado estrecha como para obtener cuantiosos beneficios, pero ya sabrán lo que se hacen los encargados del marketing de la empresa). Entre los múltiples y educativos minijuegos del titulo, como puzzle pikachu o Bingo con Sharizzard, se encontraba el Mahjong de Spinda, una versión del asiático juego con personajes de Pokemon de por medio. Y me enganché. Cuando los pokemon se me quedaron pequeños, busque en el emule más de esa droga electrónica para mis neuronas. Dos nombres me llamaron la atención por encima de los demás y que por supuesto recomiendo: Mahjong Master III y Mahjong Quest.

El primero es el juego típico del Mahjong de toda la vida. Se colocan formando infinitas formas, decenas de fichas decoradas con distintos símbolos y se busca emparejar las que tienen los mismos dibujos para eliminarlas del tablero, con la única condición de que por alguno de sus lados no tenga otra ficha colocada.

El Mahjong Quest es lo mismo, solo que se desarrolla la historia de un chino cultivador de arroz que debe restaurar su reino destruido por tres malvados dragones, entre partida y partida y tiene un toque algo infantil. Toda una delicia visual que mantiene pegado a la pantalla a todo el que se asoma a sus coloridas fichas.

PD: en efecto, este es un post más para agradar a los chinos, los cuales no dejan de entrar. ¿Será Mr Roboto considerado un ídolo de masas en el país del arroz ? Quien lo sabe....

El día de la bestia

Nada hacía presagiar que lo que había comenzado como un anodino día de invierno más, se iba a convertir en una pesadilla para muchos.

Las cinco de la tarde. La gente aún desperezándose de la obligada siesta, el sol lamiendo las calles con sus agobiantes rayos, la brisa agitando las ramas de los arboles de las que tímidamente despuntan varios tallos haciendo presagiar la primavera. De entre las sombras de lo olvidado, surge un ser maligno de ojos tristes, mirada torva, piel zahína, dientes de acero y muy mala uva, que recorre las calles de mi barrio hasta que llega a una de las vías con las que hace esquina mi casa. Allí se detiene, olisquea el aire en busca de una presa. Puede oler el miedo en el ambiente, tan intenso que podría untarse en una tostada y luego comerse con su consiguiente aporte calórico.

Desde las múltiples ventanas que flanquean la carretera, decenas de aterradas miradas no pierden detalle de los movimientos del animal deseando con todas sus fuerzas que no se acerque a ellos. Pero él está inquieto, algo lo retiene en ese lugar, tal vez el delicioso aroma de los restos de un asado que descansan en la parrilla de un bar cercano.

Y entonces ocurre lo esperado, como una bestia embiste el coche de uno de los vecinos, con tal fuerza que la alarma antirobo se dispara. El animal asustado comienza a rebuznar furiosamente.
El dueño sale de casa a toda prisa para encontrarse la puerta de su auto abollada por la cabeza de un burro, que yace semiinconsciente en mitad de la calzada. El ruido hace salir a la gente a la calle, se arraciman cerca del pobre jumento que, sorprendido, apenas logra moverse en pequeños círculos, paralizando el tráfico.

Alguien llama a la policía nacional. Tras soportar cinco minutos de risas ininterrumpidas al otro lado de la linea, decide llamar a los locales (por aquello de que entre especies se entienden, apunta de forma maliciosa una señora que pasaba por allí) Transcurren los minutos y la única autoridad presente es la de un guardia civil jubilado, vecino de nuevo cuño que poco hace aparte de mirar divertido el andar nervioso del borrico. Mas la alegría se torna pavor, cuando el animal se lanza a la carrera, en persecución de un pobre hombre que volvía de comprar el pan y que, atónito, comprueba como 90 kilos de bicho se dirigen hacia él a toda velocidad. Como por instinto, tira la bolsa del pan por los aires y huye a la carrera hacia un muro que fácilmente salta, poniéndose fuera del alcance de todo peligro.

El burro mientras, saborea su triunfo en forma de baguette. Al fin aparece la policía: una pareja con pinta de haber salido de patrullar de Puerto Banús: morenos, altos, gafas de sol reflectantes, andares chulescos.... parece ser que en la central nadie les avisó de la naturaleza de la llamada, pues al ver al asno comiendo en mitad de la calle se detienen estupefactos. ¿Que van a hacer ellos, jóvenes modernos que únicamente conocen los caballos del motor de su coche, con un recuerdo arcaico de lo que fue esta España subdesarrollada?

Lo primero, como le recuerda uno de los conductores que llevan inmovilizados demasiados minutos por culpa de la historia, es quitarlo de enmedio. En el coche patrulla llevan una cuerda de emergencia (amarilla y naranja fluorescente) pero he aquí que después de tantos meses de academia, ninguno sabe hacer un nudo en condiciones.

Como haría John Wayne o Sam peckinpah, uno de ellos confecciona un lazo y consigue atrapar al escurridizo animal. Pero el nudo es demasiado endeble y como si de un peludo Houdini se tratase, el jumento se zafa una y otra vez. Entre las risas vecinales, los policías se ven impotentes, no hay quien mueva al asno de allí. Ni siquiera lo consigue un espontáneo, borracho como una cuba, que intenta llevárselo al ritmo de los Chunguitos. Como quiera que esto no funciona (debe preferir a los Chichos, apunta la misma señora guasona de antes) el dueño del bar le cede al policía una zanahoria para ver si con el reclamo el jumento avanza. Quizás lo hubiera conseguido de haberse acercado más, pero retirado a 5 metros de distancia no hay manera. Si os ataca un burro, no contéis con la policía, les tienen miedo.

Las risas se pueden escuchar ya a kilómetros de distancia. Dedícate al toreo, le gritan al ruborizado y algo cobarde policía que no se atreve a acercarse más. Más de uno va en busca de su cámara de vídeo para inmortalizar el momento y ganar de paso un dinerito si lo envían a uno de esos programas sin ideas pero mientras, los flashes de las cámaras de fotos iluminan el lugar, pues la noche cayó hace rato.

Molesto porque el jolgorio de la calle no le deja dormir, hace acto de presencia mi vecino enfundado en un pijama hortera, le arrebata la cuerda al policía sin mediar palabra, "amarra" en condiciones al borrico y le vuelve a ceder la cuerda para que se lo lleven. Al fin el bicho se mueve, se lo llevan calle arriba. Todo está bajo control, pero por si acaso, aparece un segundo coche patrulla, para cortar la retirada al burro en caso de que este consiga huir; lo cual intenta hacer, pero es rápidamente reducido y conducido al calabozo. Cosas así sólo pasan en mi barrio.

China, ese gran país

Desde aquí un saludo a todo el pueblo chino y mostrar mi admiración a los miembros del politburó del gran partido comunista que con la ayuda del ejército popular de liberación algún día traera la paz y la estabilidad a este mundo convulsionado por las malvadas acciones del sistema capitalista.
Aprovecho para ofrecer mis servicios como guia turístico, enlace del Guojia Anquan Bu en la zona, importador de todo tipo de productos y en general para todo lo que estén a bien pagarme.
Viva Mao, viva el arroz tres delicias y viva Kung Fu!!!

Pd: yo siempre le compro una rosa a las chinas que me las ofrecen y cuando quiero productos de calidad, eficientes y duraderos, me dirijo a comprarlos en uno de los, por desgracia, escasos establecimientos que regentan.
Pd2: Veinte chinos desde distintas ciudades del país han visitado el blog en un intervalo de cinco minutos. Sí, estoy algo acojonado.

Help (IV)

Vigesimo quinta entrega ya, de lo que en un principio pensaba ser un oráculo para las búsquedas más absurdas e irresolubles de la red, pero que derivó en un simple post para meterse con lo que le interesa a la gente; y aunque en general se pueden clasificar la mayoría de las búsquedas entre "Juegos de Nobita y doraemon" y "fiestas hawaianas" he aquí otras que no se quedan atrás:

. Ligarse a una chica con depresión: lo más mezquino y ruin que me he echado a la cara en los últimos diez minutos. Que la chica esté con la moral por los suelos no significa que no se de cuenta de lo gilipollas que eres.

. Consejos para que me toque la lotería gratis: sin comprar un boleto veo difícil que sea posible, aunque siempre puedes robar el billete agraciado a algún afortunado jubilado. Lo distinguirás porque será el único que a primeros de mes no haga cola en el banco.

. Estoy Cachonda como una perra: ¿sabes que tienes mi dirección al final de la página verdad?

. Juegos que al final asusta: la versión para la Playstation 2 del programa padre de hacienda. Susto garantizado.

. Conejo rampante 2: más caliente que nunca.

. Poemas famosos finlandeses: un segundo que tengo ese libro guardado junto al de "Así gané la guerra del golfo" por Saddam Hussein y "100 años de humor alemán".

. Ninjas bibliotecarios: cuando el de mi barrio se jactó de conocer más de 15 métodos para matar a una persona con las manos, pensé que había aflorado su faceta de maníaco homicida...

. Como saturar en un chat: como saturar en un chat, como saturar en un chat, como saturar en un chat, como saturar en un chat, como saturar en un chat....

. Ingeniero informático Gandalf: vestía raro, llevaba el pelo largo y descuidado, pasaba de sus colegas al primer contratiempo, se creía superior a los demás, fumaba algo ligeramente parecido al tabaco, iba acompañado de seres extraños, hablaba lenguas que solo él y unos cuantos más conocían, era superior a los demás... si, casi seguro que era informático.

. Juanito el bandolero, rimas: Juanito el bandolero, le gusta bailar boleros y viajar por el mundo entero. Si no hay asiento correros y dejad sitio a Juanito... el bandolero. Próximamente en cd y casette.

. Juego de la serpiente de la serpiente hambrienta, jugar ahora: mi tener ganas jugar también.

. Descripción de la explosión atómica contada por espectadores de la época: ¿Oye Mike ese nube en forma de hongo no viene hacia aquí demasiado rápid....?

. Juego de desnudar chicas manga: otro que se quedo prendado de Monologuista :)

. Peta Wilson Lesbiana: efectivamente, no tenemos ninguna posibilidad, aunque si fuera hetero me da que tampoco se iría a la cama con alguno de nosotros.

. Carmen Electra ha hecho alguna peli porno: ojala. Ya aprovecho para comentar que el Razzie que ganó recientemente es totalmente inmerecido.

. Deje embarazada a mi vecina: cambiate de piso pero ya.

. Juego de cachete en el culo: aunque parezca de risa, existe, se llama Spank the booty y el objetivo bueno no hace falta explicarlo. El juego es totalmente ofensivo de más está decirlo.

Juegoxxx (III): Artificial Girl 2

Existe un género en el mundo de los videojuegos que, siendo extremadamente popular en Japón, no está demasiado extendido en el resto del mundo, siendo conocido mayormente por los amantes del hentai: las novelas visuales.

Como su propio nombre indica, más que un juego, es una historia acompañada de estimulantes ilustraciones, en las que la interacción se reduce en su mayoría a pasar el texto rápidamente con la esperanza de que aparezca pronto esa imagen de la aparentemente angelical Yuki practicando una felación a su amigo del alma. Dicen que existen novelas visuales sin contenido erótico, pero creo que es una leyenda urbana.

Las historias de estos juegos suelen repetirse: alumno de instituto que intima con toda chica que se le cruza por el camino. Algo así como mi vida, pero en las novelas visuales el chico suele tener éxito en llevárselas a la cama.

Existe una variante de estos juegos: los "date sim"; en los que el objetivo es ligarse a una moza (y ofrecer de paso a los solitarios jugadores la ilusión de que ellos también pueden ligar) mediante la elección de acciones tan imprescindibles para el coqueteo como ir al gimnasio por la mañana y de compras por la tarde, para ganar puntos con los que atraer a la chica en cuestión, que generalmente suele ser de torso prominente. De más está decir que en el proceso de cortejo el protagonista se "relaciona" con sus amigas o la enfermera del instituto, pero sin amor, que eso está reservado para la chica de sus sueños, a la que, tras conquistarla, muestra cuanto mide su cariño hacia ella.

Como quiera que aquello no cubría las necesidades cibersexuales de los jugadores más viciosos, y aprovechando la tecnología actual, se ideó el juego que nos ocupa hoy: "Artificial Girl 2" (es que la primera parte no la tengo) Una versión 3d de los mencionados programas, en el que deberemos seducir (eufemismo de follar hasta que entren agujetas) a una chica creada a nuestro gusto previamente.

Para ello, podemos elegir los rasgos faciales, el maquillaje, estilo y color de pelo, el imprescindible tamaño de pechos (a elegir entre una amplia gama que van desde los "pomelos salvajes" a "no puedo creer que esos sean un par de tetas), las características de los pezones y en especial, el tipo de sangre, que según los japoneses define el carácter, pero para el juego carece de importancia, pues elijas lo que elijas, la chica se deja hacer de todo fácilmente.

Tras configurar a nuestra diosa virtual, nos pondremos a los mandos de un joven moreno y atlético sin cara (los japoneses sólo saben dibujar una y le tienen puesto el copyright, que se lo digan a Tetsuo Hara) que se encuentra en una isla acompañado tan sólo por la chica que hemos confeccionado junto con la cual podremos recorrerla para hacer el amor con ella en los lugares que queramos, a ritmo de nuestra muñeca, que sera la encargada de realizar los movimientos que en la vida real ejecutaria la pelvis.

Como juego es un soberano aburrimiento, pero para pasar el rato mientras empieza el porno del canal 49 no está mal. Si pensáis que eso es lo más retorcido que han hecho los japoneses en cuestión de juegos, esperaos a las próximas entregas.
Con la tecnología de Blogger.