Próximamente...

Hace unos días llegó a mis manos un ejemplar del libro más fascinante que he leido en mi vida, por delante del "Kamasutra para funambulistas". Se trata ni más ni menos que "Hombres de Papel", la crónica descarnada de la llamada "Guerra de las razones", un conflicto que enfrentó a la República de San Marino con Italia, redactada por el veterano corresponsal de guerra de The Times, Stephen Ray. Una historia repleta de heroismo, acción y buenas intenciones, que ganó el Premio Pulitzer con el soborno de únicamente el 23% de los jueces. Mientras lo traduzco al español, tardaré un poco en actualizar. Espero que la espera merezca la pena ser esperada.

Terrorismo SEO

Community manager, Script girl y SEO son oficios que han aflorado al calor de las nuevas tecnologías y las redes sociales; cargos que están en boca de todos, con el que incluso alguno se gana la vida pero que nadie tiene muy claro qué es lo que realmente hacen.

Una Script girl... bueno, lárgame un cilindrín, fotero y búscalo en la Wikipedia porque sigo sin saber a qué se dedica, aunque me lo imagino (y si, es una guarrada) Además es una profesión de relleno para hacer un homenaje y ya está.

Un Community manager practica el arte de conseguir que le paguen por decir en Twitter que le gustan los condones Durex, comentar en Facebook con un "Jajaja, te lo advertí" la foto del hijo recién nacido de sus contactos que acaban de ser padres y subir a Tumblr una foto de un paño con "Pónselo, Póntelo" bordado en hilo de oro junto a un corazón. Pero, ¿y un SEO?

De morfología intencionadamente similar a la palabra "Sexo", SEO es el acrónimo de "Siempre Estamos Ocupados", pues si bien no tienen tareas específicas que realizar, siempre están ocupados haciendo sus cosas. Si, igual que los funcionarios, de hecho deberían llamarse así, pero SEO suena más tecnológico. Solo hay que hacer la prueba de Star Wars. "En la estrella de la muerte se podían encontrar cuatro funcionarios" no tiene la misma fuerza evocadora que "En la estrella de la muerte se podían encontrar cuatro SEOs y un Jedi Master". Aunque reconozco que con la inclusión de lo del Jedi he hecho algo de trampa.

El objetivo de un SEO es hacer que el sitio web del que está a cargo aparezca en los primeros puestos de las páginas de resultados de los principales motores de búsqueda. En definitiva, que si buscamos "Tetas" en Google, aparezcan las nuestras en primer lugar. Para ello existen distintas técnicas que nos llevarán al éxito incontestable. Todas van enfocadas a su uso en el mencionado servicio. Cierto es que también esta "Bing", Oh no, me han dado. Si, el chiste es malo pero peor es el buscador, así que pasaremos de él.


Keywords

También llamadas palabras clave, que la gente puede teclear en cualquier buscador y que les llevará a nuestro sitio. Ya el uso de "terrorismo" en el título de este texto nos ha granjeado la visita fiel de todas las agencias de seguridad de los países civilizados y de algún que otro indeciso que busca un empujón para entregarse a la sacrificada vida del terrorista. A estos últimos les digo: los ganadores no explosionan bombas, a no ser que trabajen para el ejército americano. Alístate en tu centro de reclutamiento más cercano.

Normalmente los aburridos manuales de SEO recomiendan el uso de palabras relacionadas con nuestro sitio pero eso solo lo hace el tipo de gente que lee las instrucciones de su reproductor de mp3 y nadie en su sano juicio se fiaría de alguien así, por lo que nos decantaremos por palabras populares de ayer, hoy y siempre. El reto está en conseguir que nuestro post sea una lista de palabras clave sin perder la coherencia ni el interés del lector. A nuestro rescate, como hizo con los ingleses en la Batalla de Inglaterra, viene la ciencia. Según un estudio de científicos que no pasaron del 6 de media en la facultad, la gente lee en diagonal así que allí pondrás el texto con la información seria y rigurosa que quieras ofrecer y en los "huecos" colocarás determinadas palabras clave. Por ejemplo:

Vendo sexo caliente
pechos Opel vagina
pene Oprah Corsa

Dependiendo del tipo de personas al que esté orientada la página web a nuestro cargo, deberemos seleccionar unas palabras u otras para obtener el mejor resultado posible:

. Si quieres atraer mujeres: Cartera, dinero, propiedades, buen partido, chocolate, rubia tonta, rolex, peinado, isasaweis, depilación láser, zapatos, ropa, celulitis, entrecejo, dietético, vibrador, laca, falsa, ¿estoy gorda?, etc.
. Si quieres atraer hombres: tetas, tetas, culo, boca, labios, felación, kamasutra, tetas, dinero, too fast too furious, coche, culo, tetas, call of duty, FIFA, drogas, tubo de escape, amoto, tetas, etc.
. Si quieres atraer jubilados: ¡enseñame la paga!, gratis, imserso, antes todo esto era campo, almondiga, niño deja la puta pelota, boina, regalos, estufa, etc.
. Si quieres atraer españoles: Trabajo, oferta de empleo, fútbol, soy mejor que tú y lo sabes, pincho de tortilla, vivo entre salvajes, subvención, dinero, paro, fachas rojos todos quieren ser los campeones, Torrebruno, gratis, villarato, beca, vacante, sustitución, etc.


Susanna Griso

El número de seguidores de la diosa de las mañanas es innumerable, como las lágrimas que derraman por no poder yacer con ella aunque solo fuera una hora. Si queremos que todos ellos recalen en nuestro sitio, deberemos incluir el nombre de la periodista en el mayor número de artículos posibles, al menos 2 veces (Teorema de la resonancia Griso) complementados con tantas fotos de ella como tengamos. Es aconsejable en última instancia abandonar la temática de nuestra web y dedicarla en exclusiva a Susanna. Tendremos más visitas que el brazo incorrupto de Santa Teresa el último día de la cuaresma.


Hacer referencia a temas de actualidad

Conviene tener una buena App en nuestro smartphone (porque todo buen SEO que se precie tiene uno por si no lo sabías) que nos informe de lo que acontece las 24 horas del día. Los acontecimientos solo se detienen si J.P. Morgan ha salido a comer, no les importa que hayas preparado una cena romántica para tu novia de plástico y látex. Si quieres un amplio volumen de visitas deberás echar mano de noticias que puedan suscitar el interés de los navegantes.
En Internet la gente se informa de dos maneras, yendo a sus centros de adoctrinamiento favoritos o corriendo al buscador en busca de información ampliada de alguna noticia que hayan leído en la Telva o le hayan contado en la cola del Inem.

Por ello deberemos incluir en nuestra página las noticias más destacadas del día, aderezadas con palabras clave para añadir fuerza a nuestra formula. Por ejemplo:

Bin Laden polla fue capturado en la vagina de Cicciolina y arrojado al mar por los Chunguitos marines.

Con una simple frase nos hemos ganado el interés de los integristas islámicos, gente informada, sibaritas de las perversiones sexuales, mujeres y los amantes de la música ligera española.

No importa que de una noticia seria quede un churro sin pies ni cabeza. Siempre habrá algún crédulo en Twitter que pensará que eres gracioso y algún pánfilo de Meneame que te confundirá con El Mundo Today.


Captar usuarios de las distintas redes sociales

Llegará un día en que la gente pasará de Google. ¡Eso no puede ser!, ¡pero si Google es dios! ¡Y mi padre! ¡Si dejé las drogas gracias a él! Ya, yo también creía que Yahoo no sería desbancado por los chavales de Mountain View, pero así es la vida. Un día te levantas y tu novia está a tu lado tirándose a un italiano.

Además Facebook, la principal red social, está desarrollando su propio buscador interno con lo que la gente no saldrá de esa página más que para acudir a Youporn, hasta que Zuckerberg vea el filón de permitir las fotos subidas de tono de los usuarios y las muestre a quien pueda permitirse 15 míseros dolares por un porno verdaderamente amateur. Y es que, tras la muerte para el gran público de la descarga directa y de la mensajería instantánea, ¿qué queda por hacer en Internet aparte de mirar los pechos de tu vecina o cotillear la vida de tu jefe y viceversa?

Por ello, debemos crear una cuenta en todas las redes sociales disponibles. Incluso en ese nido de brasileños llamado Orkut, que sirva de puente entre esas ovejas desvalidas que son los usuarios y el sitio web que nos da de comer, más mal que bien. Aquí van unos cuantos consejos para llamar la atención en los mismos.

. Tuenti: Pídele a tu primo de 15 años que se haga un perfil. Si la policía te pilla allí intentando "engatusar" a "menores", por mucho que algunos de estos hayan comido más polos o degustado más vieiras de las que probarás tú en la vida, te buscarás un pequeño lío. No importa que tus intenciones sean las más puras del mundo. Puedes incluso intentar engañarlos con promesas de un futuro trabajo de comercial. Todo sea por la popularidad. Al fin y al cabo, si has de ir a la cárcel que sea por estafa y no por pederasta. Así pues echa mano de algún familiar menor de edad para que hable de tu web. Agradecerá la experiencia y gracias a la reforma laboral le podrás pagar en Sugus y ya con eso se podrá dar por satisfecho. Además los mayores de 20 años son incapaces de entender el protolenguaje que se habla en esta red social. Y si no, a ver quién sabe lo que significa "Essshahh lohhka la mari" que bien podría haber sido sacado del Necronomicón o de los archivos del logopeda de Rajoy.

. Facebook: También llamado el Tuenti para viejos o personas distinguidas. Nada de escandalosas faltas de ortografía aquí. Un uso indebido de "haber" y la omisión de la "h" están permitidos pues la mayoría de sus usarios tienen el bachillerato al menos. El uso de las tildes es opcional. Puedes empezar estableciendo contacto con antiguos compañeros de colegio, a no ser que fueras el problemático de la clase, que si lo único que has podido conseguir es dedicarte a esto del SEO, es lo más probable. También se aconseja actualizar de vez en cuando con frases destacadas de Paulo Coelho. No es muy complicado, basta con abrir uno de sus libros al azar y seleccionar la primera que veamos. Ya habrá alguien que la encuentre muy profunda y reveladora, porque si la has puesto es por algo. Hará notar que le gusta y con suerte dejará un comentario. Aprovecha para responder que encontrarás más en tu página web y ya está. A esperar que damas soñadoras, seguidas por su correspondiente cortejo de pagafantas, hagan subir los números de tu contador de visitas.

. Twitter: Podemos seguir varias estrategias para conseguir el éxito. Desde la clásica charada de fingir que somos una maciza calentorra que habla a todas horas de sexo para enmascarar una timidez enfermiza con los hombres, hasta el gracioso/ingenioso (rol bastante exigente para tan escaso rendimiento) pasando por el pesado, alguien que se hará follower hasta del Cojo Mantecas y hará RT de las cosas más absurdas con el fin de llamar la atención. Ninguna de estas opciones es una estrategia ganadora por si misma y por ello el esfuerzo que dedicaremos a esta red social será mínimo, pues está llena de amargados, resentidos y marujas de zarcillo en la oreja, camiseta agujereada y barba de tres días que no tienen dinero ni para hacerse un perfil de Facebook y que gustan de remozarse en una piscina repleta de ego, soberbia y fluidos corporales, alejándose de cualquier otra propuesta que no les ofrezca 140 caracteres donde poder hacer chascarrillos con la palabra "tróspido".

. Instagram: Coge tu cámara Reflex, la que tienes para hacerte fotos frente al espejo y subirlas a Badoo e inmortaliza en una instantánea la primera taza de café que encuentres en tus oficinas. Si eres autónomo o freelance (un autónomo de más allá de los Pirineos) aprovecha para retratar de fondo un paisaje idílico, que diga: si usáis mis servicios podréis acceder al Olimpo como yo. En mercados no hispanos no funciona, pues puede generar cierta envidia. No así en España, donde todo el mundo trabaja en lugares de ensueño y folla sin pagar, por lo que a no ser que muestres una foto del mismísimo Dios otorgándote una medalla por tu fe inquebrantable, no se inmutarán lo más mínimo. Y aún así te dirán que a ellos se la dieron la semana anterior.


Bucear en las búsquedas

Si el uso de palabras clave es como lanzar clavos en distintos puntos de la carretera en los que confiamos que pasarán el mayor número de coches, estudiar las búsquedas de los usuarios de la red nos dará una idea certera de por donde pasan la mayoría de los vehículos para poder echar al mayor número de ellos de la carretera y aumentar los beneficios de nuestro garaje. El servicio de estadísticas contratado para nuestra web nos dirá qué es lo que le interesa a la gente, lo que nos ayudará a enfocar futuros artículos o cambiar unas keywords por otras. Así por ejemplo si ha habido muchas personas que han buscado:

. Mi amiga es una zorra ¿Cómo se lo digo para que no se rompa nuestra amistad? ¿Me tiro a su novio para que pille la indirecta?


. Si le pongo el condón al plátano, ¿luego yo que me pongo?

y ha ido a parar a nuestra página, significará que es posible que haya más gente interesada en la decencia de sus amistades y en una educación sexual para vegetarianos. Por cierto, las búsquedas son 100% reales.

Lo ideal es hacerse con los passwords de los administradores de la mayor cantidad de webs posibles y consultar sus estadísticas para obtener la mayor cantidad de información posible.  De paso, ya que hemos comenzado una vida de crimen cibernético o nos hemos dejado un dinero contratando a un becario de Anonymous, podemos aprovechar para espiar a enemigos, ex, amigos, novias, etc y así en el juicio siempre podremos decir que estábamos trabajando.

En el mundo SEO una imagen no vale más que mil palabras

¿Por qué? porque Google no indexa imágenes. Eso leerás en los manuales caducos de hace ochenta meses. Ahora, el 70% de las visitas que recibe un blog provienen de la búsqueda de fotos, dibujos y demás parafernalia visual, según datos del blog de Mr Roboto y del sitio web de la revista Primera Linea. Por ello, no dudes en adornar tus textos con todo tipo de fotos, a ser posible de porno soft, lo suficientemente porno para que a la gente le interese y lo suficientemente soft para que Google no te las bloquee. Eso si, cuyo nombre debe estar formado por el mayor número posible de keywords de entre los que hemos sugerido antes o los que se te ocurran a ti, que para eso te están pagando ¡Vago!


No enlaces demasiado

Google se dará cuenta de que haces trampa porque... bueno, Google lo ve todo. Es como dios pero sin palmeros loando sus virtudes. Eso es cosa de los de Apple. Así que con los enlaces de rigor a las páginas más famosas de la Internet hispana: El blog de Javi Moya, Petardas y Marqueze, es suficiente. También puedes adentrarte en el clandestino mundo del intercambio de enlaces, algo así como el Teto doble, aunque de esa forma empezó el de Cowboy de Medianoche.

Hasta aquí los consejos que espero te reporten un gran número de visitas. Y si no, búscate un trabajo de verdad, como Community Manager.




Tenía más fotos pero tienen marcas de agua y no hay que olvidar la primera regla del SEO: Jamás hagas algo ilegal a no ser que todos tus datos personales sean tan falsos como la risa de la Pantoja.

PD: Cogió sus libros y los guardó en las alforjas que colgaban del camello.
Paulo Coelho

Negrácula, ¡el auténtico!

En la anterior etapa del blog, di buena cuenta de diversas películas con el archiconocido conde transilvano como protagonista y/o inspirador; sin embargo, en aquella época en que Megavideo no era más que la unión antinatural entre una Megadrive y un reproductor VHS, nunca tuve la oportunidad de echar mano del gran clásico del cine negro, negro de color vaya: Blacula (o Negrácula como debería haber sido traducido) Si, podria haberlo hecho usando el Emule, pero ¿ya nadie recuerda lo desesperantemente lento que era? Me imagino que con el cierre de Megavideo más de uno lo estará padeciendo en sus carnes. Además ya lo intenté una vez y lo que finalmente se descargó, aunque también iba de muerdos en el cuello y clavar estacas, se alejaba bastante del género de terror, a menos que fueras una monja o Pitita Ridruejo (a la que mando un abrazo, porque seguro que me lee desde su pirámide)

Estaba tan emocionado por haber encontrado al fin aquella blaxploitation en la siempre útil Cinetube, que decidí compartir la proyección con unos mendigos que escarbaban en el cubo de la basura del jardín de mi casa. Armados con alcohol y unas cuantas pizzas pulsamos el play y abrimos nuestras mentes a un mundo de sensualidad, negrura y mucho funky.

La película empieza en Transilvania a finales del siglo XVIII. En una casa de campo que a duras penas intenta parecer un castillo, vemos al conde Drácula charlando con Mamualdi, representante de un pueblo africano que ha acudido al país centroeuropeo para pedir que cese el tráfico de esclavos.
Desde luego el tal Mamualdi no es tonto, pues en lugar de acudir a Inglaterra, Francia o alguna de las potencias esclavistas del momento, donde nada más pisar tierra habría sido encadenado y puesto a arar la tierra, acude a un sitio donde lo más parecido que han visto a un negro es el deshollinador del pueblo.

Quién sabe si para coger experiencia o confianza, le suelta un speech al Conde sobre lo malo que es servir por la fuerza a otros y se lo cuenta a él precisamente, esclavo del tiempo y de su insaciable sed de sangre. Quizás por eso, tras llamarle mono gratuitamente, muerde a Mamualdi convirtiéndole en vampiro y encerrándolo en un ataúd donde morará por los siglos de los siglos, amén.
Pero llegan los locos años 70 del siglo XX y con ellos los gays, que ya por aquel entonces disponían de un poder adquisitivo superior a la media, que les permitía recorrer la vieja Europa en busca de antiguedades con las que decorar su loft en Manhattan. Y en una de esas, una pareja interracial, llega al castillo de Drácula, en estado de cuasi abandono, y del que se vende hasta el ataúd donde yace el pobre desdichado de Mamualdi, cuyos restos viajan a America junto con un cargamento de cortinas, jarrones y cuadros horteras.
Ya en Nueva York, Mamualdi, bautizado como Negrácula, es liberado de su prisión en una escena que perpetúa uno de los mitos, no será el primero, que definen a la raza negra: su vagancia. Y es que Negrácula, tras pasar casi 200 años tumbado sin poder moverse del sitio ni siquiera para rascarse el trasero, muerde a los dos marchantes de arte (los gays de antes vaya) y acto seguido, se vuelve a meter en el ataúd a dormir la mona. Se rumorea que al contemplar dicha escena, Spike Lee aplastó el paquete de palomitas que había robado a una anciana y abandonó la proyección rabioso, decidido a demostrar la realidad de su raza matando de aburrimiento a los blancos por el camino.

Por suerte no terminó de ver el film pues en lugar de a la academia de cinematografía, se hubiera afiliado a los Panteras Negras y hubiera terminado poniendo bombas en los campos de golf. La película continúa y tras asistir a las exequias de sus dos primeras víctimas, Negrácula no solo persigue a una de las asistentes al mismo como si fuera un vulgar acosador, sino que además ¡le roba el bolso! (si es que lo llevan en los genes)

El porqué de este arrebato delictivo es el gran parecido de la chica con la que fue el amor de su vida, que le había acompañado a Transilvania y había muerto a manos del xenófobo Drácula, y a la cual no había nombrado hasta ahora porque simplemente se limitaba a morir.

Desde luego el interés de Negrácula por la chica no debe obedecer a la cantidad de sangre que recorre sus venas, pues ella demuestra tener horchata en su lugar, cuando ve aparecer a su perseguidor en una discoteca en la cual el espectador es obsequiado con una actuación de música funky gratuita.
A petición de la chica, Negracula se sienta con ella y unos amigos. Hay que decir que el vampiro va demasiado sobrado. Pide champán francés en un sitio donde lo más refinado que tienen es el jabón del lavabo, y sin embargo, ¡se lo traen! De donde lo sacó el barman es un misterio. Además, ¿desde cuando los negros beben champán? Eso es de blancos afeminados.

Lo que desconoce nuestro sibarita chupasangre es que está compartiendo mesa con el que será su némesis lo que resta de película: un policía de frondoso bigote y cuidado pelo afro que sospecha que los misteriosos asesinatos que, casualidad de la vida, están asolando la ciudad, son obra de un vampiro, porque es la opción más lógica y porque lo ha leído en un libro de ocultismo.

Para demostrar su teoría decide desenterrar un cadáver a medianoche como si fuera un vulgar profanador de tumbas y no un agente de la ley. Al menos no está solo, le acompaña una amiga, autora de la frase más ridícula del film pues cuando el cadáver resucita gracias al poder vampirico e intenta matar al policía, esta, aterrorizada grita: ¡no lo mates!, como si en lugar de enfrentarse a un demonio místico, se hubiera encontrado un ratoncito en la alacena.

Con las pruebas en la mano el poli se va a ver a su jefe y le comenta sus inquietudes, que el causante de las muertes en Harlem no solo es un vampiro afro, sino que además le tira los tejos a su amiga. Por ello va a su casa donde se la encuentra en la previa del acto amoroso con Mamualdi que interrumpe bruscamente, poniéndolo en fuga. ¿Se convierte para ello en el clásico murcielago? No señor, Negrácula huye a la carrera por las calles del barrio, como un vulgar ladrón de casettes. Por ello la policía pronto le da alcance y lo acorrala en un edificio abandonado donde, esta vez, se transforma en murciélago y escapa volando en espera de una mejor ocasión para llevarse a su amor con él.
La policía, que no es tonta, lo sabe y rodea el barrio con efectivos para evitar el secuestro de la chica. Con lo que no cuentan es con que Negrácula se comunique con ella por onda corta y la convenza para que acuda a una fábrica donde ha montado su guarida. El caso es que cuando la chica sale de su apartamento, un coche de policía la sigue discretamente hacia el nido de Negrácula donde tras una escabechina donde mueren varios policías, la chavala muere a manos de la pasma (otro caso Rodney King) y convertida en nosferatu solo para morir de nuevo atravesada por una estaca (no metafórica)

Negrácula pierde las ganas de vivir y el rumbo de su vida y en un gesto de clase y distinción como solo puede tener un negro de los 70, antes de que le claven algo, se dirige caminando sereno y determinado hacia la luz de la mañana donde los rayos de sol acaban con su vida hasta "Negracula 2"

Al contribuyente americano
PD: Los mendigos me robaron dos manzanas y una escoba (que no se para qué la querrían)
Con la tecnología de Blogger.