¡Paganinis Reuníos!

Rompiendo con mi afición de visionar los grandes éxitos del cine meses después de su estreno, cuando ya nadie se acuerda de ellos, ayer fui a ver Los Vengadores, la melée de superhéroes de la Marvel que estaba llamada a romper todas las taquillas este verano que se ha adelantado. No tengo ni idea de la fecha exacta en la que se estrenó pero en mi pueblo ya debe haberla visto todo el mundo porque tuve toda la sala para mi solo. Y cuando digo solo no estoy ignorando a otro pobre diablo sin planes un miércoles de fútbol internacional por la noche, no. Únicamente estaba yo y 60 butacas a las que poder honrar con mis posaderas. ¿Cómo describir la sensación de libertad y sosiego frente a la enorme pantalla, ante la ausencia de canis descerebrados, niños llorones, parejas metiéndose mano con disimulo o señoras que no se enteran de nada? Ahora se cómo se siente Amancio Ortega cuando quiere ver una película en su cine privado.

Casi que lo de menos fue la película. De hecho durante los aburridos trailers estuve a punto de quedarme dormido. Los culpables fueron el avance de una película española de la que no recuerdo nada y “Frankenweenie” que se asemeja a un episodio largo de cualquier serie de dibujos que ponen en el canal “Boing” los fines de semana. Ya me hubiera gustado ver algo de “Prometheus” pero mi pueblo es de pobres y no les llega siquiera para buenos trailers.

No puedo decir qué esperaba de Los Vengadores, aunque si de una película de superhéroes Marvel: dos horas aburridas y previsibles con una hora larga de presentación de personajes, en este caso del grupo, media hora de desarrollo de la historia y media hora final de hostias como panes llevadas a buen puerto con mayor o menor éxito. No incurriría en ningún spoiler si digo que al final Los Vengadores salen victoriosos y el bien triunfa sobre el mal. Y antes de llegar a eso distintos superhéroes se reunen por mediación de Nick Fury en su molón Helicarrier para robar un cubo de rubik mágico robado por Loki. Ya está. No hay más, solo una ristra de detalles hilvanados de forma que el producto resultante contenga la suficiente coherencia como para que pueda clasificarse de película y no de videoclip. Claro que para que se diera lo segundo, debería contar con una banda sonora. Si la había yo no me he enterado. No recuerdo una sola melodía del film que acentuara la épica o la tristeza o la emoción o…  Igual es porque tampoco había nada de eso.

Los primeros compases de la película los dedican a plantear la amenaza, el robo del mencionado cubo por Loki y la formación del grupo de Los Vengadores, primero por los muy humanos Viuda Negra (esperaba mucho más de ese culo encuerado) y Ojo de Halcón, hechizado a las primeras de cambio, y que se tornan prescindibles más allá de ser protagonista uno del único gag que me sacó una carcajada y de las fantasías nocturnas de cualquier adolescente sin Internet la otra. Al menos han tenido la decencia de no incluir a la avispa para que no tuviera que hacer de comparsa con curvas. Poco después aparecen Iron Man y Hulk, los mejores sin discusión. El primero porque se come al resto de los personajes cuando aparece en pantalla con sus gracietas sobre cualquier cosa y el segundo por su salvajismo desatado que hace que los escasos minutos que le dan para que se luzca supere a las tres películas que le han dedicado al personaje. Luego dan paso a un Capitán América descafeinado al que los guionistas empujan para que sea el líder que finalmente no consigue ser porque Tony Stark es millones de veces más carismático que el supersoldado de la Segunda guerra mundial. ¿Un cambio en la escala de valores que hace que prefiramos a un playboy antes que a un veterano soldado cubierto de gloria? Puede ser, pero que el Capi se comporte como el presidente de España en una cumbre europea no ayuda precisamente a empatizar con él. Además le han arrebatado la mitiquérrima frase con los que alentaba a la batalla a sus camaradas. Ese ausente “¡Vengadores, reuníos!” pesa mucho. Y para terminar está Thor, chuloplayas, mojabragas y cualquier otra cosa que no sea un dios del trueno decente.

Con todo, el director quiere ir más allá del cine palomitero y demostrar que él también puede dar un mensaje. Para eso está la escena en Alemania, cuando Loki insta a un grupo de germanos a arrodillarse ante él y un anciano, que se intuye que luchó en las Waffen SS, se niega, siendo salvado de la muerte in extremis por el Capitán América. Si este hubiera soltado un “América nunca se arrodilla” hubiera incluso aplaudido, pero está claro que alguno de los productores le tiene ojeriza al personaje. Al final lo más interesante es la media hora larga de explosiones y puñetazos en pleno Nueva York, en la que se echa de menos un cameo de Spiderman, más teniendo en cuenta que dentro de poco saca película nueva, y que termina con media ciudad destruida, un universo lejano nukeado y un último plano de un Nick Fury con barriga cervecera. Que pase que sea negro, pero ¿panzudo? Creo que Samuel L. Jackson se comió la bolsa de billetes que le pagaron por aquello del miedo a la quiebra de los bancos.

En conclusión: película recomendable sobre todo si te invitan al cine y si eres fan acérrimo de Iron Man.


Le han retocado el culo con Photoshop. ¡Exijo que me devuelvan el dinero de la entrada!

9 comentarios:

  1. Después de Thor y el Capitán América yo no esperaba gran cosa. Ni siquiera Iron Man o el culo de Scarlett consiguieron que me enganchara lo más mínimo. Mal, Vengadores, muy mal.

    ResponderEliminar
  2. Thor ni siquiera he tenido el valor de verla y viendo el Capitán América me quedé dormido en un avión que cruzaba el océano, y eso que me tragué la versión de los 90...

    La película, enganchar, no engancha. De haberla visto en Cinetube posiblemente hubiera dejado de verla pero es cierto que hay determinadas películas que es mejor verlas en una sala grande. Desde luego no me parece la peor película de superhéroes, en mi ranking particular la pongo detrás de las de Iron Man y El caballero oscuro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Y hablando de todo un poco...¿Que peliculas le gustaran a Amancio Ortega? jeje

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo creo que le gustan los clásicos como "Mi conejo es el mejor" o "Los Bingueros" y apuesto mi colección de sellos del renacimiento húngaro a que también es fan de "Los albondigas en remojo" :)
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Sigo con la esperanza de que la hija me contrate de jardinero con erótico resultado :)

    ResponderEliminar
  6. No vale, yo estoy esperando a que se divorcie!!!

    ResponderEliminar
  7. Bueno, yo puedo propiciar su divorcio desde dentro, para que luego caiga en tus brazos. Tú puedes heredar su imperio y yo, con una pensión mensual me conformo :)

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.