Las comparaciones son odiosas

Es la noticia del fin de semana. El gobierno de Ángela Merkel está pensando en ofrecer trabajo cualificado a los jóvenes ingenieros en paro de este país. Ofrecimiento por otra parte innecesario pues cualquiera puede irse para allá que para eso estamos en la UE ¿O es que la vaca aquella que clamaba por su vida en un capítulo de Farmacia de Guardia murió para nada? Se da así un paso más, calculado o no según a quién se pregunte, en la construcción de una Europa supranacional con zonas delimitadas por su función y aportación al nuevo megaestado. De esta forma Alemania aglutinaría el I+D continental, compartiría con Francia  y el norte de Italia el tejido industrial y en la RTL Television se podrían ver anuncios tipo "España, país de vacaciones", un lugar donde los ancianos europeos podrían terminar sus días rodeados de sol y de compatriotas más jóvenes inundados en alcohol barato; como ahora pero sin nadie capaz de endeudarse por encima de sus posibilidades y poner en riesgo la estabilidad económica.

El hecho de que tenga que venir un gobierno extranjero a intentar arreglar el problema del paro español, haría que en un país serio su parlamento en llamas iluminara la noche y los políticos se balancearan en las farolas de la capital pero como estamos así por lo que somos, al menos me sirve para presentar una nueva aplicación web, más curiosa que útil, por la cual podemos comparar dos países cualesquiera y obtener una serie de estadísticas entre las que se incluyen algunas tan frívolas como el tamaño y otras algo menos, como la posibilidad de conseguir un empleo.

La aplicación la podéis encontrar en If it were my home. Su funcionamiento es muy sencillo, seleccionamos dos países cualesquiera, y en el caso de que uno de ellos sea la antigua Hispania y el otro un país civilizado, nos echamos a llorar. No recomiendo a ningún desempleado probarlo con Canadá o la citada Alemania, para no caer en una profunda depresión. Eso si, hay que destacar la mala leche de la página pues en las lecturas recomendadas sobre el país germano, un alto porcentaje de ellas está dedicada al período Nazi, cuando uno de sus lemas era: El trabajo libera.


Si solo tuviera uno o dos meses menos de invierno sería el país perfecto

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.