Katie Price

¿Qué necesita una persona para hacerse famosa? ¿un premio nobel? ¿un oscar? ¿un pulitzer? ¿cuarenta nominaciones de los razzies (el equivalente de un goya)?

Todo eso puede ayudar pero lo que nunca falla es un buen par de tetas. Y para muestra un botón, o más bien dos botonazos, los de Katie Price aka Jordan aka "Hace un calor que te torras" (podeis hacer el chiste de que tiene un nombre por cada estado que abarcan sus senos, yo no lo haré)

Como la mayoria de las personas que enseñan hasta el carnet de conducir en cuanto ven un cheque con muchos ceros, esta británica de 28 años y medidas irreales, se encuadra en la categoria profesional de modelo, con esporádicas apariciones en cine, televisión y el plató del programa de Howard Stern. En los últimos años le ha dado por escribir, en un intento (seAsí me imagino a cierta bibliotecaria... podria decir exitoso a juzgar por el volumen de su obra) de borrar la imagen de chica frívola y descocada, nada mejor para ello que publicar tres autobiografias, por si a alguien no le queda claro en la primera que esos pechos no son suyos.

Hace unos años, para regocijo de sus fans y de alguna que otra mujer, alguien colgó en internet un video sexual en el que Katie disfrutaba de una noche de pasión con su novio?... bueno con un tio.

Tras verlo, lo único que puedo recomendarle es que se dedique a posar y olvide cualquier pretensión por hacer carrera en el cine porno (o eso o que cambie de novio y consolador) porque la chica es más estática que la carrera de Michael Jackson. Y es que hay veces que para mover dos tetas, hace falta dos carretas.


- ¿Urgencias? una mujer con una talla 120 de sujetador y escasa ropa se ha desvanecido inconsciente en la escalera.
- ¿Y que quiere?, ¿que le animemos?

Historias del chat (VII)

Muchos me han preguntado qué es lo que me motiva a entrar en el reino de los pajilleros, de los transexuales virtuales, de las jóvenes estafadoras y los tímidos románticos, ese lugar llamado chat. Desde luego no para ligar, aunque con más de una y de dos chicas que he conocido allí no me hubiera importado intercambiar ideas o mejor aún, echar un polvete; tampoco es mi intención divertirme con los comentarios ofensivos de todo quisqui, que se vierten en la pantalla amparados de un anonimato parcial, pues de ellos mismos no se pueden esconder.

Mi interés es puramente científico. Una de las ramas sociales que más me gusta es la antropología y nada mejor que una reunión de centenares de seres ociosos para poner en práctica las teorías aprendidas. Aunque nada de eso tiene que ver con lo que me pasó el otro día.

La de sexólogo, es una de esas profesiones soñada por todo joven sexualmente activo, junto con la de ginecólogo y actor porno. El Señor no me llamó por ese camino o mejor dicho, supe prematuramente que sólo las sexólogas con grandes dosis de morbo consiguen el éxito profesional; pero quedó latente en mi pensamiento, el poder dedicarme a escuchar los chismes sexuales del ciudadano medio y además cobrar por ello. Por eso, cuando una chica de nick... llamémosla "confundida18", me hizo un privado preguntándome si accedería a ayudarla con un problema de índole sexual, en lugar de cerrar la ventana y continuar viendo "Jenna loves Carmen", le di a la pausa y me dispuse a ayudarla. La chica se andó sin rodeos:

- ¿Es normal que un tío no se corra cuando hace el amor?

No era lo que yo esperaba y desde luego no era yo el más indicado para responder a ninguna pregunta sobre el tema (caí en la cuenta al terminar de leer su pregunta) En cualquier caso estaba claro que eso no era lo que más le inquietaba. Si de algo me ha servido ver todos los capítulos de "Al salir de clase" y "Rebelde" (Mia, te quiero) ha sido para entender al dedillo las relaciones entre adolescentes. Ya me olía que lo que a ella le inquietaba es que su reciente novio, hubiera plantado su semilla en otro tiesto privándola a ella del premio y otorgándole de paso, el premio a la cornuda de la semana. Tras algo de charla, me lo confirmó.

La verdad, no supe que decirle. De siempre en las películas, el ama de casa perspicaz notaba cuando su marido tenia una aventura fuera del matrimonio por la falta de apetito sexual del mismo, jamás dijeron nada de la cantidad de esperma del varón. Tras comentárselo, la joven quedó algo más aliviada, pero aún seguía extrañada de que no se corriera, pues en los dos meses que llevaban juntos, no había tenido ese problema. Tras darme las gracias se fue, a "soplar el cuerno" de su novio (los hay con suerte)

Lo que más me sorprendió no fue que una joven no acudiera, que se yo, a sus amigas, un centro de planificación familiar o a su tía enrollada (todo el mundo tiene una) en lugar de ir a un sitio impersonal lleno de seres anónimos; tampoco el que contara alegremente sus vergüenzas sexuales con profusión de detalles, lo que más me sorprendió fue que se había acostado con su pareja a los tres días de conocerle!!!!! Pero por favor, ¿a que chicas tengo que conocer para que me pase algo así? A mi en tres días lo más que llegan a hacerme es darme las buenas tardes...

No es lo que parece

Esta mañana me disponía a abandonar mi casa para ir a clase, cuando escuché un fuerte ruido que venia de mi terraza. Para el que no lo sepa, mi terraza tiene frontera con el patio de un colegio privado, lo que tiene grandes ventajas: no tengo palabras para describir lo que se siente al intentar dormir cuando trescientas gargantas prepúberes berrean a pocos metros.

A esas horas estaban los de 2º de ESO en el patio. Cuando salí a comprobar qué había pasado, me encontré apretujada contra la valla que delimita los dos espacios a una de las alumnas.

- ¿Qué quieres niña? -le pregunté.

Quería que le devolviera una pelota, que por error y la fuerza del bruto de la clase, había ido a chocar contra la pared de mi casa (que si llega a darle a la ventana me quedo con el balón y la cartera del niño como señal hasta que sus padres me pagaran el destrozo, no seria la primera vez que lo hago)

Se lo eché por encima de la valla, y se alejó algo enfadada sin darme las gracias siquiera. Me quede mirándola extrañado y entonces supe el motivo: era la profesora de baloncesto.

Quien sabe, igual pertenecía a una dimensión paralela donde los bajitos juegan a la NBA y los intelectuales al fútbol, porque el más bajo de la clase que tenia a su cargo le sacaba como mínimo una cabeza. A eso le llamo yo confianza en si misma y un enchufe de calidad.

Y es que ser profesor de Educación física es un chollo, el único objetivo de la clase es que los niños terminen lo suficientemente exhaustos como para que no den problemas al resto de profesores.

Además, nunca te vendrá un padre a quejarse porque su niño no corre los 100 metros en diez segundos o no salta el plinton... Bueno si, cuando yo era niño, una vez fue un padre a quejarse de que su hijo no era lo suficientemente rápido como para despistar a la policía. No se de que se quejaba, porque como comprobamos minutos más tarde, él tampoco lo era.

Estuve meditando si ir a pedirle disculpas, basadas en mi pobre vista a esas intempestivas horas, pero quien sabe qué poderes pueden tener los seres de su dimensión, así que desde la distancia le deseé suerte en la búsqueda del camino de vuelta a casa y me marché a clase, que ya era hora.

España en guerra

Primavera de 1975. Chuck Norris recorre las atestadas calles de Saigón buscando a su mujer nativa entre un mar de atemorizados vietnamitas del sur que huyen ante el avance imparable del Vietminh.
Unos se dirigen a casa de sus respectivas mujeres, amantes o simplemente al lupanar más cercano, por aquello de que si hay que palmarla, que sea a gusto; pero los más pragmáticos dirigen sus pasos a la embajada americana, que lleva varios días evacuando a todos los que pueden por medio de helicópteros, que posteriormente serán arrojados al mar desde la cubierta del USS Enterprise ante la falta de espacio. Así terminó la aventura asiática de los Estados Unidos, iniciada a principios de los 60 por el siempre querido John Fitzgerald Kennedy, con el envío de asesores militares para evitar que el débil gobierno de Vietnam del sur fuera engullido por las fauces de su vecino comunista.

Pero antes que ellos y de que los colonialistas gabachos se asentaran en el lugar, más chulos que nadie, anduvimos jodiendo la marrana por esas tierras de dios, nosotros: los españoles.

Todo el mundo sabe que hace tiempo, nosotros fuimos más papistas que el Papa; Nuestros misioneros eran como los boinas verdes del catolicismo, donde nadie quería ir, allá que iban ellos en busca de almas para la santa iglesia de Roma. Uno de esos lugares era la Cochinchina (la parte más meridional de Vietnam) Tras la "buena" acogida que habían tenido décadas atrás en Japón, decidieron probar suerte en esa zona en la que se decía que los chinos no eran iguales y por ello tal vez tuvieran más suerte.

Lo que pasó fue que los chinos de los cojones (de ahí lo de Cochinchina) no vieron con buenos ojos la opción de una religión que les prohibía hacer el amor fuera del matrimonio y les hicieron a los misioneros un corte de pelo a la altura del cogote.

Los franceses, que estaban al quite de todo, decidieron enviar una flota a la zona para garantizar que no les pasara lo mismo a su conciudadanos y así se lo hicieron saber al gobierno español de por entonces (1857 Isabel II de reinona) que no dudó en unir a la expedición francesa la flota hispana estacionada en Filipinas para castigar a los infieles amarillos (así de paso hacían algo más que tocarse los nudos marineros)

No fue hasta finales de Agosto del año siguiente, que arribó la expedición militar a las costas de la Cochinchina (nombre puesto por los franceses pues la zona ostentaba el exótico nombre de Reino de Annam) El principal objetivo, era conquistar la capital: Hué, pero no pudieron conseguirlo, cosa lógica pues Napoleón llevaba fuera de circulación bastante tiempo, por lo que decidieron avanzar por la baja Cochinchina, lo que les llevó a conquistar la ciudad de Saigón (Chuck Norris todavía no estaba allí) en Febrero de 1859.

Cien españoles y un puñado de franceses (800 más o menos) se quedaron en la ciudad, defendiéndola de innumerables cochinchinos (ya entonces eran un montón) cosa que hicieron durante seis meses, hasta que recibieron refuerzos de Francia.

Tres años después, los aliados lograron una decisiva victoria en Vin Lon, a orillas del Mekhong, poniendo fin al conflicto. Los franceses se quedaron con todo lo que pillaron: tierras, derechos comerciales, materias primas... y los españoles, únicamente reclamamos garantías de que el culto cristiano podría desarrollarse sin problemas en el lugar, pese a que nuestros soldados habían llevado el mayor peso de la campaña. Así nos ha ido a lo largo de la historia... Al menos nos queda el gusto de haber vencido allí donde los americanos fracasaron.

Para más información: Armaggedón la web de la guerra o la siempre útil wikipedia.

Juegoxxx II: Playboy The Mansion

El sexo puede ser un gran negocio. Uno de los primeros en poner en práctica esta afirmación (dejando de lado a los proxenetas) fue un anónimo empresario de Chicago, que un día comprendio que si la gente estaba tan desesperada como para pagar a alguien para que le enseñara las tetas (y lo que no lo son), aun más desesperados podrian estar para comprar una revista en la que ver de forma anónima y sin sentir una mirada de desprecio y/o lástima, los pechos de las mujeres más guapas que se dejaran fotografiar. El empresario, como todo hombre de 16 a 99 años sabe, es Hugh Hefner y la revista: Playboy.

Hugh no se detuvo en el papel y pronto creó un vasto (la liga feminista diria que basto) imperio comercial con todo tipo de productos y servicios: películas, canales de televisión, camisetas y merchandising vario con el logo del famoso conejito, páginas web... sólo le faltaba una cosa: un videojuego.

Así, a principios de 2005, Cyberlore Studios lanzó al mercado: Playboy the mansion. Lo que vendria a ser un simulador de Hugh Hefner a lo pobre (pues trincarse a las conejitas es imposible, de forma real al menos). Lo que si se puede hacer, de hecho es obligatorio pues en eso consiste el juego, es gestionar la mansión, mientras intentas sacar adelante la revista, contratando para ello fotógrafos, redactores, modelos, etc, a los que tendrás que tener contentos con interminables fiestas de todo tipo (como si el hecho de que les pagues no fuera suficiente como para que hagan su trabajo)
Tambien se puede confeccionar la portada del mes, siendo la puntuación recibida por la misma, directamente proporcional al grado de guarreria de la foto.

No podia faltar tampoco la posibilidad de enrollar a dos de las modelos (único motivo por el que los hombres compraron Los Sims) asi como el poder desfogar el furor sexual del digitalmente rejuvenecido Hugh con alguna de las conejitas que deambulan por las habitaciones de la casa en busca de la caja fuerte. Como no podia ser menos tratandose de un juego que ha salido para PS2, las escenas sexuales dan pena (algo así como el video porno de Britney Spears)

En definitiva, un juego para olvidar, sin chicha ni limona. Los amantes de la gestión pura no encontrarán un gran reto y los amantes del sexo no encontraran unos grandes pechos. Apto únicamente para fans acérrimos del conejito rampante.

Jan cogió su fusil

Lo que no consiguió 70 años de comunismo soviético, lo está logrando un pequeño programa informático llamado emule: que la riqueza (en este caso cultural) esté al alcance de todos los ciudadanos por igual (al menos de los que tienen ordenador y una conexión a Internet de alta velocidad) Así, de esta forma subversiva, llegó a mis manos la última entrega del leonés Jan y su superhombre patrio: Superlopez.

Empecé a leer las historias del único personaje que lleva bigote hoy día, desde el principio de la colección, en una de las múltiples recopilaciones que publicaba ediciones B en tapa dura. Tras sus aventuras con el supergrupo, la dictadura cabecicuba y patearse los panteones de las religiones politeístas más molonas, le perdí la pista al personaje con, posiblemente, el tebeo más desternillante de la historia: "La Gran Superproducción".

Con la llegada de la adolescencia y la quiebra de ediciones B, me olvidé por completo de los tebeos, para interesarme por otros dibujos algo más... estimulantes.

Cuando mis efervescentes hormonas comprendieron que su actividad era baldía, retomé el gusto por las historietas divertidas con gente vestida. Usando el emule me descargué (en los kioscos de aquí era imposible conseguir alguno) todos los números de Superlopez con la esperanza de pasar los buenos ratos de antaño; pero algo había cambiado. Jan parecía poseído por el espíritu de un sindicalista en paro, y no dudaba en lanzar su particular cruzada contra los residuos nucleares, el tráfico de armas o gran hermano.

Si ya de por si el tema de las armas se volvía demasiado reiterativo con la "trilogía" de Lady Araña, en "La feria de la muerte" (lo último de Superlópez) Jan vuelve otra vez a lo mismo de mano de unos extraterrestres que necesitan de las armas humanas para conquistarnos pues las suyas se derriten. Como subtrama (si es que se le puede llamar así) muestra la historia de una joven pareja antisistema, que quieren hacer vida en común. Su aparición se justifica porque dicha pareja se reune en el bar donde va a desayunar López. Uno se pregunta el motivo de la existencia de la sosa pareja, hasta que llega la página final y en un alarde de originalidad nos planta a los tortolitos, ya con un hijo de por medio (los hippies no pierden el tiempo), en otra manifestación a las que tanta afición tiene el autor, esta vez para pedir más trabajo.

Esperemos que ahora que el cine americano pone sus ojos e imita al cómic de su país, el cómic español (si es que existe) no se fije en el cine denuncia patrio para confeccionar sus historias, algo que nadie en su sano juicio debería hacer jamás (o que al menos hagan otras cosas coñe)

Para todo aquel que guste de las aventuras de de Superlopez y busque más información, puede visitar la mejor página en castellano sobre él: La página escarolitrópica gmnésica de Superlopez, o buscad en la wikipedia, que allí hay de todo.

Nota: Amigos del foro de la mencionada página de más arriba, ante todo me hubiera gustado que me avisarais de que se había comentado mi post en vuestro foro. Yo debería contestaros allí, pero como soy tan torpe que podría estar más de dos horas para citar las palabras de cualquier forero, lo hago aquí que me sale más rápido.

Tono y Tana me transmitieron la sensación de ser algo "alternativos". Querer tener una vida en común y lo que es peor, hijos!!! los hace un poco... cuando menos extraños. Tal vez yo me mueva en un ambiente de libertinos seres hedonistas, pero no conozco una sola persona menor de 30 años que sueñe con formar una familia. Por otra parte, en los medios de comunicación últimamente, al binomio "jóvenes y Barcelona" suele ir aparejado el vocablo "antisistema", de ahí el fallido juego de palabras. Tengo un defecto muy grande, y es presuponer que el que me lee piensa lo mismo que yo al leer las mismas palabras, prometo esforzarme más.

En cuanto a lo de la manifestación final... no se, yo simplemente vi una manifestación más, supongo también que no estoy acostumbrado a leer tebeos con mensaje, eso me pasa por tener como cómic de cabecera Bondage Fairies.

Otra más, con la pregunta retórica de si el cómic español existe, venia a referirme a que por lo que se ve en los kioscos y librerías, parece que no. Por supuesto me refiero a la existencia de publicaciones, lo de que haya un estilo propio español lo dejo para los entendidos, yo sólo soy alguien que leyó un tebeo de Superlopez que no le pareció gran cosa comparada con otras historias anteriores. Espero que haya quedado todo aclarado :)

PD: todo el cine español es a mi entender denuncia, pues habría que denunciar a todos los que hacen esas películas infumables.
Con la tecnología de Blogger.