Aquí hay mandanga de la buena

El otro día me encontré con mi vecina Conchita en la plaza alrededor de la cual se vertebra mi barrio. Este es un hecho común que se suele dar con frecuencia pues ella es de horarios fijos  y cuando quiero alegrarme la vista para enderezar un mal día, modifico los míos para propiciar el encuentro. Sin embargo en esta ocasión hubo un componente de novedad, más allá del intercambio de saludos, el disfrute de sus pechos y de su prieta retaguardia: a pocos pasos tras ella, trotaba "su Fausti", tal cual me lo presentó.

Lo primero que hice fue mirarlo en toda su extensión. Como mandaba la moda importada de los Estados Unidos imitada primero por las señoras solitarias y adineradas de la capital y más tarde por el vulgo, vestía un conjunto de dos piezas de tweed, tan inapropiado como hortera.

- Saluda a Moriarty, cariñito - le apremió mi vecina, a lo cual Fausti respondió presto levantando ligeramente una de sus extremidades.

Continué fijándome en él mientras giraba inquieto sobre si mismo buscando cualquier cosa que pudiera amenazar a su ama; y fue raro porque el busto de Conchita es de esos en los que centras la vista en él y ya no puedes apartar la mirada hasta que una merecida reprimenda o una bofetada te expulsan de ese nirvana visual.

- Le encontré hace una semana en la calle de mi madre - comenzó a contarme - Había caído un gran chaparrón y le vi en la acera, solo y mojado, al pobre. Total, que me dio pena y me lo llevé a casa. Ahora que llega el frío me viene muy bien por las noches, se tumba conmigo en la cama y no necesito calefacción.

Se echó a reír y Fausti, que se había mantenido al margen mientras conversábamos, fingiendo estar interesado en una mariposa que revoloteaba por los alrededores, se acercó a ella en busca de cariño.

- ¿No es mono mi cosita peluda? - preguntó Conchita sin esperar respuesta mientras le acariciaba tras las orejas.

No era la primera vez que me describía una historia parecida. Al final siempre terminaba dejándoles en una gasolinera, en el centro comercial o cediéndolos a una caritativa amiga para que se ocupara de ellos.

En el barrio todo el mundo sabía que Conchita jamás sentaría la cabeza con ninguno de esos chavales que la obnubilaban con su encanto personal y sus abdominales marcados, hasta que no superara la ruptura con el que fue su gran amor, y dejara su afición al sadomaso.

Me abstuve de decírselo. Me deleité con su escote unos segundos y continué mi camino.

Desde la ventana de la cocina de Conchita, su gato contemplaba la escena, sabedor de que el único rey de esa casa seguiría siendo él.


* Lo del título forma parte de un experimento sociológico para ver cómo de interesada está la gente en que le den mandanga de la buena. Solo recordaros que mi correo está por aquí, en alguna parte. Y si no, mirad en mi perfil.

7 comentarios:

  1. Jajaja, tu experimento a sido un éxito sobre mi humilde persona...aunque claro, talibán como soy de la serie que repiten una y otra vez en "Factoria de Ficción" (FDF para los hipsters...o los jipis...ya no sé) ver el título del post y picar es todo uno.
    Recomiendo para proximas entradas titulos como "Merengue merengue" o "Fernando Esteso me chupó un pezón" y auguro un colapso en en el contador de visitas, o al menos en este que es su admirador, un esclavo, un amigo, un siervo!!! (Lopez Vazquez mode)

    Un abrazo y recuerdos a Conchita!!!
    Tortlon (gañan a tiempo parcial)

    ResponderEliminar
  2. Jajaja. Yo voy a empezar a poner títulos así, en plan "os voy a enseñar una teta" para aumentar las visitas a lo bruto. Es competencia desleal pero esto es la guerra, oye. Jajajaja.

    Esperemos que Conchita entienda pronto que el gato siempre será el rey de la casa. Es más fácil cuando uno por fin lo asume.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. jajajaj Sr. Moriarti, si parece estar ud. necesitado de cariño, si.
    Conste en acta que paso por aquí a menudo independientemente del título, pero claro, a una oferta de "mandanga de la buena" es difícil resistirse.
    Venga, prometo comentar más a menudo, no sea que me esté perdiendo algo bueno por timidez! :-D

    ResponderEliminar
  4. Jajaja lo tendré en cuenta para futuros posts Tortlon. Especialmente el de "Fernando Esteso me chupó un pezón", que es autobiográfico. Paradójicamente, va ganando en visitas el post ¿Qúé leer?, lo que me lleva a deducir con orgullo que los que me leeis sois gente culta, algo que por otra parte ya sabía. Aunque si hubiera alguna sátira suelta por aquí, tampoco me quejaría.
    Un abrazo enorme!

    Jajaja bueno Álter, a ti no te hace falta recurrir a semejantes trucos porque tus posts son muy interesantes, no como los míos que no valen ni para rellenar la sección de contactos de La Razón. Lo de los gatos es cierto. Yo en mi próxima vida, si no puedo ser millonario con problemas de adicción al sexo, quiero ser gato, que es lo que más se le acerca.
    Besos guapa!!

    No sabe usted bien lo necesitado que estoy señorita Patricia jajaja Me alegro de que sigas viniendo por aquí :) Tus comentarios serán siempre bien recibidos. Que no sea por timidez. Aún tengo en mi memoria tus (.)(.) Hay confianza :)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. Sumándome al comentaro de mister Tortlon. Yo es leer mandanga, acordarme del Fary y pasarme la tarde tarareando quentré en una discoteca y que era tímido y me asusté... menudo melocotonazo.
    Súmele "alto, mascagomas, yeyé" al título de entrada. Esa es mi aportación.

    besos y a seguir mirándole el canalillo a Conchita, que de algo hay que morir.

    ResponderEliminar
  6. Total... que Conchita llevaba un perro o un noviete-follamigo-frungidor a tiempo parcial?? No lo pillo. Y como no puedo verle las tetas no se me disipan las dudas. En fin, espero saber un poco más de la historia, con el título que sea.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja apuntado queda Fle tu propuesta de título para un futuro post :) Seguiré mirando a Conchita si, aunque ahora llega el invierno de mi descontento porque todo el mundo se tapa como una monja en el zoco de Marrakech.
    Besos guapa!!

    Conchita llevaba ambas cosas, Naar. La clave está en su afición al sadomaso y a cierta práctica asociada que... bueno, esto mejor contarlo cuando caiga la noche ;)
    Besos guapa!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.