Somebody save me

Si en algo es especialista TVE, aparte de en acumular deudas, es en cargarse series de éxito internacional. Ya lo hicieron con "Perdidos", cambiandola de horario, de día de emisión y repitiendola a los pocos días de finalizar la temporada, y ahora lo están haciendo con "Smallville".
Al principio no me gustó ese tinte de Expediente X con la que la habian barnizado los productores, ni tampoco los personajes que se habían sacado de la manga, como el padre de Lex Luthor o Chloe, que desconozco si forman parte de la historia del hombre de acero, pues todo lo que sé sobre él, lo aprendí de las películas y de los vagos recuerdos que atesoro de "Superboy", en el que aparecia ese idolo de juventud: Bizarro, el Superman que Picasso hubiera querido dibujar.
A medida que se sucedían los capítulos y la audiencia bajaba, decidieron introducir personajes clásicos, como Lois Lane o Perry white, pero el oportunismo se veia a kilómetros. Aún así me enganche a la serie y a la posterior trama de "Buscar objetos por todo el mundo", los cuales había esparcido Yorel, el cabrito padre de Superman (cómo nos engaño Marlon Brando con esa cara de pan que sólo transmitia bondad)
Los personajes iniciales no tenian el suficiente gancho, empezando por el afroamigo de Clark, metido con calzador para cumplir la cuota étnica y que no tardó en ser despedido al comprobar que los afroamericanos no seguian la serie.
Otro personaje curioso es Chloe, la amiga cotilla, tengo curiosidad por ver cómo se la quitaran de en medio, a ella y a Lionel Luthor.
La serie mejoró pese a la moralina redneck que desprendia el guión, del tipo: tienes que llegar virgen al matrimonio a toda costa. Así salió luego Clark de mayor...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.