Mr Roboto vs el sistema postal

Me las prometía muy felices como finalista del concurso que mencioné en posts anteriores. Ya me veia rodeado de más libros de los que puedo leer en un año, bañado en cultura, alabado por mis congeneres.... bueno esto último quizás no, pero si que esperaba recibir el premio. Las alarmas se dispararon cuando me dijeron que para ello, deberia enviar por correo ciertos documentos por los cuales, les cederia los derechos de mi "trabajo".
En alguna ocasión he criticado la ineptitud del cartero de mi barrio, al que no se le puede atribuir siquiera la intención de hacer bien su trabajo. Hace más de tres meses (el tiempo que lleva dicha persona en el puesto) que no recibo una sola misiva en mi domicilio, ni siquiera las facturas!!! lo cual al principio pensaba que me eximia de pagarlas, quitandome esa idea de la cabeza, la pareja de la guardia civil que se personó ayer en mi domicilio por un impago que no viene a cuento ahora.
Bueno, pensé, una manzana podrida no hace un cesto de idems. Estaba equivocadoo
No sé cómo estarán instalados en otras ciudades, pero aquí encontrar un buzón de correos es como hallar las fuentes del Nilo, una empresa apta únicamente para los ingleses. Así que no me quedó más remedio que pedir ayuda a uno de ellos (se les reconoce por llevar chanclas con calcetines, no importa la época del año) confié en que me indicara el camino hacia la "amarilla torre de comunicaciones de cartas" (todo eso por no saber decir buzón en inglés).
Muy amablemente, se ofreció a acompañarme. Una vez allí, y tras echar la carta, le dí las gracias. De nuevo la alegría me invadia, la vida me sonreia y pensaba en invitar al guiri a un vaso de sangria, pero entonces, tuvo que abrir la boca.
- La carta no será urgente ¿verdad? - preguntó algo avergonzado - es que el cartero suele pasar a recogerlas una vez al mes y lo hizo ayer.
Se me cayó el alma y la quijada inferior cual dibujo manga, a los pies. Tan mal me vio el pobre hombre que trató de consolarme diciendome que podria recuperar el sobre. Yo no veia como, pues yacia entre un monton de ellos dentro del buzón. Ni corto ni perezoso, abrió la puerta del buzón y buceando entre las 3 cartas que habia, fue a dar con la mía.
No quise correr más riesgos y me fuí directamente a correos, donde entregué el sobre en mano a un amargado funcionario (quien sabe si por la inestabilidad laboral propia de estos tiempos o por el estres del puesto).
Ya nada podía salir mal. Y estaba empezando a creermelo, cuando, oh sorpresa, el cartero por fín trajo una carta: la mia. Por lo visto con un sello no era suficiente.
En el camino de vuelta de correos, tras empapelar el sobre con bonitos sellos con la efigie de un cerdo manchego (sin indirectas ningunas) fui cavilando que es posible que tantos problemas no sea más que parte de un elaborado plan para obligarnos a usar la mensajeria privada. El ver como un cartero hacia un descanso en su ronda para comprar unos plátanos, me sacó de dudas.

6 comentarios:

  1. Pasaría horas y horas leyéndote, y no es una exageración.
    Fascinante relato, como siempre.

    Así ¿no entraste pues a tiempo la documentación?
    ¿no se puede hacer nada para pedir 'revisión de carta'?

    ResponderEliminar
  2. Los funcionarios,buff, vaya lacra!!!
    Yo por mi trabajo tengo que ir de vez en cuando a Hacienda,a la seguridad social,o a la Xunta de Galicia, y me pongo de los nervios viendo como hablan por telefono y se rien jijiji,o se piran a tomar cafe con una cola de doce personas esperando tras su mostrador.

    ResponderEliminar
  3. Gracias monologuista, eres un sol!!!
    Al final lo que hice fue enviar un mail explicandoles las circunstancias, pues tenia que enviar dicha carta en un plazo de cuatro dias, y con la tonteria perdi 3 :( Asi que nada, lo único que me queda es esperar a ver si hay suerte.
    Bueno sett, los funcionarios tienen tela, jamás he visto gente que vaya con tan pocas ganas a trabajar (al menos los que yo conozco) si precisamente tendrian que vivir despreocupados...
    Lo de largarse a tomar cafe con gente esperando, es un clásico. Deberian hacer examenes o algun tipo de prueba para echar a los que no hacen ni el huevo.

    ResponderEliminar
  4. Ten en cuenta que los plátanos tienen mucho potasio, sobre todo si son de Canarias :p (Povedilla dixit).

    Respecto al cabrón que no te lleva las cartas, la solución es fácil, pinchale las ruedas del coche/moto.(:

    PD: MAILPOST (creo)

    ResponderEliminar
  5. Thank you hoeman :) si veo al cartero seguire tu consejo, porque esa es otra, solo lo he visto de lejos, nunca se ha acercado siquiera a mi casa y claro cuando voy a hablar con el, huye cobardemente.

    PD: povedilla es un crack jajajajaj

    ResponderEliminar
  6. Hala, Hoeman, qué drástico, jajajaa
    Los empleados de correos de mi pueblo están muuuuyy estresados...

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.