Yo y el mundo: Aquel personaje desconocido...

Mario tiene a wario, coca cola a pepsi, los caballeros del zodiaco a los caballeros negros y Emilio Aragón, a Enrique Simón, aunque durante poco tiempo.

Los más viejos del lugar puede que recuerden a este actor español, la verdad es que yo mismo me habia olvidado de su extraña cara, por ello, cuando vino a mi cabeza su nombre mientras hacia cola en el supermercado, corri a casa a buscar en la wikipedia.

Al ver su rostro, afloraron recuerdos largamente enterrados de mi infancia, en las que un hombre moreno de pelo encrespado y agradable voz... la verdad es que mucho no afloraron, lo suficiente para recordar que se ganaba el pan en las tardes de la televisión pública, allá cuando Alaska todavia tenia pelo.

Con la llegada de las televisiones privadas, su carrera se vio ligada a Antena 3, donde presentó diversos programas, como Supermarket, del cual unicamente recuerdo que la gente corria por los pasillos intentando llenar el carro de la compra lo máximo posible (como un sabado mañana en un Carrefour cualquiera)

Fue en esta cadena, donde se emitió su canto del cisne "Tres hijos para mi solo" donde encarnaba a un padre soltero, con tres hijos a su cargo. La serie se estrenó en 1995, casi al mismo tiempo que Médico de Familia, la lacrimógena (y vergonzosa en retrospectiva) serie de Milikito, que le encumbró como el rey de los jóvenes cristianos.

El productor de la serie de Enrique Simón, denunció a la productora de Aragón por plagio, pese a que todo hacia pensar que los que habian plagiado habian sido ellos, ya que no existia una contraparte para el señor Manolo y el Rulas, auténticos artifices del éxito de Médico de familia. Quizás por ello, perdió el juicio y el respeto de la audiencia, que dio la espalda al proyecto. Un mes y medio despues de su estreno, fue retirada y Simón se dirigió apesadumbrado a la cola del paro.

El teatro, cual parlamento europeo, fue el retiro al que se vió abocado, toda vez que su etapa en televisión se habia cerrado. Quiza para recuperar una brizna de la fama de antaño o tener algo que contarle a sus nietos, encabezó la plataforma de actores "Cultura contra la guerra", que en 2003, puesto que no llenaban teatros ni salas de cine y disponian de tiempo libre, salieron a la calle para que se les viera.

Al ver su cara de cordero degollado, su sonrisa piadosa y su mirada triste, yo me pregunto: ¿Es que nadie tiene un papelito para Enrique Simón? Aunque sea de figurante...
Con la tecnología de Blogger.