Un post sobre la guerra civil que no va a gustar a nadie


Es broma. Para hablar de la guerra civil estoy yo. Si estáis interesados os esperáis unos meses y ya vivís el remake en vuestras carnes, pero mientras llega tan aciago momento, hablemos de lo que de verdad importa: Ligar.

La última frontera. Estos son los viajes del Dr. Moriarty en una misión que durará toda la vida, dedicada a la exploración de entes femeninos desconocidos, al descubrimiento de nuevas formas de decir "voy a mojar el churro en tu taza de chocolate" sin que suene muy depravado, hasta alcanzar agujeros que solo unos pocos afortunados han podido horadar.

Y uno de los métodos para ello es buscar por Internet, ya que el gobierno ha prohibido el botellón, las copas en el Skorpion se han puesto prohibitivas para el ciudadano medio y que en invierno hace frío en la calle y en verano calor. Si se puede hacer en casa todo, pues mejor. Menos ir al baño que eso es mucho mejor hacerlo en terra incognita o mejor: tierra conquistada.

Antes de ir en serio y subir mis datos personales y mi foto a cualquier sitio que me prometa una excitante vida de noches locas y mañanas de arrepentimiento, me gusta ver qué clase de gente pulula por allí. No sería la primera vez que una web de contactos crea perfiles falsos con fotos de personas inocentes que no saben que un malvado hacker de Shanghái pirateó sus ordenadores y les robó hasta las fotos de la comunión. Pese a ello, en lo primero que me fijo suele ser en las fotos y paso bastante de lo que escriben los usuarios para definirse. Qué listo, estaréis pensando, pues como todo el mundo. Pero es que vosotros no deberíais ser así porque sois buenas personas, no como yo, que llevo media hora esnifando un rotulador rojo.

Las fotos se usan para destacar sobre el mar de carne en el que un usuario se zambulle en cuanto termina de rellenar su perfil inventándose cosas como que le gustan los gatos, imprescindible si quieres que las mujeres de más de 30 años se fijen en ti, o que eres muy asertivo, procrastinador, trabajador en equipo, comunicativo, etc y que tanto te valen para buscar chochete en Parla como trabajo de Lead Manager en Linkedin. Por cierto, a ver si me validáis la habilidad de cunnilingus.

Aunque a veces simplemente se coge la primera foto en la que uno se ve respetable y se obvia el marketing carnal, con nefastos resultados a menos que seas un efebo o una hetaira. Esta ligereza a la hora de elegir la que será nuestra imagen ante el mundo no tiene en cuenta el impacto que tiene la misma en el público al que van dirigidas: los hombres, que suelen encuadrarlas en distintas categorías y reaccionan ante ellas de distinta forma como pasaré a enumerar a continuación. Lo mismo se podría decir del lado masculino pero hasta ahora nunca me ha dado por buscar compañía en dicha sección. Me doy hasta 2017 para que una chica me haga caso y si no... a ver si al otro lado hay más suerte.

Obviaré los ejemplos gráficos porque no soy tan mala persona como se pueda inferir de este post, aunque principalmente lo que me echa para atrás es la posibilidad de enfrentarme a una demanda, previa detención por parte de la policía nacional. Bien por la labor preventiva de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Comenzamos por un tipo de fotos más común de redes sociales que de webs de contactos, aunque la función de las RRSS sea básicamente esa y por eso la incluyo:

Jack el destripador: por partes. Las chicas que se encuadran en este apartado muestran los ojos, la sonrisa o el pelo, pero solo eso. Curiosamente nunca las tetas o el culo. ¿Por qué si sería lo más efectivo? ¿Está bien admirar un ojo pero no un pecho, o sentirse atraído por una enigmática sonrisa pero no por las redondeces serenas de una nalga? ¿No quieres que el chico se fije solo en eso y no repare en tus otras muchas cualidades? Malas noticias: nadie repara en un ojo, a menos que tenga puesto una lentilla de los Thundercats, en ese caso, sí, aunque dudo mucho que te gustara el tipo de hombre que se fijaría en eso.

Está más que claro que cuando solo se muestra una parte de la anatomía es porque se oculta el resto, y ¿por qué se oculta el resto? El pavo real expande su multicolorida cola para que la hembra no se fije en el pico palomo que se gasta el animal, el león ruge para enmascarar que es más vago que un ministro de agricultura y el pingüino... bastante tiene con lo suyo. Estas fotos son carne de fetichistas (nunca mejor dicho), que no dudan en coleccionar citas esperando encontrarse con los pies de Bo Derek (eso sí que eran dedos) aunque terminan por chupar el empeine del yeti, porque el fetichista puede ser raro pero tiene necesidades que cubrir.

La fantasma de la Ópera: si de una cosa podemos estar seguros al ver una foto de categoría Jack el destripador es de que al menos esa parte del cuerpo que vemos es bonita, sin embargo ¿qué ocurre cuando nos topamos con un perfil presidido por un dibujo de Betty Boop, un dibujo de una luna y unos duendecillos o un croissant? No hace falta ser familiar de Perry Mason para saber que nos encontramos ante una persona poco agraciada físicamente. Moriarty, estaréis diciendo mientras dais saltitos con los que sortear ese muro infranqueable de tetas que me separa de vosotros, para que note vuestra presencia: ¿y no puede ser que simplemente sean celosas de su intimidad? En ese momento os miraré, sonreiré y diré: No.

Este tipo de fotos solo atrae a ludópatas en potencia que se juegan a un pálpito a que detrás de ese primer plano de Ana de las tejas verdes se encuentra una universitaria pelirroja, cuyo exuberante físico influye tanto en sus relaciones que busca alguien que se sienta atraído por su intelecto. Qué decir... a veces toca, pero hay que jugar mucho. Vuestra primera cita será en el bingo y si le traes suerte te querrá llevar a las carreras de galgos. La buena noticia es que aunque no seas (inserte aquí el nombre de su pelirroja tetona de referencia), si le haces ganar unos cuantos euros, seguirá queriendo salir contigo.

Siguiente categoría.

Es complicado: por increíble que parezca, hay chicas que suben fotos en las que salen acompañadas de un hombre. La identidad del mismo es desconocida: podría ser su padre, su hermano, su amigo gay al que le cuenta todas las confidencias como cuando Jessi se bebió un bote de Perlán pensando que era semen de caballo (a mi no me miréis, esto me lo han contado) y tuvo que estar aguantándole el pelo dos horas mientras vomitaba, podría ser también el cartero o el tipo aquel que salía en Youtube bailando por todo el mundo, pero la mente desconfiada de un tío lo primero que pensará es que se trata de su novio. Si bien en un primer momento la idea de hacer un trío asaltará la conciencia malsana de cualquier ente masculino que se precie, el contemplar un par de segundos la cara del maromo hará que huyamos despavoridos. Ojo que los hay que se lo toman como una competición, estilo: A ver si a esta me la follo sin que se entere el novio. Lo malo es que se suele enterar y te suelen llamar a primera hora de la mañana, que jode más, para amenazarte de muerte y advertirte de que no te acerques más a ella o te cortarán los testículos, que digo yo que si ya avisas que vas a matar alguien, dejarle nenuco, como diría el sabio, es lo de menos, pero ya se sabe que los cornudos son gente muy inestable. Además ella no me dijo que estaba casada.

Libertinos y gente amoral acudirán como la miel a las moscas. Puede que incluso algún psicópata que pretenda hacerse amigo vuestro para una oscura noche sin luna, en una cabaña en mitad de la montaña a donde habréis ido a pasar las vacaciones de verano... A ver, esto no es gratis, si queréis saber cómo sigue dejad un mensaje en los comentarios y por un módico precio os cuento el final. Es sorprendente. Solo digo eso.

Soy contorsionista del Circo del Sol: Soy muy mal pensado, o mejor dicho, siempre pienso en lo mismo, y si los habitantes de Matrix veían la realidad como una sucesión de código informático chorreando ante sus ojos, yo lo veo como la búsqueda incansable por echar un polvo. Los marxistas desarrollaron la teoría del materialismo histórico y a mí me dio por las histoxología, materia que estudia el proceso civilizatorio como la lucha de los seres humanos por el control de los medios de fornicación. Pero no es este el lugar para hablar de ello. Ya me llamarán de alguna universidad y os avisaré para que vengáis a verme.

Venía a decir, que cuando veo la foto de una chica con una pierna mirando a Sabiñánigo (me niego a nombrar a Cuenca nunca jamás) y la otra a los Andes, a menos que la chica esté buscando trabajo como contorsionista del Circo Prize o un puesto de gimnasta en la selección española, lo que me da a entender es que tiene tanta flexibilidad que... No hay manera educada de decir que te la podrás follar y esconderla bajo el sofá cama después, así que no lo diré. Aunque es lo que está pensando tu novio ahora mismo. Mírale, si te sonríe es que está pensando hacer lo mismo contigo esta noche.

Las locas del coño también tenemos derecho: antes de que se me critique por usar dicho término, para algunos ofensivo, he de comentar que la primera loca del coño que hay soy yo, y si no me creéis preguntadle a alguna de mis ex, menos a la última, que es imaginaria. Aparecen en sus instantáneas con cara de pocos amigos tirándole un bocado a un peluche, con miradas inquisitivas que traspasan las fronteras del tiempo y del espacio hasta alcanzar tus recuerdos y tus correrías pasadas, acusándote con el dedo índice extendido de haberle dejado el baño hecho un cristo al afeitarte... Casi te puedes imaginar las discusiones que tendrás con ella en el primer encuentro por haber escogido un restaurante con camareras demasiado pechugonas o por preguntarle por qué no le gustan los vestidos. Al final es como todo, dependiendo del canalillo que se muestre pues se le da una oportunidad o se cierra la web rápidamente y se le prende fuego al portátil antes de que se le envíe un mensaje para quedar por error.

Hay valientes que entablan contactos con estas chicas: los llamamos héroes. No se ha vuelto a saber nada de ninguno de ellos.

La hija de Willy Fog: retratos frente a los monumentos más característicos de la geografía mundial completan esta categoría. Ya sea la Torre Eiffel, el Taj Mahal, una cabina del West End en la que vive un mendigo o la casa donde la Nati se cayó, rompiéndose la cadera que fue reemplazada por una nueva de titanio por la cual pasó a llamarse desde ese día: Naticop, cualquier lugar es bueno para demostrar que se estuvo allí y que si te interesas en ella, a más sitios que la tendrás que acompañar. No digo que la tendrás que llevar porque por suerte estamos en el siglo XXI y ellas pagan también. A mi me gusta que me inviten a cosas porque es lo más cerca de sentirme un gigoló que llegaré a estar. No sé, era un pensamiento que quería compartir con vosotros. La sociedad moderna ha engendrado la subcultura de los Adoradores de Ryanair, rama escindida de los modernos, apasionada por inmortalizar en su cámara Réflex momentos que de otra forma debería almacenar en esa ineficiente memoria llamada cerebro. Como son legión, las hijas de Willy Fog no suelen tener problemas para encontrar rápidamente compañero de viaje. Es una estrategia ganadora si tienes una tarjeta Travel Club.

Manolita Gafotas: apostaría mi mano incorrupta a que en el 60% de los retratos de chicas con gafas, estas no están graduadas, si es que alguna tiene cristales. Las gafas son sexys: las llevan las profesoras cachondas, las psicólogas cachondas (valga la redundancia), las doctoras cachondas, las torneras fresadoras cachondas... Eso sí, si luego en la primera cita apareces sin ellas quedarás como la reina del erotopostureo, término que viene a sustituir a "Calientapollismo", zafio, grosero y dudo que exista siquiera. No lo uséis. Erotopostureo es mejor, que se lo comentas a Noam Chomsky y fijo que lo mete en su próximo estudio sobre lingüística. Para concluir, se dice que en el pórtico de la Escuela Estoica de Lexos se podía leer: Gafas, hasta para follar. Con eso lo digo todo.

Quiero rabo pero me disgusta el patriarcado: fotos de chicas que parecen chicos. Aparecen sin maquillar, sin peinarse, de cualquier manera, de forma natural, como debe ser. Miran con horror a la cámara intuyendo al otro lado un cíclope que les devuelve la mirada e intimidan a los hombres que cuando las ven piensan que van a acudir al dentista o una inspección de hacienda. Curiosamente luego en la cama son unas fierBueno, que muy bien todo. Sí.

María Antonieta: en sus fotos sale todo su cuerpo menos su cabeza. La razón está clara, aunque curiosamente su figura tampoco suele ser nada del otro mundo como para llamar la atención y tragar con todo y que no te importe una po po po po po po po po poker face. Amantes del misterio acudirán a la llamada. Y si la María Antonieta en cuestión decide quedar con uno de ellos, será fácil reconocerlo en una plaza abarrotada: será el que lleve una camiseta con la faz de Enrique de Vicente.

Aquí mi fusil, aquí mi pistola: una teta pega tiros, la otra consuela. Escotes vertiginosos en cuyas profundidades moran dioses primigenios que no pueden ser nombrados. Sinónimo de chicas marchosas sin miedo a nada. Reciben tantas solicitudes de amistad que sus perfiles suelen ser gestionados por el community manager del Alcampo, que se pasa las noches dando falsas esperanzas a los pobres pretendientes. Al estar tan solicitadas solo se postulan los creídos que piensan que su bello rostro, capaz de enamorar a una tronista de MYHYV, hará caer rendida a sus pies al par de melones de la foto.

Morritos Martin: a ver, los morritos solo valen para una cosa y como me da vergüenza decirlo directamente, dejadme que os cuente una historia:

Corría el año del señor 1055 y Lady Lorena esperaba ansiosa la llegada de su recién estrenado marido Godofredo de Guillón. Lo de recién estrenado era una licencia poética, en cierta forma acertada, pues a pocas horas de haber contraído nupcias con él, este había recibido la llamada del Papa Carlotti X para partir a las cruzadas, a la lejana Palestina a combatir al sarraceno y al infiel. Y para que ella no le fuera ídem, el último gesto de casados con que la había obsequiado Godofredo había sido llamar al herrero local para que le forjara un cinturón de castidad.

Tres años pasaron y Lady Lorena moría por el regreso de su amado y por liberarse del cinturón de hierro, tiempo ha oxidado, todo sea dicho. Pasaba las noches en vela contando los días que quedaban para reencontrarse con Godofredo y sus recios brazos, mas un lóbrego pensamiento la carcomía, ¿y si había conocido a alguna de esas orientales cuyas artes amatorias eran tan famosas que incluso habían traspasado las fronteras de la cristiandad hasta ir a parar a sus castos oídos y ya no la encontraba atractiva?

Una mañana de agosto, un emisario apareció a las puertas del castillo con buenas nuevas, Lord de Guillón se encontraba en el reino y en pocas jornadas alcanzaría su destino. A medio camino entre la alegría y la angustia corrió en busca de consejo encontrándolo en una vieja anciana que se escondía en las cocinas desde tiempos de Sisebuto el Magno, mucho tiempo, en román paladino. Esta, ante las súplicas de la joven esposa por algún secreto que volviera loco a su amante, se limitó a mirarla a los ojos fijamente y tras unos segundos meditando sus palabras le dijo: Toca la flauta, volviendo al instante a sus quehaceres, que la verdad es que nadie sabía muy bien qué hacía allí, pero esa es otra historia.

Tres días después del mensajero llegó su Godofredo resplandeciente en su armadura de alabastro y con tanto pelo en la cara que parecía un ewok a caballo, si es que Lady Lorena hubiera tenido esa referencia cultural, que va a ser que no. Digamos que parecía un oso a caballo, que no tiene el mismo impacto visual porque eso en Rusia es muy común.

Tras el reencuentro y el banquete de rigor llegó la noche. Godofredo se tumbó en el lecho nupcial apenas estrenado y se quedó mirando fijamente a su amada. Esta, recordando las palabras de la anciana, contempló la espada amorosa de su esposo y tocó un solo de flauta, dos de clarinete, un par de canciones de Gerry Rafferty y el concierto para viola nº 12 de Brahms, que todo sea dicho, ella ya dominaba de mucho antes de casarse. Había rumores en la corte...

Al día siguiente se encontró a Godofredo muerto en la cama y muy sonriente, lo cual salvó a Lady Lorena de la hoguera y la convirtió en la regente del condado, el cual gobernó con mano de hierro castigando a todos los hombres que le pedían a sus mujeres que les tocara la flauta, porque eso es algo que tiene que salir de una misma y si quieren que se la chupen y tú no pues que se vaya de putas que para algo están.

En realidad la historia termina con "y fueron perdices y se comieron felices" pero ¿para qué incluir un final feliz cuando puedes añadir una pizca más de intolerancia y ofensa a un relato?

La tigresa de Oriente: si os soy sincero, no recuerdo a qué me refería cuando apunté esto.
Durante el proceso de reescritura debería haberlo eliminado pero lo he dejado para recordarme que soy mortal y falible.

La fotógrafa accidental: fotos desenfocadas en las que aparece cortada su figura, con mal encuadre, denota poco interés en su aspecto, lo cual en un escaparate donde básicamente es lo único que uno puede ofrecer hace que nadie se fije en ellas, excepto los comerciales de CCC, que por si no lo sabéis, son gente muy aburrida. Que oye, cada uno busca lo que le gusta... . Además el desenfoque puede obedecer a una técnica de ocultamiento como echar vaselina en el objetivo de lo que podría inferirse cierta falta de amor propio, que es para un hombre como la sangre en el agua para los tiburones. Tenemos un sexto sentido y demasiada poca vergüenza como para no acudir raudos al consuelo de una pobre dama que no se valora lo suficiente para ofrecerles nuestro apoya. El caso es que muchas caen en esas trampas sentimentales y claro, ahí están Ella baila sola y Alex Ubago cantando penas basadas en esas historias. Que siguen cantando, ¿eh? Hace poco les detuvieron en México. Esto lo cuento para alegrar el tono del post.

Catwoman: junto a ella aparece su querida mascota: un gato. Curiosamente pocas se fotografían junto a sus perros. Lo malo es que querrá más a su gato que a ti. Es un hecho. Los hombres con miedo al compromiso encontrarán un alivio en esto.

Sor Citroën: chicas que se avergüenzan de hacerse fotos. Deben recurrir a la intimidad de su vehículo para retratarse de forma anónima sin que nadie pueda decirle lo patéticas que son por hacerse una foto para una web de contactos, cosa que está muy mal, desde ya lo digo. Deberían cambiar de compañías. Yo por eso cuando voy por la calle me voy fijando en los coches a ver si en el interior me encuentro con una de estas mujeres y podemos saltarnos al intermediario digital. Nunca se ha dado el caso, pero mientras tanto continuaré mirando.

Mención especial a un caso curioso que me encontré en el transcurso de mi investigación y que me lleva a pensar que los contactos femeninos de muchas páginas o al menos una gran cantidad de ellos son más falsos que un duro de madera. Se trata, ni más ni menos, que del Misterioso caso de las chicas que bebían la misma cantidad de vino, en la misma postura y en el mismo lugar, compartiendo además edad, gustos y criterios de búsqueda similares, con un denominador común: nunca se les ve la cara... Iker Jimenez con esto monta dos especiales y una tv movie.

Y aún quedarían muchas categorías más, pues como te dicen los colegas cuando tu novia te deja por otro al que conoció mientras aún estaba contigo y quedaban a tus espaldas para... pues eso: el mar está lleno de peces y pocos tienen un fotógrafo profesional que las saque monas.



P.D.: Me gustan los gatos.
P.D. 2: Las mujeres de más de 30 me gustan aún más.
P.D. 3: Este post fue inspirado por Gordi, musa de la Tetasfera.
P.D. 4: Si alguien tiene pensado venir a buscarme para darme una paliza, que sepa que estaré fuera toda la semana y no me encontraréis: ¡¡pringaos!! Si queréis venir a darme un beso o un recital de música de viento, pues estaré en Santander, por DM pasaré la dirección.
P.D. 5: Para que no se diga, la foto que tengo puesta en el blog podría encuadrarse en casi todas las categorías mencionadas.
P.D. 6: A ver, que si viniste aquí muy interesado sobre lo que tengo que decir sobre "el alzamiento" pues me invitas a cenar y yo te cuento lo que quieras.
P.D. 7: El rotulador ya no huele a nada.
P.D. 8: Voy a mirar a ver en cuánto está el récord de postdatas en un post.
P.D. 9: No he podido encontrar el dato, pero me parece bonito batir un récord así que vamos a por ello. Como no conozco otros casos, pues hasta donde llegue y si alguna vez en vuestras andanzas por la red encontráis un post con más postdatas, venís y me lo decís, que nunca me decís nada.
P.D. 10: Los defensores de las tildes no sé qué les veis. He estado releyendo el texto y parecía que iban a salirse de la pantalla y clavarse en mis pupilas.
P.D. 11: Este post debería haberse publicado hace diez días, así que ya volví de por allí. No vayáis gritando por el Sardinero mi nombre a ver si respondo porque ya estoy de vuelta en... aquí.
P.D. 12: Oye, a 12 que hemos llegado. Yo creo que está bien. Si alguien lo supera, pues ya haremos otra cosa.
Con la tecnología de Blogger.