La teoría unificada de los Fav

Cuando crearon Twitter, ni siquiera los padres fundadores del invento se pusieron de acuerdo sobre el uso que le podrían dar al mismo. Uno proponía su utilización como herramienta de expresión personal, enviando mensajes sobre las actividades que el usuario desarrollara en esos momentos o lo que estuviera sintiendo, mientras que otros preferían su vertiente de expansión social, la posibilidad de crear redes, informar a un amplio grupo de personas sobre hechos que les afectaran a todos... Al final, tras innumerables cambios, mejoras y plantillas horrendas, parece haber quedado más o menos definido el fin de esta red social. El mismo con el que se han desarrollado todos los inventos de la historia del hombre, desde la rueda hasta el Frigodedo: ligar.

También sirve para intoxicar, pero de ello y de su uso como arma en el campo de la guerra de la información, hablaré en un próximo libro "34º batallón de Operaciones Cibersociales", a la venta algún día, en el futuro, muy lejano, más allá de las estrellas. En el presente artículo trataremos el único tema que nos interesa a todos y gracias al cual estamos aquí reunidos: follar, y cómo ampliar nuestras oportunidades gracias al pajarito azul.

Ligar en Twitter es fácil y nadie me tiene que preguntar cómo. Es un proceso similar al de flirtear en el mundo real. Ves el perfil de una, supuestamente, chica más o menos atractiva, o al menos eso te imaginas tras el avatar de las Supernenas, escoges el último tuit que ha publicado y le haces un reply con la apertura clásica ¿Follamos o jugamos al baloncesto? El éxito dependerá de que la "afortunada" lo considere un mongoreply o una proposición seria.

No voy a engañar a nadie, suerte será que no nos denuncie al Servicio de Atención de Usuarios y nos cierren la cuenta unos cuantos días. En ese caso, habremos elegido a la chica equivocada.
Por suerte, la ciencia viene al rescate de nuestra vida amorosa para ayudarnos a localizar aquellas personas más cercanas a nuestro flow, como diría Pitbull; a las que le hacemos tilín, las que querrían compartir una noche loca de fiesta en Pachá repleta de droga caníbal y botes de nata.

Durante las largas y solitarias noches del invierno del sur de España, que es más duro que ninguno porque sigue haciendo calor y el cuerpo se pregunta dónde cojones estás metido, tuve tiempo de perfeccionar la que yo llamo "Fórmula del Empotramiento Tuitero", FET, o como se empieza a denominar en los círculos de científicos solteros: la fórmula de Dios, que determina el índice BKAM de follabilidad.

El índice BKAM va desde el 0, "ni con un palo, oye", hasta el infinito, "átame a la cama y hazme un Juan Carlos I" y se basa en el número de favs que el objetivo de nuestro estudio hace a un probable interés romántico / sexual. No es más que la aplicación práctica del Teorema de Moriarty, que dice que:

El número de favs que haces a una persona es directamente proporcional a las ganas que tienes de empotrarla.

Una idea que siempre ha estado flotando en la comunidad, como demuestran expresiones del tipo  "follarse el favstar" de alguien, ya en desuso porque da bastante pena, todo sea dicho, y que sobrevive en la cultura Twitter gracias a los nuevos usuarios que no saben por dónde les sopla el viento y se dedican a copiar los vicios de las chonis y los canis de los 140 caracteres. Lo cual es equivalente a llegar a un barrio nuevo y ponerle a tu coche unos spoilers y unos altavoces en el maletero to guapos, porque has visto que el hijo del frutero los tiene así.

Se puede asegurar que un índice de 0,5 o mayor es indicativo de interés carnal y /o sentimental. En la fórmula no solo intervienen los favs, también los replys, pues hay que tener en cuenta también la interacción entre los sujetos en estudio, pues el simple fav unidireccional puede ser debido a múltiples causas alejadas de las ganas de "encestar", como la Estupidez marciana, el Síndrome del dedo rápido, un hermano cotilla o un hacker troll.

Veamos esta pieza de genialidad, hija de la teoría más alocada:



Donde:

. favsobjetivo es el número de favs que se hace a la persona en la que tiene interés
. favfinconv son los favs que se dan para dar por zanjada una conversación
. tuitsobjetivo es el número de tuits que publica la persona a la que haces fav
. replys es la cantidad de replys que se establece entre ambos sujetos
. favpropios es el número de favs que se hace en general durante el periodo de estudio
. n sería el número de días en los que llevaremos a cabo nuestras observaciones, no siendo recomendable un número menor de 7. Valores más altos ofrecen un mayor grado de fiabilidad.

Pongamos un ejemplo que lo aclare mejor. Vamos a averiguar qué relación puede querer tener el usuario ficticio @Moriarty con la usuaria @fulana_ita (a mi no me miréis, que la gente se pone unos nicks muy raros). En las siguientes gráficas se muestran los datos relativos a número de favs en los siete días que duró la investigación.





Además, comprobamos que apenas 5 de los favs han sido utilizados para terminar la conversación. Debemos tomar notar también que es muy favoriteador, con 1374 en su haber. Por su parte @fulana_ita no suele escribir mucho, llegando a acumular un total de 417 tuits durante la semana. En el número de replys se comprueba la fructífera relación existente entre ambos, con 512 respuestas. Aplicamos los datos a la fórmula y obtenemos como resultado un índice BKAM de 0,43.

Acercándose a la frontera del 0,5, podemos asegurar que a Moriarty le mola @fulana_ita. Eso sí, es un interés compartido con otras tuiteras, cosa que por otra parte no es de extrañar porque se líaría con cualquiera que le riera las gracias.

Para los que estén pensando: "Bah, Roboto, si es que ese es tu verdadero nombre, todo esto te lo inventaste en una noche de borrachera como excusa para que te envíen proposiciones de matrimonio.", les digo que no es verdad. No entra en mis planes el contraer nupcias. Pero si a alguna le interesa tener algo conmigo, pues oye, no me voy negar y por el blog encontraréis mi correo electrónico.

Y ahora estarás pensando: "Si claro, eso ya me lo veía venir desde que leí el título del post en mi lector de feeds, y seguro que tampoco te importa que te enseñemos las tetas, aunque me llame Manolo y tenga más pelo en mi pecho que tú en la cabeza. Pero, ¿qué hay de cierto en esto? ¿Funciona dicha fórmula o es una loca invención con la que te estás ganando que termines en un sanatorio mental por hablar solo?"

Me alegra que me hagas esa pregunta. Para completar este estudio, vamos a aplicar la FET a diversos usuarios de Twitter de los que tengo sospechas que les puede molar determinada persona. Para mantener su anonimato cambiaré sus nombres, aunque si me los preguntáis por e-mail igual os digo de quién se trata. El precio ya lo sabéis.


Caso 1: @BarackObama y @Danishcookies

Antecedentes: Barack es un chaval moderno, aspirante a dependiente del Fnac y seguidor de Izquierda Unida desde que vio Mar Adentro. No suele conectarse a Twitter mucho, solo para comentar alguna anécdota graciosa ocurrida a algún amigo, porque él, siendo sinceros, es un poco aburrido.

Desde hace unas semanas se fijó en Danishcookies, con su avatar de una frambuesa con ojos que le dicen: cómeme, cada vez que ve un tuit suyo en su TL. Suele colgar fotos de su cuerpo trabajado en el gimnasio, pero nunca por encima de su cuello de cisne. No sabe cómo es, pero con esas curvas, no le importa.

Un día, Danish hace un comentario gracioso sobre el pelo de uno de los concursantes de MasterChef y Obama le da un fav. No ve el programa ni sabe quién es el del peluquín con forma de Keyboard Cat, pero es un fan del músico felino y así se lo hace saber con un escueto reply.

Dos días más tarde, se entera por casualidad de que es el cumpleaños de la chica y la felicita. Tuit que es faveado por ella. Algo se enciende en su cabeza en ese momento y los días siguientes comienza un progresivo proceso de favoriteo de los tuits de la que quiere que sea la madre de sus hijos o al menos la que pruebe el preservativo sabor a kiwi que lleva en la cartera desde 1973. Comienza primero por los mensajes ingeniosos. No es que la muchacha sea un prodigio de la ironia o el humor pero alguno bueno tiene. Más tarde empieza a dar fav a sus replys, a las tres semanas a los buenos días con los que saluda a sus seguidores y termina dándole fav incluso a los tuits que envía por error antes de haberlos terminado.

Datos: Tras comprobar sus estadísticas obtenemos los siguientes resultados:

Nº favs a DanishCookies:  154
Favs fin de conversación: 2
Nº de tuits de DanishCookies: 213
Replys:  76
Nº favs totales de Obama:  197

lo que nos da un un BKAM de 0,74

Resultados: A Obama le alegraría muy mucho ver en su cama a DanishCookies, más que responder a las consultas de los hipsters sobre dónde encontrar la biografía no autorizada de George R.R. Martin, pero la versión especial Boda Roja, no la sencilla.

¿Y a ella? Cuando fui a comprobar si la atracción era mutua, pude comprobar que tenía echado el candado a su cuenta. Así que la duda siempre quedará ahí.



Caso 2: @PakirrinOficial y @RAE

Antecedentes: Campechano, con una visión sencilla de la vida, imán de mujeres, criatura de la noche que no sale de día para que no se asusten sus vecinos, Pakirrin es un joven pinchadiscos que está comenzando en el duro mundo de la música electrónica y que entre plato y plato se conecta a Twitter para dar cuenta de sus progresos como artista conceptual. Su último tuit, "Vane, te kiero un taco" se lo copió a uno de sus seguidores, a cuya novia quiere ligarse aprovechando un bolo que le ha salido en la discoteca del crucero Queen Mary. RAE por contra es una persona educada, refinada, que se mueve en un ambiente liberal y cultivado pero que sin embargo hizo buenas migas con Pakirrin a raíz de una corrida de toros de El Fandi que ambos comentaron hasta altas horas de la madrugada.

El voyeur ocasional podrá comprobar el profuso intercambio de mensajes entre ambos, muchos de ellos de alto contenido erótico en los que lo más suave que se dicen es que se van a comer los turrones. ¿Será cierta toda esa eyaculación de deseos públicos?

Datos:

Nº favs a RAE: 24
Favs fin de conversación: 0
Nº de tuits de RAE: 632
Replys: 256
Nº favs totales de PakirrinOficial: 1338

BKAM = 0,19

El BKAM de RAE es aún menor: 0,04

Resultados: Todo de boquilla, el indice BKAM muestra que no existe interés real del uno por el otro y que en su vida cotidiana no coincidirían ni aunque fueran las dos únicas personas en un Chiquipark. Nos encontramos ante el típico caso de falsas relaciones de amistad sustentadas en la hipocresía sin mayor interés que compartir varias unidades de tiempo al día, o dicho de forma abreviada: amigos de Internet.



Caso 3: @HeladeriasPolo y @therealmoriarty

Antecedentes: Apolineo surfista de las redes virtuales, Moriarty navega por ellas con la pericia de un viejo lobo de mar con la experiencia de años enfrentándose a los más peligrosos desafíos que pueden ofrecer los océanos digitales. Hace tiempo que le dijo que no al amor y busca el cariño que lo supla en las sábanas de aquellas a las que consigue embaucar con su labia prosopopéyica y su caída de ojos ensayada durante horas frente al espejo del baño.
Confía en que algún día caiga alguna.
Algo egocéntrico, todo sea dicho.

HeladeriasPolo es una mujer seria, recatada, bastante inocente, amiga de sus amigos, enemiga de los demás. Lectora empedernida. Además le echa pepino al gintonic, fetiche de nuestro amigo Moriarty.

Datos:

Nº favs a HeladeriasPolo: 214
Favs fin de conversación:  7
Nº de tuits de HeladeriasPolo: 229
Replys: 395
Nº favs totales de TherealMoriarty: 298

BKAM= 1,62
Pese al reducido número de favs de HeladeriasPolo, más de un 80% de ellos van dirigidos a @therealmoriarty, logrando un BKAM de 0,66

Resultados: Con un BKAM tan alto podemos aconsejar a HeladeriasPolo que no se agache a recoger nada, ni siquiera en su casa, no vaya a ser que aparezca Moriarty por detrás de improviso y cause un destrozo. Si en el silencio de la noche, escucháis en la lejanía un silbido como de agua hirviendo, no os preocupéis, es @therealmoriarty consumiéndose en sus ganas insaciables.


Tristemente, he de reconocer que la Fórmula del empotramiento Tuitero no es la piedra filosofal del mundo del ligoteo. Para una mayor exactitud en los resultados es necesario un estudio en profundidad de los datos anteriormente mencionados, y de los cuales se pueden extraer diversos teoremas o corolarios. Uno de ellos es la Hipotesis de Andropov:

Ante un alto índice BKAM, cuanto menor es el numero de favs en total del que hace favs, mayor es el interés en tener una relación estable con esa persona. Que lo de follar también, pero con sentimiento.


Dejo a vuestro cargo las posibles mejoras que se pueda hacer a la FET, porque lo escribí en una noche de borrachera y seguro que me he dejado algo. Espero, en cualquier caso, que este estudio os ayude en vuestras labores de cotilleo o en la ansiada búsqueda de un empotramiento seguro con ese tuitero tan majo que se puede llamar Moriarty, por ejemplo. Maestro del cunnilingus, por si no lo había comentado antes. Skal!


7 comentarios:

  1. Estooo, miedo me da preguntar ¿qué demoños es un Juan Carlos I?

    P.d. estás fatal :-P

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja pues un Juan Carlos I es básicamente una rotura de cadera por fornicio excesivo :) El concepto es bueno aunque reconozco que el nombre deja muchísimo que desear.
    Lo de que estoy fatal me lo dicen mucho, sí :) Es el lema de la casa Roboto!
    Gracias por la visita!!

    ResponderEliminar
  3. Madre del amor hermoso... ¿Tanto tiempo libre tienes? Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo quiero que me mandes ese correo electrónico con los nombres reales.

    ResponderEliminar
  5. Y ¿por qué has cambiado el nombre del blog? Lo de Thule MOLA MUCHO.

    ResponderEliminar
  6. No tengo ni pirulera ide de twitter, de hecho solo leo los "tuits" de un tal Moriarty (barra superior izquierda de este blog) porque me hacen mucha gracia, pero si toda esta tecnologia propicia el EMPOTRAMIENTO (siempre consentido, ojo) gratuito sin ton ni son veo la citada plataforma como un invento -como poco- a la altura del microondas.

    Otra duda,¿ la practica del "Juan Carlos I" incluye descubrir a un hijo natural (o varios) años más tarde de su disfrute? ¿Se le parece a la "muerte por kiki" del Mujerador de Futurama?

    Un abrazo desde el Chikipark!!!

    ResponderEliminar
  7. Jjajaja eso también me lo dicen mucho Álter!!!
    Bueno Gordi, en un momento pensé en imitarte e ir cambiando el nombre del blog periódicamente, pero si me dices que lo de Thule mola, lo dejo tal como estaba, porque tienes un gusto exquisito!!! Te enviaré ese correo ;)
    Jajajaj Twitter propicia el empotramiento, Fran, pero solo para la gente que no necesitaría de Twitter para empotrar, así que me quedo un poco igual... :( El Juan Carlos I es una práctica multidisciplinar que incluye descubrir un hijo bastardo años después, ayudar a un conductor que haya tenido un pinchazo en mitad del monte, organizar un golpe de estado y unas jornadas de caza mayor. Es solo para auténticos fuckers!! :)
    Besos y abrazos!!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.