Roadside Picnic

Iba por el paseo tan tranquilo cuando el viento juguetón creo remolinos en mi pelo con cómico resultado. Alcé mi mano para atusármelo para no atraer demasiadas miradas sobre mi, cuando a lo lejos vi a una señora que a un perro paseaba responder a mi ademán con un efusivo saludo.

Me giré disimuladamente fingiendo una ligera contractura en el cuello y vi que no había nadie más a quien pudiera ir dirigido aquel gesto. Lo peor fue cuando vi que la mujer permanecía parada mientras yo me acercaba a ella con multitud de dudas merodeando por mi cabeza: ¿Tenía que decirle algo? ¿Me diría algo? ¿Cual es el protocolo en estas situaciones? ¿Se puede saludar a alguien a lo lejos y luego pasar a su lado sin decirle nada?

El caso es que la mujer me miraba fijamente con una sonrisa anclada en su boca sin hacer ademán de continuar su camino o preocuparse por lo que hacía su perro con el tronco de una palmera. Y me hizo dudar. ¿Acaso la conocía y la había olvidado? Ni vecina, ni compañera de pupitre o casual acompañante de paseo... Tampoco había salido con ella, eso estaba claro. Parecía inteligente. ¿Quizás una tuitera anónima que me habría reconocido? Todo el mundo sabe que detrás de las cuentas de Twitter se esconde un ejército de chinos intentando que la empresa crezca, Facebook termine por comprarla y peguen tal pelotazo que puedan dejar de pasar el fin de semana buscando oro en el World of Warcraft, así que eso no podía ser... ¿Quién diantres sería esa mujer?

Total, que me dio dos besos y recuerdos para la prima Amparo, la cual por cierto se ha separado y se ha echado un novio guineano según le dije. Así que si hay una chica llamada Amparo leyendo el blog con una prima que pasea su cocker spaniel por la costa, que sepa que la llamará mañana para ver si es verdad lo que dicen de los negros.

6 comentarios:

  1. Hiciste bien, en caso de duda, se saluda y se hacen amigos nuevos. Y si hay que hablar de la prima Amparo, se habla, oye. Aunque sea inventado, tanto da. Uno nunca sabe cuando va a necesitar cambiar de familia, así que viene bien una de reserva. Y si está con un guineano, mejor que mejor.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja. Alguna vez me he visto en una situación similar y he sido tan sosa como para reconocer que la persona en cuestión se equivocaba. Para la próxima, me invento algo loco para contarlo en el blog. Si es que no tengo visión de futuro. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Amigo Moriarty, la pregunta que todas las "lectoras" del blog nos hacemos es: ¿Y la interfecta, estaba buena? ...y ya que estamos...¿La prima Amparo está buena?
    (parafraseando el título de aquel fracasado programa de Encarna Sanchez: "Queremos saber"!!!!)

    Un abrazo guineano!!!

    ResponderEliminar
  4. Pues sí Naar, hay que tener recambio para todo y a la mujer esta se la veía con posibles. Lástima que sea familia porque no podría dar el braguetazo pero bueno...

    Ya sabes Álter, hay que aprovechar cualquier momento para crear anécdotas para el blog, aunque a ti no te hace falta porque tienes historias muy interesantes y no necesitas confraternizar con desconocidos que podrían querer robarte un riñón para tener algo que escribir.

    Jajajaj amigo Fran, siento tener que decir que no recuerdo cómo estaba la interfecta porque la miré a la cara todo el rato. Tampoco puedo decir si era guapa porque llevaba un pañuelo cubriendo su cabeza y unas gafas de sol tamaño "El chaval de la peca", dios lo tenga en su gloria, La verdad es que lo pienso y no me creo que no me fijara en sus senos. O estoy madurando o bueno, igual si que no estaba buena...
    La prima Amparo por contra es una belleza escultural, modelo de la pasarela de Socuéllamos e imagen de los cachirulos zaragozanos para la próxima temporada Virgen del Pilar 2014/15. Una pena que sea mi prima y que no exista claro.

    Besos guineanos para ellas, abrazos guineanos para ellos!!

    ResponderEliminar
  5. "El primo a la prima se le arrima, y si es prima-hermana, con más ganas!!!"; El refranero popular es sabio, y lo más importante: no excluye a primas imaginarias, ¡Tiembla Amparo! (quien viviera en Socuéllamos, ains, jejeje)

    un abrazo bosquimano!!!

    ResponderEliminar
  6. Oye, la del cocker, parece que sí, es verdad.

    Juaaa, juaaaaaa.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.