Fracasa otra vez, fracasa mejor

Esta frase de Samuel Beckett era el lema de uno de mis antiguos lectores, que espero que sea feliz allá donde que quiera que esté, y me gustó tanto que me lo apropié. Creo que todo el mundo debería tener su propio eslogan. Puede parecer una chorrada, si, pero ahí están los de las casas de Juego de Tronos y a todo el mundo les parecen muy molones.

En la vida real, un lema para cada casa seria absurdo porque un alto porcentaje de las mismas coincidirían en una consigna similar: Aquí se hace lo que diga tu madre. Sin embargo, tener uno que definiera nuestra personalidad seria muy útil. Así, si conoces a alguien con un "Dejo rastro por donde pasto", ya sabrás a qué atenerte.

En mi caso, elegí este porque el fracaso ha estado planeando sobre mi persona desde que tomé conciencia de mi mimismidad y fui incapaz de ligarme a mi profesora de 1º de EGB, una morena de nariz respingona y senos generosos, y que solía cubrir con suéteres ajustados.

El fracaso es consustancial a la actividad humana, ya sea por actitudes propias, circunstancias externas o una mezcla de ambas. Es además personal, normalmente solemos fracasar ante nosotros mismos, aunque en ocasiones lo que hagamos podrá ser considerado un fracaso por otros.

Sin embargo, existe otro tipo de fracaso, el que sentimos como propio pero que ha sido impuesto por los demás, el entorno, la sociedad. Es principalmente el fracaso ante el sistema. Estudia una carrera, consigue una buena mujer o marido, cómprate una casa, un coche y ten varios hijos que permitan que la rueda siga girando, este ha sido el dogma más influyente de las últimas décadas en este país y el que ha llevado a infinidad de personas a sentirse fracasadas por no haber conseguido alguno de estos objetivos.

Esta tarde, mientras me encontraba intentando ligar con una tuitera parca en palabras, conocí a una persona que se podría encuadrar en este tercer tipo de fracaso: un chaval que con dos carreras y un master, ¿logrará desbancar al 35matrículas como meme académico?, se encuentra en Londres limpiando mierda y por ello se quejaba en un artículo que pude encontrar gracias a mi querida y siempre adorada @gordipe, el cual podéis leer aquí: http://ecodiario.eleconomista.es/politica/noticias/5185270/09/13/Me-llamo-Benjamin-Serra-tengo-dos-carreras-y-un-master-y-limpio-WCs-en-Londres.html

Como no podía ser menos, pronto como hienas se lanzaron los lectores a lanzar sus dentelladas en forma de devastadores comentarios, muchos de ellos ricos en insultos e improperios hacia este joven que, a menos que mi comprensión lectora sea tan deficiente como la del presidente del gobierno ante un poema de Gloria Fuertes, se quejaba de que la falta de oportunidades en España le había llevado a limpiar retretes en otro país, aun siendo una persona cualificada.

En este punto hay alguna cosa que comentar. Debemos ser conscientes de que no todas las carreras tienen el mismo peso en el mundo real. Así, alguien que estudie Filosofía o Historia, no debería pensar que puede encontrar trabajo "de lo suyo" en otra cosa que no sea en la docencia de dichas materias. Son carreras que deberían permanecer en la universidad en cuanto estas son recipientes del saber humano, o al menos eso se supone, pero que laboralmente son nulas. Es algo que se supone de perogrullo, pero igual de simple es saber que si se suben los impuestos sin aumentar salarios el consumo disminuye y ahí estamos, destruyendo consumo interno a toda máquina.

De todas formas lo que más me ha sorprendido es la cantidad de gente que comenta que no debería quejarse. Y yo, que igual soy un poco estúpido, no entiendo qué circunstancias nos dan derecho a poder quejarnos o no. ¿No podemos entonces protestar porque el gobierno suba las tarifas eléctricas porque en Somalia no tienen ni bombillas? ¿Debemos callarnos como putas cuando el presidente de la comunidad de turno roba un par de millones porque el de la comunidad vecina además de robar 20 enchufa a su sobrina en un cargo vitalicio?

Quizás por eso el pueblo español está siendo machacado sumisamente. Igual la gente espera a que un capataz les de un latigazo cuando caigan desfallecidos transportando las piedras para la pirámide funeraria de Gallardón para quejarse y pedir algo mejor.

Pero bueno, todos sabemos que esto no es así, aquí somos mucho de quejarnos pero de lo nuestro, lo de los demás nos la sopla, nos resbala, y así, si ayer había que machacar a los controladores, se machaca, si hoy hay que machacar a los funcionarios, se les machaca, si mañana hay que aplastar a los pensionistas, abajo con ellos, siempre que no toquen a mi equipo del alma, que no se les ocurra descenderlo de categoría por deber centenares de millones de euros a Hacienda.

La gente critica para soltar su bilis personal contra el objetivo que sea, por los motivos más peregrinos, entendiendo lo que quieren de lo que se dice y llevándolo a su experiencia personal. No importa que este chico diga que no le avergüenza hacer ese trabajo, hay más de uno y de dos que creen entender lo contrario y arremeten contra él. No veo ningún clasismo en sus palabras. Y entiendo que habiéndose formado para una determinada profesión, prefiriera ejercerla en lugar de estar haciendo otra cosa.

Este chaval cometió un error: confiar en el sistema. La última frase de su alegato es demoledora: "Yo creía que merecía algo mejor después de tanto esfuerzo en mi vida académica. Parece ser que me equivocaba". No se le puede culpar porque ya desde pequeños se nos inculca este mensaje: trabaja duro y conseguirás resultados. Y cuando después de varios años dedicados a sacarte una carrera compruebas que lo que te aseguraron era mentira, es normal frustrarse. Además cuando te das cuenta de que los que están en puestos directivos y del gobierno son unos completos incompetentes, lo lógico es que la frustración se torne en indignación.

Estos sentimientos vienen por la errónea creencia de que el mercado laboral se rige por un modelo liberal, de elección de la mejor opción en el mercado (con más títulos, más idiomas,...), cuando no es así, sino que impera un modelo darwinista, de elección del que mejor se adapta a las circunstancias (un buen contacto dentro de la empresa, carisma, etc) Pero bueno, esto es otra historia.

Aquí no me vale decir que un poco más y el hombre este cree en el ratoncito Pérez, porque la población en general, la que ahora le critica desde el anonimato de la red, la que se ha comprado zulos por 300.000 euros con un sueldo de 1.200, los que denostaban los estudios puesto que en la construcción se ganaba más, los que se endeudan alegremente, los que montaban un negocio pensando que podrían prosperar, los que votaron a tal o cual partido pensando que la situación se podría superar con ellos en el poder, todos esos, se tragaron el cuento igual. Forman parte del engranaje que perpetúa el statu quo. Y ahora escupen su odio contra todo y contra todos, incapaces de reconocer su culpa en la situación en la que nos encontramos.

Es el eterno problema de la sociedad fallida española, el de la envidia, el "yo no he sido" y si lo hice, no se puede demostrar, el "la culpa es de los demás", el del dedo acusador, los burgueses pobres de solemnidad, el de echar por tierra a los demás para igualarse con ellos en el fango, el de creerse más que el otro porque se tenga dinero o porque no se tenga, el del orgullo capital, el de rojos contra fachas en el que tanto unos como otros tratan a la gente como actores económicos y no como personas, el de la falta de empatía, solidaridad o simpatía,  y el mayor problema de todos, la incapacidad para reconocer un fracaso, porque solo el que sabe que ha fracasado puede volver a intentarlo y aspirar al éxito.

¿Qué leer?

Últimamente he notado cierto aumento en el número de visitas por parte de personas que, amparados en la noche y en el anonimato, arribáis a este vuestro blog sin dejar un comentario, para volver al día siguiente, no se si esperando algo mejor; y la verdad es que me sabe mal, porque para unos pocos que me visitáis, me gustaría poder ofreceros algo de vuestro interés.

Así pues me gustaría saber vuestra opinión. ¿Qué os gustaría leer aquí? ¿Qué os haría volver de nuevo? ¿Por qué lo hacéis?  ¿De qué queréis que escriba? ¿Alguna de vosotras es una chica soltera dispuesta a cualquier cosa? A las habituales os pregunto lo mismo, aunque se que todas estáis ya emparejadas.

Las siete fases de la abstinencia

No se puede desear viajar a un lugar que no se conoce, no se puede añorar un beso que no se ha dado y no se puede saborear el vino derramado, quizás por ello, si tuviera que dar un único consejo en mi vida para que fuera seguido a rajatabla por las generaciones venideras, este sería: No empecéis a follar si no tenéis claro que vais a poder seguir haciéndolo a medio y largo plazo, porque de lo contrario lo echaréis muchísimo de menos y os hundiréis en un proceso autodestructivo similar al que padece todo aquel que ha dejado las drogas por falta de recursos para comprarlas.

Newton, con esa cabeza que le ayudó a desarrollar su teoría gravitacional, la manzana que le cayó sobre la cabeza no le golpeó sino que entró en órbita testaestacionaria, estaba al corriente de esta verdad de la vida, y como sabía que la única forma que tendría de añadir un momento a su vector sería pagando, y prefería gastarse el dinero en cerveza, decidió permanecer célibe hasta el momento de su muerte. ¿El resultado? La inmortalidad mientras la civilización se mantenga en pié, la adoración por parte de los "difíciles de ver" científicos, que encuentran sentido a sus vidas sin orgasmos compartidos, y la imitación por parte de genios de la talla de Brian May, que le copió el estilo, aunque este se habrá tirado hasta a la piscina. Son las dos caras de una misma moneda.

Y es que lo primero que se siente cuando, tras un período prolongado de tiempo en el que has estado empotrando a tu pareja hasta dejar la marca de su espalda en la pared, el chollo se te acaba, es tranquilidad. Hasta ahora has tenido la suerte de follar más que toda una comunidad de Amish o igual no tanto pero tampoco te puedes quejar. Un pequeño descanso seguro que viene bien para coger fuerzas, evitar que el asunto deje de estar irritado por el uso, y de paso, con el tiempo libre arrebatado a la pasión, poder retomar otras actividades placenteras como reconstruir el Bismarck con mondadientes.

Al fin y al cabo en cualquier momento puedes volver al mercado y desfogarte con un encuentro furtivo en los baños de un café-teatro o un portal poco concurrido. Sin embargo el mercado de la carne sigue las reglas del libre mercado, y las compradoras, solo dios sabe como, quizás porque se te nota en la cara, saben que eres un producto devaluado. El liberalismo sexual llevado al extremo: si no follas es porque algo habrás hecho y yo no quiero saberlo, así que lárgate de mi vista, vuelve a la cueva de dónde saliste y dale recuerdos a Saruman de mi parte.

Un par de salidas frustradas en las que no has conseguido ligar hace germinar la semilla del miedo. ¿A que no follo? es lo que te preguntas a las cuatro de la mañana con el cubata a medio terminar en la mano mientras escrutas con urgencia en busca de una presa, a un grupo de chicas que gritan cosas sin sentido en medio de la pista, como "Cacharel" o "Waterproof", para después romper a reír como hienas; como hienas frígidas porque por muy seductor que seas, todas se niegan a compartir sus fluidos contigo.

Han pasado ya varias semanas y el asunto comienza a tomar conciencia de su existencia. Como un Skynet despiadado, insiste en alzarse contra ti en las situaciones más comprometidas: una visita a la consulta de esa doctora tan sexy, un día de playa en el que tienes que mantenerte en el agua hasta que puedes robarle a un niño un cubo, o el cumpleaños de una de tus amigas, del cual te echan tras preguntar a las asistentes con toda tu buena voluntad, si alguna quiere soplar la vela.

Para colmo, la noche no trae ningún consuelo, porque tu subconsciente juega contigo y te hace protagonista de los sueños eróticos más aberrantes, donde tienen cabida tríos con la cajera del súper y tu antigua profesora de inglés u orgías sadomasoquistas de cuero y látigos de siete colas con tu vecina, a la cual guiñas un ojo cuando te la cruzas al día siguiente al salir del ascensor. Para nada, porque se ve que ella no ha soñado lo mismo.

Buscas entonces consuelo entre un grupo de personas en tu misma situación, entre el que te sentirás arropado y comprendido. Ya se sabe que mal de muchos, masturbarse es de tontos; y te conectas a Twitter. Aquí no folla ni el gato, sonríes mientras ves cómo tu TL se actualiza a la velocidad de la luz un viernes por la noche. Pero un día te das cuenta de que la chica cuyos tuits leías con fruición ha dejado de escribir y entonces piensas: Está follando. Y no importa que vuelva poco tiempo después. Sabes que todos sus tuits esconden un doble sentido, porque los escribe mientras hace el amor. Así, lees un comentario inocente como "Aquí, comiendo salami en barra", y te imaginas lo que te imaginas: "Pobre, lo que a ella le vendría bien sería un buen chorizo".

El tiempo que llevas sin mojar el churro se puede contar por meses y comienzas a mirar a las frutas y hortalizas con otros ojos. Te maldices por no ser tan friki como para importar una de esas muñecas hinchables japonesas hiperrealistas con la cara de Gina Lollobrigida; y cuando una mañana mientras desayunas sientes cómo el asunto se despierta al ver el escote de Ana Rosa Quintana, sabes que no te queda más opción que humillarte y arrastrarte por los suelos para que tus amigas ejerzan de tal y acepten copular contigo. Empiezas preguntándoles si te enseñarían las tetas, con la esperanza de que alguna lo haga y ya que se está en faena, comentarle la proposición a sujetador quitado; pero ninguna te hace ese favor. Aprovechas entonces que una de ellas está con el puntillo dado por un par de gin tonics, y amparado en la oscuridad del pub en el que habéis quedado, le metes la boca. Ella te hace la cobra en modo automático y entonces te ríes y te disculpas diciéndole que la habías confundido con otra persona.

Llegados a este punto solo te queda enfrentarte a la humillación más vergonzante. Coges el móvil y llamas a tu ex, y le mientes. Le dices que la sigues queriendo, que no hay nadie más importante en el universo para ti, que nadie la chupa mejor que ella... pero no responde al teléfono, porque está tirándose a otro. Le has dejado el mensaje en el buzón de voz. Ella que decía que tanto te quería, follándose a otro y ni siquiera te deja mirar.

Medio año ya y tus vecinos te llaman en secreto "El cocodrilo pelaplátanos". Entras en la desesperación más absoluta. Los métodos naturales no funcionan, así que sigues los pasos de todos los prohombres del siglo XX. Coges la cartera y te vas de putas a Casa Juani. Aunque te quedas en la puerta sin atreverte a entrar. Maldita moral judeocristiana.¡Si entre los fundadores había una del ramo!

Y es en ese momento, al volver a casa cabizbajo, cuando surge la gran duda que a todo hombre que no ha follado en años, le surge al menos una vez en la vida: ¿Me hago gay? Ahora ya no es como antes, está todo más aceptado, no faltarían parejas sexuales, y ahora los hombres se depilan mucho, igual no se nota tanto... pero tras estudiar la teoría, no lo ves nada claro.

Al final, llega un momento en que dejas de restregarte con las usuarias del metro, no buscas a las chicas que dan abrazos gratis en el paseo para achucharlas hasta que aparece la policía local y decides rechazar las octavillas que te ofrecen las jóvenes por la calle, en lugar de cogerles de la mano y acariciársela. Comienzas a aceptar la situación. Dejas de ver al sexo contrario como un objeto, comienzas a quedarte calvo, tu barriga se agranda y pasas los días sentado bajo un almendro en flor comiendo flores de loto y respondiendo las preguntas de los peregrinos que acuden a ver al sabio Pelaplátanos..

La mayoría no logra alcanzar esta fase gracias a una entregada amiga, una ex crédula o nulos escrúpulos, pero los demás, libres de las ataduras mundanas, de las fantasías reproductivas, anulado el instinto de transcendencia biológica, pueden desarrollar su intelecto, como hizo Newton. Ahora mismo estoy desarrollando una nueva teoría del todo en la que echo por tierra las supercuerdas, aunque para ser sinceros, el mundo no necesita una nueva teoría física, pero yo sí que necesito follar. ¡¿Alguna me enseña las tetas?!

Club andaluz de la castidad casi forzosa

Advertencia: el siguiente reglamento no es más que un ejercicio teórico surgido de una conversación de Whatsapp y como tal, enfocado al fornicio y el latrocinio (a menos que latrocinio signifique expropiación de tierras. No estoy muy seguro y ahora no puedo comprobarlo) La implementación del mismo queda a expensas de la acogida que tenga, la cual será escasa porque solo me leéis tres y tengo menos éxito enardeciendo a las masas que Nana Mouskouri en un concurso de Miss camiseta mojada.

El club andaluz de la castidad casi forzosa a partir de ahora llamado CASQUETE (no es acrónimo lo se, pero suena bien) nace de la necesidad imperiosa de follar y de la imposibilidad manifiesta, por cualesquiera razones que sean, de hacerlo. Igual no es muy imperiosa pero da mucho gustito y siempre es agradable para relajarse y tener una piel suave entre otros beneficios estético-saludables.

Es un mundo difícil y las relaciones interpersonales aun más. Vale que siempre puedes ir al bar, señalar al tío que te gusta y decirle: "follar, ahora" y tener una noche de pasión; pero eso solo pasa en los cuentos de Disney. En la vida real igual él está demasiado borracho como para danzar con su bastón o no eres una dancing queen (acéptalo, que por algo estás pensando en apuntarte a esto); o bien simplemente no hay nadie que te guste, o si lo hay, no sabes si será de fiar, si lo grabará todo en video y aparecerás en la página principal de Pornhub sección "Chicas de discoteca se despelotan y enseñan las tetas".

Si eres un chico, no te tengo que convencer de nada. Esta es la oportunidad perfecta para ser tratado como un cacho de carne productor de placer: el sueño de tu vida. Si eres una chica, la experiencia me dice que cualquier cosa que te diga no te va a convencer. O lo haces o no lo haces.

CASQUETE no es una organización con ánimo de lucro. Ni siquiera es una asociación, es más bien una suerte de base de datos que facilita el roce, el cariño si queréis lo ponéis vosotros, entre personas confiables, gestionada por los propios miembros del club y presidido-dirigido a su vez por el Rey Rojo y la Reina Carmesí. Suena a rollo Eyes Wide Shut pero aquí no tenemos presupuesto para disfraces estrafalarios y cada uno se lo monta en su casa. Hay cosas que es mejor no ver. Los puestos de Rey y Reina estarán ocupados a perpetuidad por los fundadores del club, cuyas identidades permanecerán en secreto. El protocolo de sucesión se establecerá sobre la marcha.

El lema del club es: "Disfruta del placer y no mires con quién (o si, pero no te preocupes de más)" y pronto lo podrás ver en tazas, camisetas, dildos y todo tipo de merchandising relacionado. ¿Por qué está acotado a la comunidad andaluza? Bueno, el fornicio suele requerir de contacto físico, por lo que vivir cerca los unos de los otros ayuda. En cualquier caso si podéis desplazaros facilmente aquí, seréis bienvenidos. Casquete tiene vocación universal y nada nos gustaría más que poder unir a la humanidad en un orgasmo mundial.

Proceso de inscripción en el club

Casquete es una agrupación cerrada. La entrada no es libre, sino que se produce por recomendación. Su estructura es la de un árbol lógico. Las primeras proposiciones para ingresar en el club provendrán del Rey y la Reina. Estos invitarán a determinadas personas que cumplan con las cualidades que deben tener los miembros de CASQUETE, a que se unan al club. Estos a su vez, tendrán la potestad de poder invitar así mismo a otras personas, entrando automáticamente a formar parte del mismo, aunque anteriormente a su inscripción en la base de datos, deberán presentarse al Rey o la Reina que se encargarán de incluirl@ en la misma.

No existirá un límite en la cantidad de miembros, sin embargo, deberá haber un número casi parejo de chicas y chicos, o como mucho nunca en más de una proporción de dos chicos por cada chica. Los candidatos propuestos entrarán en lista de espera mientras se alcanzan los objetivos de inscripción. Si uno de los miembros recomendara a un aspirante y este no cumpliera los requisitos mencionados, el miembro será expulsado del club por un año y el aspirante, de por vida.

Los miembros masculinos deberán recomendar a dos chicas por cada chico al que quieran incluir en el club. En el caso de los miembros femeninos, deberán recomendar a una chica por cada chico.

Se recomienda discreción, no hablar del club más que con potenciales miembros. Si se descubre que un miembro va charlando por ahí, se le expulsará para siempre.


Cualidades de los miembros de casquete:

Los aspirantes al club deberán cumplir unos requisitos mínimos.

. Higiene (amante de la): tampoco es cuestión de ducharse tres veces al día. La higiene diaria recomendada por la OMS es suficiente.

. Belleza: CASQUETE no se formó específicamente para fe@s, ni para guap@s. El rico acervo popular español es una buena muestra de que la belleza no lo es todo en las artes amatorias. La belleza se puede suplir con la técnica. Así que no importa si te consideras un orco de Mordor o pariente del muñeco de Michélín. Eso si,  l@s rellenit@s pueden tener su público, pero un obeso de 200 kg  o una anorexica al borde del colapso, ya es mucho más complicado. Usad el sentido común. No es un club para supermodelos, pero tampoco la casa de los horrores.

. Buena salud: Debe estar sano como una manzana de cera, que nunca se pone mala.

. Simpatía. No vamos a recrear La Casa de la Pradera pero el buen rollo es fundamental. Ya que se va a follar, ¿qué menos que hacerlo con una sonrisa?

. Mentalmente estable. Nada de psicópatas, desequilibrad@s, celos@s, etc.

. Expert@ amante. Si eres un palo en la cama... mejor vete a un bosque.

. Nada de Exs. Por mucha pena que te de, no nos trates de colar a quien tú no quisiste. Si l@ has dejado por algo sería. Vale que se trata solo de follar, pero si es con buena gente, mejor.

. Nada de profesionales del swinger, para eso están las Olimpiadas.

Actividades

Básicamente, follar. Lo que no quita que si quieres y la otra persona acepta, no podáis jugar al parchís. Claro que para eso está al Badoo.

Funcionamiento del club

Una vez presentad@ ante el Rey o la Reina, el nuevo miembro deberá rellenar un perfil con los siguientes datos:

Ficha

Nº serie: Asignado por el club
Foto
Edad
Ciudad donde se reside (o donde se estaría dispuesto a quedar)
Descripción : abstener ejemplo como: tengo la polla como una olla o "1,80, ojos verdosos" que esto no es la guardería.

A continuación, si el nuevo miembro es un chico, se mantendrá a la espera hasta ser contactado por un miembro femenino del club. En caso de ser una fémina, la chica entra en la base de datos, cuya dirección se dará en mano o por teléfono a los miembros exclusivamente y ve las fichas de los chicos. Si le gusta alguno, coge su dirección de email y se pone en contacto con él y pueden ser follamigos, amigos premium, pegar un polvo una noche o lo que quieran.

Eso si, después de cada contacto sexual, el miembro que haya tomado la iniciativa deberá rellenar un escueto formulario sobre el desempeño del miembro contactado, donde deberá dejar constancia de los siguientes aspectos, para que futuras miembros del club puedan valorar si elegir a esa persona o no.
 
Puntos fuertes
Puntos negativos
Puntuación global (1 al 10)
Nº serie del comentarista
 
Cuando un miembro masculino reciba buenas opiniones de las chicas (Cinco puntuaciones de 10 u ocho puntuaciones por encima de 7), podrá tener acceso a la base de datos de las chicas y actuar de la misma forma que ellas, pudiendo ver sus perfiles, ponerse en contacto con ellas, etc.

No se puede rechazar más de cinco veces las proposiciones de una chica o un chico. Se podrá rechazar siempre a una determinada persona que por cualquier razón cause repulsión. Aun así, de darse una situación así, deberá ponerse en contacto con el Tribunal de CASQUETE para exponer el motivo de dicho rechazo.

Dejar el club

Se puede dar de baja cuando desee. No tomaremos medidas coercitivas, ni amenazaremos, ni nada por el estilo. La ficha personal se destruirá y en caso de que se decida volver a formar parte del club, se comenzará el proceso de evaluación desde el inicio.

Motivos de expulsión

. Hablar de CASQUETE con cualquiera que no sea posible aspirante.

. Poner una foto que induzca al engaño, bien porque no sea reciente, bien porque se juegue con los ángulos, retoque por Photoshop, etc.

. Mentir en cualquiera de los datos del perfil

. Recibir opiniones negativas de distintas personas (dos puntuaciones de cero y cuatro puntuaciones por debajo de 5)

. Introducir a alguien que no cumpla los estándares.

. Tratar de sabotear el club desde el interior, se pagará a un alto precio, aparte de la lógica expulsión perpetua.

La expulsión podrá apelarse ante el Rey o la Reina, que juzgarán convenientemente la apelación. Eso si, en caso de mantenerse la expulsión tras revisar el caso, se doblará el tiempo de exclusión.

La mejora y los puntos débiles de CASQIETE será el primer tema que trate la "Sociedad para el debate de cosas absurdas pero potencialmente útiles", un think tank destinado a charlar sobre temas absurdos pero que quizás podrían ser útiles a alguien en algún momento, en algún determinado lugar. Futuros temas que se tratarán dentro de la Sociedad serán: ¿Cómo crear un estado dentro del estado?, "Creando la ciudad utópica", "Jugando a la guerrilla: Che vs la ciudad del mal (que cada uno lo relacione con Valencia si quiere)" y la "Aplicación del Plan Naranja 84 en la península".
Con la tecnología de Blogger.