De Lúcidas y Lucías

No soy consumidor de lo que se suele llamar Telebasura, pero aún así, como considero que ningún área del saber me debe ser ajena para tener una visión de conjunto de la realidad, no he sido ajeno al ingreso de la escritora Lucía Etxebarría al nuevo reality de la cadena amiga (que lejos quedan aquellos tiempos) en el que un grupúsculo de pseudofamosos se dedican a hacer el cabra en mitad del campo sin ningún objetivo definido más allá de entretener a las masas con sus tramas guionizadas en despachos lejanos.

Desde el principio tomó el rol de la intelectual del grupo, aunque varios de sus compañeros no tuvieran ni idea de quién era esa señora. Durante el desarrollo del programa, la escritora y una que se zumbó a Paquirrín, tuvieron una discusión, comentando la Etxebarría que a la edad que presentaba la rubia zumbona, ella tenía dos carreras. No pocos días después de aquello, la escritora ha tenido que abandonar el concurso por no poder soportar la presión a la que estaba siendo sometida por sus compañeros. Luego se la ha visto arrastrándose por algún que otro plató, obligada por las deudas siempre, y quedando por los suelos su ya de por si devaluada imagen pública.

Y mi pregunta es: ¿una persona inteligente sería derrotada sin paliativos por una turba de protohumanos como los del mencionado campamento? ¿No han demostrado esos analfabetos funcionales (desde el punto de vista educativo) ser más inteligentes que la premiada literata que solo es capaz de usar como escudo un documento expedido por una autoridad académica y que ha sido incapaz de gestionar las crisis que se desarrollaban en su entorno? ¿Qué es la inteligencia entonces? ¿Es hora de que los gafapastas dejen de dárselas de listos por escuchar a Lori Meyers mientras beben ese agua coloreada que el Starbucks hace llamar café? Seguramente. En cualquier caso queda claro que la inteligencia es saber adaptarse a las circunstancias que te rodean y ganar la partida con las cartas que te da la vida, aunque sean muy malas.

Este reality, que se suma a una larga lista de títulos que pervivirían en la infamia eterna en un país civilizado, muestra una pequeña enseñanza: es un microcosmos de la sociedad española, en la que la gente con estudios tiene que marcharse mientras el cotarro lo dominan los manipuladores, los que están dispuestos a pisar a cualquiera para conseguir sus objetivos y las tías buenas con las piernas más abiertas que la mente. Por eso tienen tanto éxito esta clase de shows.

9 comentarios:

  1. Mira mira, con lo que soy yo, y no he seguido este culebronazooooo. Recopilando información estoy porque, por lo visto, ha sido tremendo!!!

    Le han hecho un mobbing en toda regla a Lucía ¿no?
    A mí esta mujer me parece muy sensible, no estará pasando por un buen momento anímico y se le ha juntado todo, pero no pongas en duda el poder de la inteligencia ni cuestiones qué vale más. No caigamos en eso. Hay muchos tipos de inteligencia, claro, y la más útil en la vida es saber adaptarse al medio, por supuesto, pero aquí yo creo que con lo que se ha tenido que enfrentar es con la maldad de los energúmenos esos más que otra cosa.

    Me falta información, corrígeme si me equivoco pero, sentirse acorralada por un grupo de chusma con mala baba que va a saco a por ti, debe ser muy chungo. A ver quién lo resiste.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. No pongo en duda el poder de la inteligencia, de hecho es la mejor herramienta para salir victorioso de cualquier situación. Por ello, aunque Lucía presuma de su inteligencia, pienso que no la ha demostrado en el programa por como ha acabado en él. Y si, su estado anímico habrá tenido que ver. Ya solo por entrar en un programa así, bien no debe estar que digamos.

    No ha sido un mobbing típico por una razón, el grupo acosador no es homogéneo. Yo lo veo como Juego de Tronos en versión chusquera. Ahí todos venderían a su madre por ganar y las alianzas se crean y se destruyen en función del beneficio que puedan obtener. Alguien inteligente sale a flote en una situación así, por eso a Rob Stark y a la madre se los cargan y el viejo rubiales va ganando la guerra.

    De todas formas el de este reality (o cualquier otro) es un mal ejemplo para hablar de ello, porque en el programa estoy más que seguro que las actitudes de los protagonistas están más que guionizadas y las dinámicas de acoso y alianzas no son más que un teatrillo barato.

    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. ¡Hola! ya me estuve informando ayer. Tienes razón, aquello es como Poniente con la lucha por el Trono de Hierro, menudas hienas hay en ese campamento :O.

    Se fijaron un primer objetivo y fueron todos apor él, ahora que se han deshecho de Lucía, irán a por otro...

    Besos!!!

    pd: ay, es mencionar a Robb Stark y se me encoge aún el corazoncito :_(

    ResponderEliminar
  4. Ya te digo, anda que no tienen peligro. Desde luego hay que tener valor para meterse entre esas fieras, o ser un inconsciente como el chaval de lo de Corinna.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  5. No he seguido el Reality y realmente me he enterado de muy poco. Según dicen, se pasaron tres pueblos con ella. De todas formas, yo creo que una cosa es lo inteligente que seas y otra es la capacidad de adaptación al medio. No todos los tipos de inteligencia son iguales y ella tal vez valoró más el sentirse a gusto que el aguantar porque sí. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  6. ...me acuerdo que hace años,cuando la etxebarria quedó finalista (o quizá fue ganadora) del premio planeta hizo buenas migas con nuestro inclito lider espiritual (y referente sexual, jeje)el insigne Juan Manuel de Prada...
    ...me pregunto que suerte habría tenido la conservadora "montaña zamorana" de participar en el mentado reality...
    (a buen seguro se hubiera beneficiado a la otrora amante de Paquirrín...)

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. Si Alter, se pasaron bastante y seguramente por todo lo que arrastraba de atrás se bloqueó y no supo reaccionar de forma inteligente. De todas formas, yo creo que si entendemos que el ambiente al que debemos adaptarnos, es la sociedad o el subgrupo en el que vivimos, creo que adaptación e inteligencia van de la mano, aunque a veces ambas características no se den en la misma persona.

    Jajaja bueno Fran, yo espero y deseo que Telecinco recupere ese clásico de los 90 que fue Pressing Catch, con un combate galáctico: Juan Manuel de Prada contra César Vidal. O un combate de parejas entre esos dos titanes y Perez Reverte y Javier Marías. Después de ver eso, ya podría dar mi vida por concluida!

    Besos y abrazos!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo no pongo en duda la inteligencia de Lucía, pero sí es cierto que no me parece una persona con la fortaleza mental necesaria para soportar a nosécuántos energúmenos atacándola una y otra vez.

    Creo que son conceptos diferentes y se puede ser muy culto, sensible, inteligente y todo lo que quieras pero no saber lidiar con ciertas situaciones sociales.

    ResponderEliminar
  9. ¿Pero acaso la inteligencia no está para lidiar con situaciones así? He conocido a gente muy culta y sensible pero intelectualmente plana, no se hasta que punto ambos conceptos están relacionados con la inteligencia.
    En cualquier caso, Lucía hizo lo mejor que podía hacer en sus circunstancias, correr como alma que lleva el diablo para no acabar loca.
    Besos y gracias por la visita! :)

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.