Oido en... la estación del trenecito de mi pueblo

"Ayer me corrí tres veces"


Y no es que estuviera poniendo la oreja en la conversación que mantenía una señora de clase media, mediana edad y media melena con su atenta amiga, un peldaño por encima en la escala social a juzgar por los collares de oro con los que ejercitaba las vértebras mientras asentía las confidencias de las que estaba siendo partícipe, aumentando así sus lazos de amistad, pues me imagino que algo de tamaña intimidad no se va contando a cualquiera que te encuentres por la calle. Vamos, digo yo que la afortunada gimnasta del amor no se sentó a esperar el tren y le dijo a la primera que se sentó a su lado los orgasmos que tuvo en una jornada de pasión.

O puede que sí. Eso me retrotrae al primer encuentro que tuve con la forma reflexiva del verbo correr, durante una obra de teatro que tuvo lugar en mi instituto. Le dije "córrete hacia allá" a una chica que ocupaba la butaca que tenía asignada y mis compañeros se rieron como ardillas histéricas, cómplices de un juego de palabras del que yo no era participe por mi candidez y tontuna. Igual la señora de los collares le dijo a la otra que se corriera un poco para dejarle sitio mientras llegaba su turno y la otra no dudó en vanagloriarse de su capacidad uterina aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid.

En cualquier caso tuve que seguir mi camino y no pude enterarme de si la confesíón quedaba ahí o continuaba con detalles importantes como ¿dónde había ocurrido? ¿Con quién? ¿Cómo?, si había repetido esa misma mañana... que supongo que no. Uno no se corre tres veces y deja escapar al causante para ver mi pueblo, que es muy bonito pero para nada compensa.

Con todo lo que me sorprendió no es que expusiera a voz en cuello su vida sexual ante todo aquel desconocido que tuviera interés por conocerla, desconocidos que por otra parte olvidarían su cara al instante, menos yo que le hice una foto porque nunca se sabe a quien te puedes encontrar por la noche, lo verdaderamente sorprendente, a juzgar por el tono eufórico de su voz y el tintineo de sus ojos, fue que lo considerara como una hazaña. ¿En serio? ¿Por solo tres veces?

4 comentarios:

  1. JAJAJAJAJA entre esto y lo de aquel chico disertando sobre Shakespeare como respuesta a tu petición de indicaciones en la autovía, estoy convencida de que posees un poder de atracción superlativo para especímenes rarunos y situaciones desconcertantes. Explótalas más aquí, pliiiiissss.

    Besos!

    pd: ¿en serio hiciste foto? qué peligrooooooooo. Tendré mucho cuidado con lo que hablo cuando vaya a tu pueblo :O

    pd2: si te pones a pensar... ese error de hablar más de la cuenta en lugares públicos, lo cometemos todos. Soy plenamente consciente cuando voy sola y mi antenilla recoge, sin querer, todo lo que se cuece alrededor. Muy típico en medios de transporte y en la playa. OJO.

    ResponderEliminar
  2. Jajaja desde siempre he tenido cierta facilidad para toparme con seres extraños. Por eso cuando salgo a pasear procuro ir por lugares pocos transitados :) También es verdad que me voy fijando mucho en todo lo que me rodea, especialmente en la gente. Basta detenerse unos instantes en algún lugar muy concurrido y te enteras de al menos un par de cosas curiosas. Como dices, en medios de transporte, la playa, las tiendas, bibliotecas...
    No hice la foto jajaj no tengo tan poca verguenza. Fue todo muy rápido, pasé a escasos 30 cm. de ella y además había mucha más gente paseando. Con esto no quiero decir que en otras circunstancias si que la hubiera fotografiado... O si :P
    Si vienes por mi pueblo te recibiremos con los brazos abiertos. Ya sería mala suerte, como lo fue en caso de esta señora, que te cruzaras con alguien que hablara español, así que podrías decir lo que quisieras sin temor. Eso si, avísame antes para que le ponga pilas a la cámara ;)
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. Con seres extraños... y con gente normal, también.

    ResponderEliminar
  4. También, claro :) aunque si hay alguien con alguna característica diferenciadora por lo extraordinario de la misma, invariablemente se me acercará aunque el lugar esté repleto de otras personas. Soy como un imán para ellos.
    Besos guapa!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.