Cosas que hacer antes de morir

Bien, el mundo se va a acabar. Lo dijeron los mayas, lo dijo el señor barbudo de Cuarto Milenio y lo dijo la Fox, así que debe ser verdad. Por ello, para celebrar que todo esto que llamamos vida se termina he decidido celebrar la "Semana del apocalipsis" (como homenaje al Corte Inglés que durante mucho tiempo salvó del armaggedon al estado) Para que lo último que se diga de mi no sea: "Siempre daba los buenos días pero no actualizaba nunca", nos iremos de este mundo juntos actualizando todas las jornadas que quedan hasta la fatídica fecha. De la calidad de los posts ya si que no me hago responsable.

Y comienzo con esta lista de cosas que hacer antes de recibir el dulce y frío beso de la parca. Todo el mundo tiene una de estas, aunque sea para suplir la falta de creatividad producida por una sobredosis de azúcar y mantecados revenidos del Mercadona.

. Vender un libro: solo uno, vaya, un ejemplar. Me conformo con poco. Vale que todavía tengo que terminarlo pero eso no son más que pequeños detalles.

.Retirarme de la vida activa en el Canadá: si Dante hubiera visitado España la hubiera colocado como el 10º anillo de su infierno particular, además gobernado con mano de hierro por Jean Claude Van Damme; por ello no es de extrañar que todo aquel que tenga la posibilidad, quiera huir de este país como alma que lleva el diablo para no volver jamás, por mucho que digan los charcuteros. Hasta ahora solo conozco un país lo suficiente a fondo como para elegirlo como lugar de residencia, y ese es el vecino norteño de los USA. Las razones son muchas y desde luego entre ellas no se encuentra el clima, ni la tortilla de patatas.

. Hacer un Pretty woman en una librería: y no me refiero a ofrecerle mis servicios a la dependienta sino en comprar todo lo que se me antojara sin pensar en mi exangüe presupuesto. Para alguien como yo que sufre el síndrome de Stendhal solo con entrar en un Fnac, podría significar la muerte.

. Volar: no en avión, que ya lo he hecho, ni en parapente, que no lo voy a hacer, sino volar a lo Bola de dragón, siempre arriba, tú y yo lucharemos los dos, y apretar las nalgas e ir más rápido. Sentirme libre de la tiranía de la gravedad y poder de paso hacer scoting sin riesgo para mi integridad.

. Comer croquetas hasta caer muerto: solo se me ocurre una forma mejor de morir y también intervienen las croquetas. Lo malo es que en el Canadá no conocen este manjar, por lo que si no quiero verme en la tesitura de tener que elegir entre estas dos "opciones" no me queda otra que....

. Dominar el arte de hacer croquetas

. Leer todos los cómics de Mortadelo y Filemón: no me importa que se repitan los mismos gags  e incluso viñetas recicladas desde hace decenas de números. Tengo tan poco criterio que siempre me hacen gracia. Por suerte llevo la colección más o menos al día y, cruzo los dedos, pero creo que Ibañez, dios no lo quiera, morirá antes que el que os escribe así que es de las pocas cosas que podré cumplir, tristemente.

. Poder echar a alguien al grito de "Este, a la puta calle": Gil y Gil fue un modelo a seguir, no digo que bueno, pero ahí está para los historiadores del futuro como un... hombre de gran personalidad, ambición y abundantes cuentas en Suiza. En siglos seguro que se convierte en el patrón de los políticos. Sus exabruptos se cuentan por decenas y en su época fueron ampliamente imitados especialmente esta chulesca manera de echar a personas incómodas que tenía alrededor y que solían repetir a veces en "Al ataque".

. Dirigir un periódico: casi que es más probable lo de volar dado la situación de la industria periodística.

. Impartir justicia: pero no como esos pseudojueces de los programas de Tele 5, no, a lo Charles Bronson, con una magnum 45 y un cargamento de balas suficiente para acabar con tanto gilipollas suelto. Primero iría a por banqueros y politicos. Más tarde, a por los modernos, a los que haría ver la filmografia completa de Pajares y Esteso, con los ojos abiertos con pinzas, a lo naranja mecánica.

. Dejarme los brazos haciendo kayak:  se entiende que no tengo ningún interés en deshacerme de mis extremidades superiores sino en poder darle a los remos de un kayak en un río salvaje que atraviese alguna selva misteriosa.

. Conducir un tanque: y destruir cosas claro, si no, vaya  gracia.

. Entender a las mujeres: me quedan 5 créditos y una asignatura de libre configuración así que creo que de septiembre no pasa.

. Recorrer una playa de punta a punta haciendo la croqueta: una de esas cosas absurdas que todo el mundo ha hecho alguna vez en un momento de borrachera máxima. Igual debería comenzar a beber.

. Disfrazarme de Mr. T: Me queda el peinado, los collares de oro, los músculos y ser negro, pero la actitud la tengo.

. Ganar un premio Nóbel: me da igual la rama. El de la paz mismo que parece que lo regalan.

4 comentarios:

  1. Comparto muchas de esos últimos deseos, incluido la falta de criterio con Mortadelo y Filemón y otras muchas cosas, tan poco tengo que al referirte a tener la actitud de negro creía que era otra cosa.

    Lo siento por lo del Premio Nobel.

    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
  2. ¿Que no tienes aun el premio Nobel?..en Suecia hay algo que huele a podrido, como en Dinamarca...vamos, que hiede toda la peninsula!!!

    Abrazotes y felices fiestas!

    ResponderEliminar
  3. A mi también me parece increible, sobre todo después de mis aportaciones al campo de la medicina con la descrición de la anatomía de Juan Manuel de Prada, que amablemente dejó su trabajo en televisión para colaborar con la ciencia.
    ¡Felices fiestas Fran!
    ¡Un abrazo enorme!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.