Una gamba en televisión

Si alguna vez llega a acontecer eso que tienen a bien llamar futuro, le contaré a los nietos de mis vecinos, cómo antiguamente los coches tenían cuatro ruedas, la coca cola era de pago y en la televisión emitían programas vacíos de contenido, que eran el equivalente a bajarte a la plaza con los colegas a aspirar el humo de los porros que emitían los repetidores, sentados en el banco más alejado de la calle, en ese rincón donde las esperanzas se esfumaban entre calada y calada.

Uno de estos programas es Tonterías las justas, que se emite en la actualidad en Telecinco 3, o Cuatro, como se prefiera, con un trío de solventes presentadores más una maciza importada de la pampa que solo aporta puntuales momentos de sensualidad tolerada, por las amas de casa que se privan de ver Sálvame con el loable fin de salvaguardar la moral de sus retoños (que suelen ser los del banco del párrafo anterior)

Hace no  mucho existía un programa llamado "Estas no son las noticias" presentado por uno de esos cómicos salidos del canal Paramount Comedy (Chanante, ¡¡chanante!!) llamado Quequé, que a la postre comenzó en el programa de Fuentes; pero no aludiré a él pues no haría más que señalar mi condición de viejuno sin vida social.

En dicho programa, aparte de esa diosa en la tierra llamada Ana Morgade, se rodeaba de un nutrido grupo de colaboradores entre los que destacaban David Broncano, un ser a medio camino entre un cani del extrarradio y el saltamontes de Basket Fever, Anna Simón, cuya función no recuerdo más allá de dar lustre y comprobar la resistencia elástica de los modelitos que le endilgaban y Dani Martinez, un imitador-cómico-observador de la vida, muy moderno y con los pantalones por debajo de la rabadilla.

El programa no llegó a disfrutar de un merecido éxito, pese al exceso de globos femeninos que desplegaban cada día. Si se juntara el volumen pectoral de las dos Anas, se podría elevar por los aires una pedanía de mediano tamaño.

A la Morgade se la llevó Buenafuente a su programa pese a que la expresión que adorna su cara más que a la sonrisa, incita a quitarse la ropa, ponerse a cuatro patas y pedir a gritos ser azotado por su implacable látigo. Simón y Martinez dieron tumbos por la parrilla televisiva hasta arribar al programa que nos ocupa, bajo la tutela de Florentino Fernandez, eterno Crispín Clander para una generación, presentador de El Informal para otra, y tontaco mayor del reino para los ni-nis de pocas ambiciones, escasa paciencia y nulas inquietudes.

TLJ es un programa que mezcla elementos de El Informal (poquísimos por desgracia), Se lo que hicisteis, antes de que fueran repudiados como Mourinho en una convención de payasos, por las cadenas de televisión, más el "6 en ranking", una novedosa sección en la que se conjugan los vídeos de caídas, con música disco y una violencia tan light como la carne que enseñan las chicas, que ya ni siquiera tienen el tirón suficiente para hacer que te enganches al programa, desde que Cuatro fue absorbida por la cadena amiga e introdujeron contenido de Sálvame en su escaleta.

Seguramente cuando les cuente todo esto en un futuro los chavales no solo no me creerán sino que me mirarán extrañados y me preguntarán: ¿En tus tiempos necesitabais los ojos para ver la tele?



Adorad todos a los hipno-pechos

4 comentarios:

  1. jajajaja, Chapeau, caballero!!!


    P.D.:Estooo, ejem, tu "presumible" condición de viejuno sin vida social se podría delatar con la sóla mención del citado saltamontes de Basket Fever...aaarrrrg...muero tan sólo de recordarlo!!!(jejejeje)

    P.D.2:Este post DEBE ir directo a tu próximo libro!!!(yo de tí registraria lo de "hipno-pechos", nunca se sabe si Matt Groening anda cerca...)

    ResponderEliminar
  2. Jajaja es verdad, no había caido en lo de Basket Fever, que por cierto estaban reponiendo en uno de esos infames canales de la TDT. Creo que no he visto peor serie en toda mi vida y eso que vi Los Fruitis (algún que otro capítulo haciendo zapping, que tampoco soy tan masoquista)

    Intentaré registrar lo de "Hipno-pechos" aunque creo que es de dominio público desde aquel especial de nochevieja.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Jo, es verdad...bendita Sabrina Salerno...si una mariposa batiendo sus alas en Calahorra provoca un maremoto en Siberia, "aquello" que pasó en los estudios de televisión española no quiero ni pensar que desencadenaron...
    un hipno-abrazo!

    ResponderEliminar
  4. En última instancia fue el hecho primigenio que propulsó años más tarde la creación de Mr Roboto et al.

    Además aumentó las ventas de flan Dhul perteneciente a Nueva Rumasa. Con lo que se puede decir que las tetas de Sabrina ayudaron a refundar el imperio de Ruiz Mateos. Esta historia da para que Pedro Ruiz haga un sketch por lo menos. Por cierto que se nota que su artículo en la wikipedia lo ha escrito él. A destacar el apartado "Radio".
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.