Joan Cusack

Lo de Caín y Abel no fue un hecho aislado. A lo largo de la historia los hermanos se han llevado a matar e incluso estoy seguro de que más de uno usó una quijada de burro para acabar con la vida de su deudo. Los hermanos somos así de puñeteros. En cualquier caso, miles de jugadores de Vampiro, estarán eternamente agradecidos por el fratricidio primigenio.

Claro que tampoco es que todo el mundo desee ver a su hermano criando malvas. Como normal general, y una vez extendido por occidente la distribución por la riqueza y el progreso, que acabó con la lucha por los recursos dentro de la unidad familiar, los hijos de una pareja se suelen llevar bien.

La de los Cusack esa una de esas sagas de hermanos de Hollywood como los Roberts y los Baldwin, en los que si no se respira amor, al menos no se pasan la vida en los juzgados denunciándose. Es cuerioso pero como si el talento solo pudiera residir en uno de los miembros de una familia, siempre hay un hermano famoso y otro que se tiene que conformar con las migajas. El caso de los Baldwin es la excepción que confirma la regla, puesto que ninguno merecería estar delante de una cámara, pero concedamos el papel de "estrella" a Alec Baldwin por aquello de haberse tirado a Kim Bassinger. De Eric Roberts mejor no hablar, y con los Cusacks solo me queda denunciar una injusticia cometida contra la hermana de John: Joan. (Se ve que sus padres eran muy originales. Hippies sin duda)

Quiero aclarar una cosa. No es que me cieguen sus pechos como cacerolas... bueno si, eso y que suele ir de pelirroja tirando a castaña, cosa que me chifla, pero no es óbice para reclamar más papeles para esta neoyorquina que empezó su carrera en el mítico Saturday Night Live, de donde dio el salto a la gran pantalla con la película Armas de mujer. Desde entonces su carrera ha sido más o menos discreta, con papeles en la entretenida In & out o Escuela de rock aunque donde cautivó mi corazón por los siglos de los siglos fue en la serie de la ABC What about Joan? en la que hacía de profesora dulce, cariñosa, pastelosa y algo tonta en la que, como curiosidad, trabajaba Laura Winslow. Solo estuvo en antena dos temporadas, con 21 capítulos en total, pero que hicieron que me enamorara como una colegiala de su candor y sus grandes atributos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.