28 de Agosto del año 2010

Saludos hombre del futuro:

Estoy harto. ¿Sabes cuantas chicas me han dicho lo maravilloso que soy y cómo el universo conspira para que encuentre a la mujer de mi vida, cosa que por cierto ellas no son? Todas. Absolutamente todas. Y ya no sé qué hacer.

Ser amigo no funciona, al contrario, te aparta de la carrera biológica por la posesión de su cuerpo. Si te ven sensible pensarán que eres como un niño al que cuidar. Y nadie quiere tener una relación con un crío. Ni siquiera Elizabeth Taylor. Si escuchas sus problemas puede que piensen que esperas algo a cambio y se cierren en banda a tus proposiciones o puede que piensen que eres un buen samaritano, un hombre santo al que no conviene mancillar con la impureza del sexo. Debes quedar inmaculado para poder ayudar a otras hermanas en situación desesperada.

El otro día hablaba con un amigo antropólogo sobre el tema. Me comentó que todo se remonta al hombre prehistórico, tosco, salvaje, que cazaba dinosaurios para alimentar a la tribu (bueno, mi amigo no ha terminado la carrera aún) auténticos héroes que acaparaban todas las miradas mientras el pringado de turno pasaba las horas dentro de su cueva inventando la rueda. Miradas que ni siquiera necesitaba porque le bastaba con un bastonazo en la cabeza de su "amada" para conquistarla.

- Miles de años de evolución y poco han cambiado las cosas-  le respondí.

- Gracias  a eso tengo trabajo - fueron sus palabras.

No me importa el complejo de damisela en apuros, la recolección de alimentos en el neolítico y demás chorradas, lo único que me jode es que anoche Asunción me dijo que era una persona increíble y que estaba segura de que haría feliz a una buena mujer. No supe si ella se estaba calificando como una guarra o si por el contrario me decía de una forma educada que no podría hacerla feliz ni con una cuenta bancaria de varios ceros a la derecha.

Ahora se cómo se siente la patata caliente que pasa de mano en mano a la espera de que alguien se apiade de ella y la devore.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.