Ya a la venta: Jim del Espacio Exterior

Tras el (futuro) éxito arrollador de ventas de Fin del juego, llega el segundo libro de la colección Mr Roboto: Jim del Espacio Exterior, título llamado a revolucionar el género de los libro-juegos y el skyline de mi biblioteca con decenas de páginas repletas de lugares cósmicos, personajes planos y chistes malos como los del Chiquito extremeño:

- Papá, papá, en el colegio me llaman "Pang".
- ¿Pang?
- Oh no, ¡me han dado!

Te pondrás en la piel de Jim, un policía pasota que no ejerce de proxeneta porque no es lo suficientemente honrado. De ti depende darle un buen final a sus correrías por la galaxia o, si eres un pequeño motherfucker, hacerle sufrir indecibles penurias con las que a buen seguro te troncharás. Y si no lo hace, te devolvemos el dinero (No, no lo hacemos)

Por unos módicos 6 euros, podrás impresionar a las chicas con una lectura sesuda a la par que humorística. ¿Sabes por qué Mandingo triunfa entre las mujeres? ¿Por su lanza estratosférica? Por favor, las mujeres prefieren a un hombre cultivado antes que a un trípode insaciable. La razón de su éxito está en su afición por Jim del Espacio Exterior. ¿Vas a dejar que esa morena con la que te cruces todas las mañanas en el ascensor del trabajo no se acueste contigo por no comprar mi libro? Yo de ti me lo pensaría.




PD: Mandingo no aprueba la utilización de su nombre en este anuncio.

Skool Daze

Se acerca la Navidad y con ella los polvorones, las luces, el portal de Belén, la nieve, las bailarinas de Striptease y uno de los momentos más dramáticos de la rutina de un niño: la entrega de notas.

Y es que por definición, un niño es una persona a la que le importa tres narices cualquier cosa que no sea jugar, de ahí los tristes resultados en los exámenes y la angustia posterior al enseñarlos a sus padres. Ayer pasé junto a un colegio cuando de pronto escuché:

- ¡¡Papá!!

En un primer momento pensé que me había colado sin querer en el rodaje de la segunda parte del anuncio de Kinder Sorpresa, pero no, el niño enarbolaba con alegría un papel mientras corría hacia un señor de Murcia.

- Papá, he sacado un 9,5 en religión y un 10 en gimnasia - exclamaba orgulloso el infante mientras se abrazaba a su padre.

Miré a mi alrededor por si veía alguna cámara, pero debían estar camufladas porque no vi ninguna.

- Pues ya sabes qué vas a ser de mayor - respondió el prócer - Cura futbolista.

- ¿Como Kaká?

- No hijo, que ese no juega al fútbol.

Me alejé del lugar sin conocer qué tal le había ido con las otras materias, pero por experiencia personal puedo decir que no aprobó nada más, ya que siempre se comenta en voz alta las buenas notas, y nadie presume de una sobresaliente en religión a menos que sea el hijo del Papa (el de Roma, no el de Murcia) o si no le queda más remedio.

Si el niño es listo es posible que hubiera falsificado el boletín. Claro que está difícil. Para los americanos no lo es pues ellos usan letras para evaluar, y como dice mi amigo "El Papelas": una raya en el sitio adecuado te puede alegrar el día; Sin embargo aquí, con esas palabras tan largas es más complicado. Eso no fue impedimento para que un compañero de la EGB intentara dársela con queso a sus progenitores. Lo hizo a lo bruto, debido a la carencia de sutileza que le caracterizaba (le llamábamos "El Mascachapas: basado en hechos reales") Su plan era tan absurdo que tenía que funcionar. Y lo hizo. El primer suspensosaliente coló, pero al cuarto su padre empezó a sospechar, pues de alguien llamado "El Mascachapas, etc, etc" no se puede esperar tan buenas notas a no ser que amenace al profesorado, y ese trimestre no había recibido ninguna denuncia. Volvió a leer el boletín y entonces se percató de que el "-saliente" estaba escrito en azul, mientras que el "suspenso" lo estaba en negro.

A mi compañero le pudo la codicia académica, como a Stephen Hawking cuando atropella a los jóvenes físicos que descubren una teoría nueva, para apropiarse de ella, aunque algo hizo bien: Nunca hay que enseñar las notas a las madres. Ellas ya las conocen antes incluso de que el profesor las escriba, solo que no lo recuerdan, aunque la información permanece en su memoria en espera de ver la firma del profesor. Enseñárselas es como moverse delante de un T-Rex: la forma más directa de perder la cabeza.

Lo mejor es hacer que te firme el boletín tu padre cuando esté lo más distraido posible: durante algún partido de fútbol o cuando intenta montar una mesa del Ikea. Si esas circunstancias no se dan, mejor darle un buen susto, como ir y decirle:

-Papá, soy gay.

Y si por esas casualidades de la vida, tu padre lo es:

- Papá, me gusta tu novio.

Por desgracia, hay padres modernos, calzonazos, bisexuales y liberales, por lo que tarde o temprano te toca enfrentarte a su ira desatada. Lo de menos es la bronca que hace que los del pueblo de al lado se enteren de tu pobre rendimiento escolar en tiempo real; los niños no escuchan los sonidos que superan un cierto nivel de decibelios. Lo peor es el castigo.

Hay padres que te prohiben salir de tu habitación; padres anticuados desde luego, pues hoy día raro es el que salga de ella para otra cosa que no sea visitar el Game; otros te quitan la consola (esto si que duele), los postres, la paga semanal o lo peor: te hacen culpable de que la familia no se pueda ir de vacaciones a la Rivera Maya. Y así, tu abuela y tus hermanos piden tu cabeza porque tu irresponsabilidad les ha dejado en tierra, cuando el verdadero motivo es que tus padres se han fundido los ahorros comprando letras del tesoro, pero claro esto se lo callan, teniendo que aguantar tú gritos e insultos e incluso algún conato de colleja.

Por eso la mejor época para suspender sin preocupaciones es la semana santa. ¿Qué es lo peor que te puede pasar? ¿que no te vistan de nazareno y te pierdas la procesión de Jesús Cautivo? Todo un drama desde luego...

De todas formas siempre queda el otro lado: aprobar, y su beneficio añadido: las recompensas por hacerlo. En mi clase teníamos un compañero al que apodamos "El Contable". Tenía establecido un convenio con sus padres según el cual, estos le remuneraban con 100 pesetas (si, soy viejo ¿qué pasa?) por cada punto que consiguiera sobre 7 en cualquier asignatura. Si sacaba entre un 5 y un 7 en las asignaturas del grupo 1 (matemáticas, lengua y naturales) le descontaban un porcentaje derivado del último dato del IPC. Si las mismas circunstancias se daban en las asignaturas del grupo 2, no le descontaban nada si la media del total de las asignaturas del grupo 1 era mayor a 7,5, en caso contrario debía devolver un bonus de 20 pesetas... cuando le daban el boletín de notas, sus padres se lo enviaban a un inspector de hacienda para que calculara la cantidad resultante. No se como lo haría, pero siempre lograba sacarse sus 500 pesetas por trimestre y eso que lo más que llegó a sacar fue un 1,3. Creo que ahora es diputado.

Mi experiencia con Lulu

Quien espere un relato detallado de mi alocado fin de semana con una meretriz francesa, está totalmente equivocado, pues Lulu no es el nombre de una jovenzuela capaz de traicionar sus ideales de pureza por un puesto en el olimpo de la interpretación sino el de una empresa dedicada a la autopublicación de todo tipo de obras: desde novelas a calendarios, pasando por una amplia variedad de productos impresos.

Llevaba largo tiempo meditando registrar en formato físico todos los textos que escribí en una etapa más fructífera de mi vida, aunque hasta hace algunos meses no hice acopio de voluntad para ponerme a ello. Otrora expuestos ante el público que surfeara la red, yacían ahora en un rincón del disco duro de mi portátil, aparato que podría estropearse y provocar con ello la pérdida de tantas horas pasadas con un lápiz y una libreta en la mano, pergeñando el universo delirante de un señor robot de infausto para unas, para otros grato, recuerdo.

La gente dirá lo que sea del almacenamiento digital, pero aún hoy se pueden encontrar libros con centenares de años a sus espaldas y sin embargo el lector de cd´s de la Playstation ya no es capaz de leer una copia del Medievil grabada en un disco Princo hace menos de una década. Por ello investigué en Internet de qué manera podía publicar un libro, sin tener que pagar costosas tiradas o enfrentarme a la vagancia y/o esnobismo del agente literario de alguna de las múltiples editoriales del mercado encargado de seleccionar mi obra como "publicable" cosa que por otra parte no es en absoluto.

La respuesta llegó con el nombre de una chica de anuncio: Lulu (oui, c´est moi) Aunque no es necesario registrarse para comenzar a publicar, es recomendable hacerlo para llevar un mejor control del proyecto. A través de un asistente, podremos elegir el tipo de tapa de nuestro libro, podremos darle un nombre y detallar el autor o autores, el tipo de papel (el estándar es de una calidad aceptable), el tamaño del libro (siendo el A5 el más recomendable), el encuadernado y si será en blanco y negro o en color siendo esta última opción muchisimo más cara.

Ya que hablamos de dinero, unas 700 páginas vendría a salir por el mismo precio que cualquier novedad editorial, con el añadido de que se tiene entre las manos tu propia historia. Eso a precio de coste obligatorio, sin obtener márgenes de beneficio por la venta de los ejemplares. En cualquier caso el autor puede dar el precio que desee a su obra.

Puede parecer barato, pero hay que tener en cuenta que Lulu se limita a imprimir y "pegar" las hojas del documento que se le envía. Por lo que queda en manos del usuario la maquetación del texto y el diseño de la portada, lo cual conlleva un trabajo titánico como tuve ocasión de comprobar. No es fácil escribir un libro, ni siquiera cuando es un copia-pega. Me llevó varias semanas pero al final lo conseguí, tenía un pdf que si no profesional al menos no daba vergüenza ajena y raudo corrí a subirlo al blog como quedó registrado en un post anterior. Lulu permite vender el libro en formato electrónico, todo sea dicho.

Con el asistente de creación de portadas creé una sencilla y minimalista en el menor tiempo posible y me dispuse a comprar una copia de prueba. Para ello te dan varias opciones de envío, tanto por sistemas de mensajería privada como por Correos. En su modalidad gratuita Lulu asegura que se recibirá el pedido en 5-6 días. En mi caso tuve que esperar un mes largo. El paquete viene de Suecia, cosa que en un primer momento me extrañó al ver la notificación de que había recibido un paquete, dejada por un cartero vago que no fue capaz de llamar al timbre de mi casa.

Cuando fui a las oficinas de Correos me dieron una enorme saca verde con la que parecía la versión irlandesa de Santa Claus. Dentro venía un maltratado paquete con el ejemplar. Por desgracia en algún momento entre Malmo y Fuengirola, el cartón se rasgó por una esquina, deteriorando levemente el lomo, pero bueno, la calidad general del libro permanecía intacta.

Aunque en un primer momento el volumen parece robusto, tengo la sospecha de que con el tiempo y la lectura continuada las posibilidades de que se parta en dos irán creciendo exponencialmente. Mientras tanto, cada vez que pase la mirada por mi pequeña biblioteca, podré sonreír satisfecho.

Life is short and my biceps are strong

En la cima de las montañas Stanley se yergue un lujoso palacio de esmeralda propio de un dios. En su salón real, cuyos muros están adornados con las cabezas de los grandes magnates y el fuego sagrado es perpetuamente alimentado por la sangre negra de la tierra, se alza un trono de oro reservado para el destructor de mundos: el dinero. A su izquierda se puede encontrar una sucursal bancaria universal y a su derecha se sienta el mayor sacacuartos de la era tecnológica. ¿La suscripción platinum a Megaporn? No, los teléfonos móviles.

Fueron los directivos de las televisiones los primeros en darse cuenta del potencial caudal de ingresos que podrían conseguir con la recepción de mensajes sms enviados por los inocentes espectadores. Así, cualquier programa sin importar temática se vio invadido por una franja horizontal en la que la gente podía leer los mensajes que enviaban. Los había  de diferentes tipos: estaban los que se dedicaban a opinar sobre el tema que se trataba ("El q está ablando es jilipoyas"), los que servían para hacer más fácil una declaración de amor ("Pepi te kiero un tako"); informativos ("A la azafata se le ve un pezón. Que alguien termine el trabajo y le abra la blusa del todo") o crípticos ("Compro oro")

Con el tiempo estos mensajes empezaron a formar parte de la vida diaria del vulgo como el plasma o la ordinariez de la Esteban. Visto que pese al desmesurado coste de los sms, se enviaban a miles, los empresarios buscaron nuevos métodos con los que exprimir a la gallina de los transistores de oro. La última idea es la de celebrar concursos literarios de sms. La premisa es sencilla: en 140 caracteres se debe crear un texto literario de interés. Obviamente lo de menos con tamaña limitación es la calidad. Si, alguno me recordará aquel "cuento"... "Y cuando despertó, el dinosaurio seguía allí".

El éxito de esta frase lo adjudico al efecto Lady Gaga, que es cuando algo se pone de moda y nadie sabe muy bien por qué. De hecho "El zombi nunca creyó que estuviera muerto" me transmite una inquietud sobre el concepto de vida y muerte que no han conseguido las obras completas de Kierkegaard y dicha sentencia no ha sido inmortalizada en el blog de algún joven existencialista o en su defecto Emo gótico; como "La abuela rompió la faja" que conjuga intriga, violencia, misterio y puede que erotismo, según lo pervertido que seas.

Últimamente este tipo de concursos sacacuartos han aflorado como setas. El último de ellos promovido por un conocido banco y una no menos conocida operadora de telefonía. Como tenía algo de saldo que, ironías de la vida, esa misma compañía me iba a quitar por no haber hecho uso del móvil durante meses, decidí participar con un par de "propuestas". Con el dinero que me sobraba llamé al teléfono de la esperanza, y me alegro porque salvé a mi interlocutor del suicidio. Me costó eso si. No fue hasta 2 horas después de estar charlando que logré que me dijera: "O cuelgas o salto por la ventana". Y colgué claro.

Del primero de los textos que salieron de mis dedos no esperaba mucho:

Y el mundo llegó a su fin. Lo último que vio fue el coche que le había atropellado, alejarse a gran velocidad.
Como veis nada del otro mundo. Con el que guardaba ciertas esperanzas era con el siguiente:
Entrar al banco le salvó de la pobreza. Junto a la ventanilla de pagos, olvidado en el suelo, encontró un billete de lotería premiado.
Se que para un concurso patrocinado por un banco tal vez no fuera el relato más adecuado, aunque no se si la crítica implícita cercenó mis aspiraciones al premio. Nunca se sabrá. Pues en caso de haber ganado hubieran contactado conmigo por teléfono, el cual recordé ayer que yacía bajo una montaña de papeles sin batería desde vete a saber cuando. Y de aquí se saca una valiosa moraleja: El teléfono de la esperanza no es gratis.

Nosotros los esclavos

Con la familia real española tirándose los trastos en un suntuoso palacio francés en Bayona, las tropas napoleónicas entraron en la península ibérica so pretexto de atacar Portugal, aliado de los pérfidos ingleses. Mientras Carlos IV cede la corona de España a Napoleón y este a su hermano José, las tropas invasoras cometen toda clase de tropelías sobre la población civil y ocupan plazas alejadas del camino a Portugal. La lucha estalla cuando llegan a la capital del reino rumores de que Murat quiere trasladar al infante Francisco de Paula. Es la mecha que prende fuego a la piel de toro. Durante largos meses, la antigua Hispania será testigo de las más crueles acciones y su tierra se cubrirá con la sangre de ambos bandos.

1812, el sol brilla con fuerza en Cádiz. Las cortes generales promulgan la que será la primera constitución española, "La Pepa", que establece las bases de un gobierno democrático: separación de poderes, sufragio universal, libertad de prensa... Pronto la península se verá libre de franceses. Con la salida del pérfido Pepe Botella y la vuelta del legítimo Rey, las esperanzas de un futuro brillante para España son más claras que nunca. Sin embargo tales esperanzas no tardarán en tornarse vanas, pues el pueblo que otrora se rebelase contra la tiranía gabacha, grita ahora "Vivan las cadenas" ante el paso de la comitiva de Fernando VII, el dirigente absolutista más nefasto de la historia de la nación hasta la actualidad. España, con la connivencia de sus ciudadanos, volvía a perder otro tren, uno más, para convertirse en un estado serio.

1933. Es noche cerrada en Berlín. Una fría noche como tantas otras, de no ser porque en las calles cercanas al Reichstag se respira el humo denso y caliente que producen las llamas que están devorando la sede del parlamento alemán. Pronto llegan los bomberos, alertados del incendio por los alarmados vecinos. No tardan mucho en llegar Hitler y Goering, dirigentes del NSDAP, que comprueban cómo la policía ha encontrado a Van der Lubbe, comunista holandés, en los alrededores del lugar de los hechos. Al día siguiente se declara el estado de emergencia y se promulga el decreto del incendio del Reichstag por el cual se suspenden varias libertades civiles y se proscribe y detiene a los comunistas y varios de sus líderes (que contaban con el respaldo del 17% de la población) En las elecciones de Marzo el partido Nacionalsocialista conseguiría la mayoría absoluta en la cámara de representantes.

2010. Mientras volvía a casa después de pasear por la playa, me detuve unos instantes junto al muro trasero de unos conocidos grandes almacenes, donde, perfectamente alineados suelen colocar los cubos de basura en los que se deshacen del excedente alimenticio del día. No me cuesta distinguir la espigada figura de un sin techo habitual al que suelo ver siempre que mis pasos me llevan a esa parte de la ciudad. Rebusca en los contenedores en busca de la cena y con suerte, el próximo desayuno. Ha sido rápido pues a no muy tardar, el lugar se verá repleto de gente como él: vagabundos, pensionistas, viudas, parados de larga duración... En ese momento todavía no lo se, pero mientras el sin techo espigado comprueba si un generoso tomate está podrido, en un canal de noticias, una conocida presentadora califica de terrorismo el que los controladores aéreos hayan declarado una huelga salvaje espontánea dejándola en tierra y privándola de la obra de teatro que iba a disfrutar en Londres en compañía de una ex-ministra del gobierno. Perdonad que no derrame una lágrima por ella. El actor principal de "La bella y la bestia" seguro que se deprime por no verla en primera fila, pero seguro que lo supera sin muchos traumas. Al fin y al cabo, el espectáculo debe continuar.

Al llegar a casa, con el sonido del televisor de fondo conecto a Internet. La red bulle de ira y rabia. Piden las cabezas de los responsables de que no hayan podido despegar en los aviones que les iban a llevar a sus destinos turísticos. El aparato está lleno de niños que iban a Disneylandia, vocifera a mis espaldas una señora, trabajadora de la banca. ¿Es que nadie piensa en los niños?  Casi al instante leo un comentario: "No hay derecho a que nos hagan esto, con lo que ganan esos sinvergüenzas..." Ahí está. No ha tardado en salir esa España cainita y miserable que prefiere la desgracia ajena al bien personal. Que sería capaz de dejarse cubrir de cadenas y caminar al paso de la oca siempre que el de al lado tuviera que llevar el doble. Que antes de exigir que se respeten sus derechos prefiere que recorten los de los demás.

"¿Que ganan 300.000 euros? ¿Y de mi dinero?" exclama sorprendido un viajero que arrastra demasiado las eses. Ah, pero un momento, con tu dinero se ha salvado de la quiebra al sistema bancario nacional. Si, esos que no te darían una hipoteca para comprarte una casa sobrevalorada cuyos beneficios irían a parar a un constructor amigo del alcalde de tu ciudad, que se deja invitar a copas servidas por ardientes mulatas, o a ese compañero de butaca en "La bella y la bestia" que ahora está en lucha contigo, codo a codo en la terminal 4 de Barajas, por vuestro derecho a volar. Esos bancos que en caso de concederte el dinero para pagar, no se apiadarían de ti si estuvieras pasando una mala racha; esos bancos que te quitarían el pisito, te embargarían la nómina y todos tus bienes hasta que tu sobrevalorada deuda estuviera pagada y que ante tus protestas se limitarían a decirte con una voz mecánica: Vuelva usted mañana.

Pasan las horas. Nadie se mueve. El presidente de la nación está desaparecido. Aparece el ministro de fomento rodeado de señores colocados a dedo que cobran de "tu" dinero y cuya incompetencia queda manifiesta en un comunicado vago e impreciso. Los ánimos se caldean y la gente pide al gobierno que actúe. "Que los metan en la cárcel" "Si yo me levanto de mi puesto de trabajo, me echarían". Ah, pero el gobierno ya ha actuado. No podrás jubilarte a los 67, por el momento, y eso si con suerte el sistema de pensiones estilo Ponzi no ha quebrado y te encuentras con 70 tacos sin ingresos y con la casa por pagar. Pero ey, no te preocupes, que te quiten lo bailado. Hasta entonces habrás podido llevar una buena vida, trabajando 50, 55, 60 horas semanales. Las que ellos decidan, cobrando un sueldo que te permitirá darte el lujo de que te corten las lonchas de jamón un poco más gruesas de lo normal, una vez por semana.

Pero aún está por llegar lo mejor. Dos de la mañana. Las madres siempre dicen que a esas horas de la madrugada solo están despiertos los delincuentes y la gente de mala vida. Y debe ser cierto porque estoy viendo por televisión al ministro del interior/vicepresidente/subdirector de Ikea comentando que si a las 9 de la mañana no se ha normalizado la situación, un consejo de ministros extraordinario decretará el Estado de alarma. El otro día vi una película de Denzel Washington con un título parecido, claro que el estado era de excepción. No será tan grave entonces. Me voy a dormir. Por si acaso aparece Bruce Willis sobre un tanque por la Castellana al día siguiente, que al menos me pille despejado.

Llega el momento. Las 9 han pasado, y luego las 10 y las 11. En los aeropuertos calma chicha. Se anuncia una rueda de prensa para el mediodía. Escucho en honor de los que acuden a Barajas, Fly me to the moon, del gran Sinatra. Espero que no se ofendan. Estaba entre La Voz y Lady Gaga. Cortan la programación habitual y aparece el subdirector de Ikea declarando el estado de alarma. El jefe del estado, de visita en Argentina desde donde ha firmado todo lo que le han puesto delante, incluso un autógrafo para un turista chino, y el presidente del gobierno están desaparecidos. Según la Wikipedia, que después de las filtraciones de Wikileaks me parece más de fiar que el BOE, el estado de alarma define que está legalmente permitido:

Suspensión de derechos
  • Limita la circulación o permanencia de personas o vehículos en horas y lugares determinados, o condicionarlas al cumplimiento de ciertos requisitos.
  • Practicar requisas temporales de todo tipo de bienes e imponer prestaciones personales obligatorias
  • Intervenir y ocupar transitoriamente industrias, fábricas, talleres, explotaciones o locales de cualquier naturaleza, con excepción de domicilios privados, dando cuenta de ello a los Ministerios interesados
  • Limitar o racionar el uso de servicios o el consumo de artículos de primera necesidad.
  • Impartir las órdenes necesarias para asegurar el abastecimiento de los mercados y el funcionamiento de los servicios y de los centros de producción afectados.

Esto me recuerda cada vez más al tercer episodio de una saga de películas de una galaxia muy muy lejana en la que sale un alienigena detestable que habla con lengua de trapo mientras vuela sobre un plato. Si hombre, esa en la que al final aparece un obrero con el casco negro de la rabia que le produce el conocer que el líder sindical del Imperio no le invitado a la mariscada del fin de semana.

En cualquier caso, los controladores no están para muchas películas. En caso de no acudir a sus puestos de trabajo podrían ir a la cárcel durante una cantidad indeterminada de años. No se de qué se preocupan si los violadores y asesinos entran y salen de allí como Pedro por su casa. Pero para muchos no debe ser agradable así que claudican y la normalidad vuelve poco a poco a los aeropuertos.

Y la gente se alegra de que de la noche a la mañana se aprueben decretos ley a toda velocidad mientras que para otras cuestiones el gobierno muestre una lentitud exasperante. Y la gente se alegra de que los militares tomen el control de un servicio público de buenas a primeras. Y la gente se alegra de que se siente un peligroso precedente según el cual todo aquel que ponga en aprietos al gobierno pueda ser militarizado y amenazado con prisión de no plegarse a determinadas condiciones. Mientras que se les permita ir a visitar Disnelylandia, recorrer las bohemias calles de centroeuropa o asistir al teatro en Londres, todo estará bien. Y así muere la democracia, con un estruendoso aplauso.


Cabreados, con ojeras, menos dinero y la boca cerrada, volarán al fin a su destino. A disfrutar de sus merecidas vacaciones. Yo no saldré hoy a pasear. Creo que he visto por la tele suficientes indigentes por una temporada.

Y así se comprueba, una vez más, que ya sea en 1812, 1933 o 2010, mientras el pueblo lucha por salir adelante, por buscar un pedazo de pan que llevarse a la boca, por buscar un alojamiento digno para sus hijos, mientras trata de sobrevivir, en definitiva, otros, la clase dirigente maneja entre bambalinas las marionetas de este inmenso teatro que es el mundo en su propio beneficio lanzando a las unas contra las otras, alejados del bien y del mal, del sufrimiento y el hambre. Eso es cosa nuestra, porque nosotros, personajes prescindibles de ese despiadado escenario, nosotros, somos sus esclavos.

Do you wanna date my avatar?

En el momento en que alguien decidió realizar una versión porno de World of Warcraft, el famoso titulo de Blizzard pasó de juego para viciosos a fenómeno de masas. En él tienen cabida personajes de diverso pelaje: los típicos nerds cuya habitacion esta empapelada de elfas oscuras semidesnudas (su única aproximacion al género femenino hasta que cumplan los 50 y sus madres se atrevan por fin a entrar a sus habitaciones para ver por que no sale el niño de ella) cool hunters que buscan estar a la moda, amas de casa aburridas, chinos "farmeadores" a los que despidieron del restaurante, tías buenas e incluso Willy Toledo, cuando se cansa de que le den palizas por esos mundos de dios. Todos ellos tienen algo en común: su aversión por la realidad.

Cierto es que WoW no es el primer MMORPG del mercado, ni siquiera es el mejor, pero es el único que ha logrado vestirse de un hábito de cotidianeidad que hace que no nos sorprenda ver un meme, una película porno, disfraces o como hoy comentamos, una serie web basada en él.

Para ser más exactos "The Guild" parodia todo el género de los juegos de rol multijugador on-line y no un solo titulo. Como su propio nombre indica relata la historia de un clan, grupo o como prefiráis llamarlo, y las extrañas relaciones que se establecen entre sus miembros. Como no podía ser de otra manera en una serie ideada para ser transmitida por la red, se trata de una comedia. La tensión dramática necesita de un desarrollo prolongado. Si te enseñan a un niño llorando te dará exactamente igual (a no ser que vayas en un avión) Si durante más de 120 capítulos de media hora de duración has sido testigo de su trágico viaje a través de medio mundo en busca de su madre, a la que encuentra moribunda en su lecho de muerte, te desharás en lágrimas y pedirás a tu madre que te llevé en avión a los andes esos para que Marco no esté solo y tenga un amigo con quien jugar que no sea ese mono que parece que tenga el tifus; pero tu madre te dirá que es un dibujo animado y las lágrimas se convertirán en un torrente inabarcable... todo esto de forma metafórica claro.

En cualquier caso la serie solo consta de cuatro temporadas con alrededor de diez episodios de no más de 7 minutos de duración, por lo que deben recurrir a los típicos ganchos cómicos de gran impacto visual como los hijos de corta edad de una de las jugadoras, tratados como animales de granja o diálogos inspirados en los clichés de los juegos de rol, por lo que puede que no sea del todo recomendable para todo aquel que piense que "farmear" es visitar las granjas de los colegas en Farmville. Cosa distinta es un videoclip del tema que da título al post protagonizado por los protagonistas de la serie y del que todo el mundo sacará algo de provecho: frikis disfrazad@s con erótico resultado, estribillo pegadizo, letra profunda... Disfrutadlo.


Por la boca muere el pez

Hay determinadas profesiones que tienen beneficios añadidos más allá de la pertinente remuneración económica. Como tester de videojuegos, tengo la oportunidad de probar algunos de los mejores títulos meses antes de que salgan al mercado; los reposteros se ponen ciegos a magdalenas, el asistente de Juan Manuel de Prada se saca su buen par de botellas de aceite semanales y los dependientes de las librerías tienen acceso a todas las publicaciones impresas, de forma gratuita.

Tengo un amigo del ramo que suele proporcionarme todo aquello destinado al contenedor de basura pero que sin embargo guarda un gran valor aunque sea como hemeroteca efímera, pues al final su destino termina siendo el vertedero.

Lo último que ha llegado a mis manos ha sido un documento demoledor, clave para entender los malos momentos que está viviendo la economía española.

Suplemento "El Mundo Magazine" de diciembre de 2008. Después de comprobar con tristeza que Goomer se ha pasado al estilo minimalista, abandonando los paisajes recargados que le daban personalidad, me llama la atención una entrevista a Juan Villalonga, el que fue uno de lo más reconocidos presidentes de Telefónica; en especial un par de comentarios resaltados por el redactor. El primero no es nada que, desgraciadamente, sorprenda ya que es algo habitual aquí:

"Cuando me senté por primera vez en mi despacho de Telefónica no sabía una palabra de telecomunicaciones, y eso fue positivo porque llegaba con la mente abierta"

Bueno, en un principio no tiene por qué ser malo, al fin y al cabo la cúpula directiva de una empresa se dedica a gestionar el dinero, aunque nunca viene mal tener alguna idea de donde sería más beneficioso recortar o en que conviene invertir, para no estar a merced de consejeros interesados. Pero bueno, como he dicho, ¿Hay alguien que no tenga un jefe que no tenga ni puñetera idea de lo que se hace en su empresa?

Es en el segundo comentario donde se certifica la incapacidad congénita de la clase dirigente de este país:

"Esta crisis es de unos pocos: de los ricos ricos y de la clase media que invertía en Bolsa. El pánico es exagerado y en 2010 las economías recuperarán su crecimiento"
En la entrevista continúa hablando de que la gente podrá beneficiarse de créditos baratos y precios más bajos... Esto lo comentó apenas un par de meses después de que el sistema financiero fuera rescatado in extremis del abismo y de que los USA abrazaran el socialismo 20 años después de la caída del muro de Berlín. Ahora estamos en 2010, Grecia ha sido intervenida, Irlanda ha sido intervenida, España va a serlo en breve, la quiebra empieza a llamar a las puertas de Bélgica e Italia, las pensiones se congelan, los salarios se recortan, el paro aumenta... No parece que las economías recuperen nada.

La linea de pensamiento de Villalonga es puramente política. Tomó unos dato puntuales, el de la bajada del euribor, los indicios de deflación, el desplome de las bolsas... y lo extrapoló hasta crear una tendencia de futuro, sin el más mínimo análisis ni criterio. Tal y como se ve diariamente en el parlamento. Y en manos de esta gente está el país...

Juegos Reunidos: El Cascarrabias

Nº de jugadores: De 1 a 10. En teoría no hay un límite establecido pero no es plan  de ser confundido con una banda de latin kings.

Material: Unas zapatillas y ropa cómoda que te permita huir a escape de la zona de juego. Un dicción clara es valiosa para aumentar las posibilidades de victoria.

Valores que fomenta: Don de gentes, aplomo, ingenio, el hijoputismo

Lugares donde practicarlo: Ciudades dormitorio con altos edificios, aunque con un edificio con portero automático basta.

Reglas: El Cascarrabias es un juego muy sencillo y cualquiera puede practicarlo. Consiste en ser el primero en encontrar al vecino más cascarrabias de la comunidad elegida como campo de juego. Los distintos participantes irán pulsando el telefonillo de un piso a su elección, por turno. Cada jugador tiene una única frase para sacar de quicio al vecino en cuestión. Si la respuesta a dicha frase es un exabrupto, el jugador gana.

Si habiendo llamado a todos los pisos no se dilucidara un ganador, se procederá a continuar con el juego en otro edificio de la zona.

No está permitido los insultos directos ni las alusiones a los antepasados o preferencias sexuales de quien responde.


En la variante para un solo jugador el objetivo es encontrar al cascarrabias en el menor numero de intentos y posteriormente tratar de superar el record. En zonas donde la educación y el sentido cívico están más extendidos como el país vasco o cataluña, con un sonoro ¿que? será suficiente para alzarse con la victoria

Ejemplo:
Jugador 1 y Jugador 2 se dirigen al extrarradio de una de las ciudades más importantes de España. El edificio objetivo es elegido al azar. Pandoro II, como su nombre indica, segunda y ultima fase del complejo Pandoro, que debido a la crisis inmobiliaria jamás se verá finalizado por completo.

Jugador 1: Bien, voy a elegir el 3º D. La D por la talla de sujetador de mi novia y el tres por el número de mis testículos.

Jugador 2: Oh venga, ese dato sobraba y lo sabes.

Jugador 1: Cállate Paco que me estropeas la jugada.

Jugador 2: Ah, muy bien. Ahora soy Paco ¿no? Cuatro meses llamándome Jugador 2 incluso en las reuniones familiares y ahora de pronto soy Pa...

Vecina asombrada: Si, ¿quién es?

Jugador 1:  Hola Encarni, baja que te voy a dar lo tuyo en el portal.

Vecina asombrada (mirando por la ventana a ver si le merece la pena bajar): No perdone, se ha equivocado.

Jugador 2: Qué mala suerte has tenido. Has ido a elegir a la única monja del bloque. Mi turno. Yo escogeré el 6º B Estaba en esa clase el año en que aprobé por primera vez matemáticas.

Vecino anodino: ¿Si?

Jugador 2: Cartero comercial.

Vecino anodino: Your father!

Jugador 2: ... Creo que no me ha entendido

Jugador 1: Demasiado bien te ha entendido, pero no valen los insultos en otro idioma que los oficiales del estado.

Jugador 2: Eso no es justo.

Jugador 1: Cállate anda. Luego te doy un Phoskitos. A ver si tengo más suerte. 1º A.

Vecino suspicaz: ¿Quién anda ahí?

Jugador 1: Paga moroso que sabemos que debes hasta la partida de nacimiento.

Vecino suspicaz: ¡¿Cómo?!

Jugador 1: Ah, ya he ganado.

Jugador 2: De eso nada. En esta región del país no se habla un idioma propio cuyo uso haya desarrollado un acervo cultural y, por extensión, una identidad única paralela a la global hispana. Así que más suerte la próxima vez. A ver si el 1º B no me falla.

Vecino típico: ¿Qué quieres?

Jugador 2: ¿Tiene usted pelos en la lengua?

Vecino típico: Solo cuando tu madre me dice que le com...

Jugador 2: ¡He ganado!

Yo soy Espartaco

Quedan pocas horas para el amanecer. Sentado frente a una de las múltiples hogueras que iluminan el valle, observando las indomables llamas, pero con la mente a kilómetros de allí, el no menos indómito Espartaco, orgulloso tracio, destinado a ser adorado por la plebe en los sangrientos juegos en los que se negó a participar como hombre libre que se siente, escapando de la escuela de gladiadores a la que fue vendido y formando un ejército de esclavos y compañeros de armas con el que ha puesto en jaque a la moribunda república cuya corrupción, incapacidad y amoralidad está sentenciando su existencia y poniendo los cimientos del próximo imperio.

Medita en silencio sobre la decisiva batalla que traerá consigo el amanecer. El ejército de Pompeyo se está acercando inexorablemente. Unos gritos inesperados le sacan de su meditación. Una sonrisa se dibuja en su rostro al comprobar que proviene de un par de galos. Hace unos pocos meses servían comidas y ofrecían su cuerpo a los deseos de su amo; ahora vociferan con el atrevimiento que da el vino, cómo van a patear el brillante culo de los romanos tal y como han hecho a través de desgarradoras luchas.

Al principio el senado no les tomó en serio. ¿Qué podían hacer un puñado de esclavos contra el faro de civilización que es Roma? Pero las unidades que enviaron contra ellos fracasaron. La sangre de cada legionario muerto hacía germinar con brío la semilla del miedo en el corazón de los senadores que, tras el fracaso del pretor Craso, confían la tarea de aplastar la revuelta a Pompeyo.

No tendrán enfrente sus gladiadores pues a unos soldados cualesquiera, sino a las legiones victoriosas en Hispania al mano de uno de sus generales más capaces. Lo más selecto del Senado y el Pueblo de Roma para acabar con un hombre, pues la fuerza de los rebeldes no reside en las armas que portan sino en los ideales de libertad e insurrección, que el gobierno teme se extienda entre los demás esclavos del Mediterraneo, llevando al caos a la economía y destruyendo el sistema de privilegios del que goza la clase dirigente romana. Tendrán que atacar a Craso para evitar una carnicería.

En el día de hoy, otro gladiador de los tiempos modernos, donde el césped ha sustituido a la arena, los balones a las espadas, y la sed de sangre por cerveza, encabeza un movimiento entre los esclavos de un sistema injusto que privilegia a unos pocos gracias al esfuerzo de todos.

Eric Cantoná, ex-futbolista del Manchester, hombre anuncio, kickboxer, francés, ha difundido una propuesta en Youtube con el fin de derribar el sistema bancario internacional, culpable de haber sumido al mundo en la mayor crisis económica de su historia. Propone en un vídeo de apenas dos minutos, retirar el dinero de los bancos el próximo 7 de diciembre, causando una falta de liquidez en las entidades que provoquen que tenga que cerrar. Muchos dirán que es una medida inútil, pero cuando uno ve las imágenes de disturbios en Francia o Inglaterra y las protestas en las calles de Irlanda, con el país intervenido a causa de los bancos, cuando nóminas y pensiones se ven reducidas para compensar sus pérdidas, se hace necesario actuar de alguna manera ante la certeza de que de continuar así, el futuro solo lleva a dos alternativas posibles: revolución o esclavitud (a la antigua)

Aquella mañana del 71 a.c. Espartaco fue muerto en batalla, la rebelión sofocada y los supervivientes crucificados a lo largo de la Vía Apia. No hubo una insurrección general. El sistema continuó pero la desconfianza hacia la mano de obra esclava ya no abandonaría jamás a los dirigentes romanos, transformando lentamente la economía esclavista hacia un pseudofeudalismo que finalmente sería una de las causas que acabarían con el Imperio.

El 7 de diciembre puede que no ocurra nada. Puede que la banca funcione con normalidad, pero al menos espero que aunque la pequeña rebelión sea sofocada por una oleada de indiferencia, sirva de ejemplo para que en el futuro, una generación menos conformista y sumisa pueda luchar por un mundo mejor.



The sound of Mario

A veces trato de recordar a qué dedicábamos el tiempo libre que disfrutábamos antes de que Internet entrara en nuestras vidas. Yo creo que leía libros, pero no me hagáis mucho caso porque hace bastante de eso. En cualquier caso estoy seguro de que perdíamos menos el tiempo de lo que lo perdemos ahora, salvo que estuvieras matriculado en la universidad, en cuyo caso no habrás notado la diferencia. Y es que si para algo ha servido Internet, aparte de dejar al borde de la ceguera a los centenares de miles de seguidores de Youporn, ha sido para glorificar la expansión de los memes carentes de utilidad que consumimos diariamente.

Conocí la existencia del término "meme" mucho antes de que se enviara el primer correo conminandote a expresar qué canción te gustaría ser o a que bloggera te gustaría tirar los tejos. Fue en uno de esos sitios web que nunca sabes muy bien si pertenecen a una secta o a un think tank como ese de los curas. El artículo en cuestión trataba de exponer cómo toda la cultura humana, desde el primer gruñido del homo sapiens con el que quería expresar "por ahí no, que duele", hasta el último disco de Lady Gaga (que viene a decir lo mismo), no es más que un meme gigantesco o mejor dicho, la agrupación pantagruélica de una infinidad de ellos. Así, ideas como "Camilo Sesto es Dios" o "La tortilla de patatas, mejor con ketchup", aparte de grandes verdades, son memes, definidos estos como ideas sencillas que se repiten hasta la saciedad.

En Internet se genera al día, al menos uno (datos aproximadamente inventados, pero estoy seguro de que es así) Los hay de todos tipos, fotomontajes a partir de una determinada instantánea, anuncios, canciones o como el que nos ocupa hoy: las composiciones musicales usando el juego Mario Paint.

Mario Paint fue uno de los primeros juegos publicados para el cerebro de la bestia de Nintendo. Con él, se podía pintar, colorear, matar moscas en un divertido minijuego y lo mejor de todo: componer melodías usando distintos efectos sonoros tan heterodoxos como el maullido de un gato, el claxon de un coche o un beso. En principio puede pensarse que nada interesante puede salir de esa amalgama de cacofonías. Así lo pensé cuando vendí el juego por cuatro rupias. Pero el talento es abundante, como el papel higiénico en casa de un soltero y no hace mucho me topé en Youtube con esto:





Sweet Child o´mine - Guns´n´roses

Y como este muchos otros temas de distintos estilos ejecutados con suerte dispar.





Through the Fire and Flames - Dragonforce




You have been Rickrolled - Dos Memes en uno

Un día, a un fanático del juego se le ocurrió facilitar las cosas a las hordas de creadores que pululan por el mundo y creo el Mario Paint Composer, un pequeño y sencillo programa con el que podremos disfrutar del editor de canciones, cargando las de los demás para modificarlas a nuestro gusto o creando las nuestras.

Background Theme 7 - Ganbare Kickers!

A quien no conoce "Campeones" (Oliver y Benji para los amigos) se le suele decir que es la historia de Oliver Atom en su busca del sueño de ser jugador profesional de fútbol en un principio y campeón del mundo cuando los azares del destino le llevaron a jugar al Barça. Sin embargo no esta sinopsis no es del todo exacta. La serie no es más que la concatenación de interminables partidos épicos en los que se iban introduciendo los personajes que adornaban la simplista trama.

Sin embargo del protagonista no llegamos a conocer mucho más a lo largo de los casi 200 capítulos. Si, es estafado por un brasileño borracho y una marimacho le tira los tejos, pero estas subtramas no son más que guiños al público brasileño residente en Japón y a las chicas, reticentes a ver fútbol por muy espectaculares que sean los encuentros. Del resto de jugadores del New Team mejor ni hablamos. ¿Le creció el pelo a Bruce alguna vez? ¿Salió Adam del armario o sigue viviendo una mentira?

Quizás por eso algún directivo de Shogakukan decidió publicar un spin off más humano que se centra en los personajes, sin dejar de lado el deporte rey, olvidando cualquier atisbo de tiro del águila o catapulta infernal. Pues aunque "Ganbare Kickers!" (Una de gambas y otra de kikos, en español, aunque es conocida simplemente como Supergol), comienza exactamente igual que la serie matriz, con un superdotado del balón, Rafael Masten, que tras mudarse a otra ciudad, ingresa en las filas de un equipo mediocre, el King, pronto se desmarca de ella, en el primer partido concretamente, donde pierden miserablemente contra el equipo que está llamado a ser su principal rival: El número 1, capitaneado por el hijo de Shiryu, el de los caballeros del zodiaco. Y no será el primer partido que pierdan.

Durante los escasos veintipocos episodios, veremos a los jugadores del King entrenar, hacer travesuras, resolver problemas familiares y en definitiva, conoceremos las pequeñas historias personales de los miembros del equipo. Todo lo contrario que en Campeones, donde se podría sustituir la defensa del New Team por jíbaros y nadie lo notaría.



El King es bueno y vencerá.

Hola, hola, hola ¿qué tal?

Cada vez que alguien recupera del olvido un vídeo de "La bola de cristal", no falta quien lance loas a la transgresión del programa y a como hizo de toda una generación de chavales maleables, personas críticas con el sistema, capaces de pensar por si mismos, inmunes a la manipulación y que, en definitiva molan más que nadie.

A esa autocomplacencia le sigue una crítica inmisericorde a las nuevas generaciones, pobres desgraciados que no tuvieron nuestra suerte y cuyo modelo a seguir es una esponja que vive ahí abajo en el fondo del mar y por los que hay que sentir lástima puesto que ellos no han tenido la oportunidad de abrir sus mentes como tuvimos nosotros.

Cada vez que leo esos comentarios me pregunto si es para tanto. Al fin y al cabo "La Bola..." siempre me ha parecido un sitio donde Pablo Carbonell podía tocar sus temas sin miedo a que le tiraran al río del pueblo; además, donde ahora encontramos soflamas marxistas y una crítica directa al capitalismo, no creo que nadie viera en aquel entonces más que unos muñecos repulsivos y siniestros que hablaban raro, como en "El planeta imaginario" solo que algo más ameno gracias a las reposiciones de "La Familia Monsters", que paradójicamente daban menos miedo que los electroduendes.

Tal vez es lo que buscaban los ideólogos del programa, la asociación del miedo a esos marionetas de látex con los mensajes revolucionarios que preconizaban, creando toda una generación cuya máxima aspiración es hacerse funcionario y vivir del estado sin preocupaciones el resto de sus días mientras se venden al capital en forma de Playstation. Gente que no se mueve ante la privación paulatina de derechos, ni las injusticias, pues su única rebeldía es sentirse conscientes de la situación al contrario que los otros, que se refocilan en su ignorancia. Una conspiración que ríete tú del Club Bilderberg.

Do the mimo

¿Quién no se ha reído con la estampa de un chimpancé pidiendo algo de comer mientras da palmadas y extiende los brazos entre los fríos barrotes de su jaula? Yo creo que en todos los zoológicos hay un mono que hace eso, o a lo mejor es el mismo simio en gira itinerante. Pero no es este sucio y peludo primate el único en copiar las acciones de la gente para chanza y jolgorio de los que lo presencian. El cine ha hecho que amplios grupos de población asimilen determinados gestos que en un principio podrían parecer ridículos y que en efecto lo son, pero aún así nos resistimos a no hacerlos cuando la situación lo requiere. Estos son unos cuantos ejemplos:

1. La fuerza está contigo joven Skywalker. El clásico entre los clásicos. Se extiende el brazo con la palma de la mano hacia abajo y los dedos ligeramente curvados. Se entornan los ojos como el que quiere ver a Mario Vaquerizo sin la ayuda de espejos, y nos concentramos para que acuda a nosotros el objeto hacia el que dirigimos el gesto. Si los fans de Star Wars blasfeman de la nueva trilogía no es por la utilización abusiva de efectos especiales, la actuación de Liam Neeson o la existencia de Jar Jar Binks, es porque lo de los midiclorianos echa por tierra sus aspiraciones de convertirse en caballero jedi y poder usar la fuerza a su antojo, en especial el poder hipnótico para ligar con chicas. Ya no es cuestión de fe y por tanto es inalcanzable si no estás repleto de pequeños bichitos místicos (distintos a los que coges después de una noche en el polígono) excepto para Uri Geller, que es un Jedi Master. ¿Si no de qué iba a doblar cucharas?

2. La pistola humeante: Se forma una pistola metafórica con el índice y el pulgar extendidos y luego se dispara metaforicamente a aquel que queremos que se dé la hostia padre. Yo he visto hacérselo a motociclistas sin escrúpulos que perturbaban el buen descanso de un pobre estudiante que tras haberse quedado toda la noche estudiando para un parcial de cálculo especialmente complicado, se había metido en la cama para disfrutar del reposo del guerrero.Vale, era yo y suerte tuvieron esos hijos de mil padres de que mis dedos estén etiquetados como armas de sensualidad masiva y no como armas letales. La población de canis locales se habría reducido en un 200%.

3. Bajarse las gafas de sol ante un perro que ladra para que huya asustado: ¿Habeis visto a Al Pacino... bueno, yendo a comprar el pan, por ejemplo? Es el gesto típico del diablo o la gente muy muy mala como Sanchez Dragó. Mirarles a los ojos es como hacerlo a las profundidades del alma negra de un psicópata, asesino, mujeriego, vicioso, votante del tea party... vamos, que te vas por la pata abajo. Sin embargo como los humanos estamos acostumbrados después de años de ver a políticos y agentes de la SGAE, solo funciona con los animales, especialmente con los perros, que son más sensibles (y si no que le pregunten a la niña aquella de la nocilla)

4. Calmar a un animal a lo Cocodrilo Dundee: Ya sabéis, extendiendo los dedos mequiñe y pulgar y encogiendo el resto. Lo usan los surfistas para apaciguar a las olas y lo usaba Ronaldinho en su época para calmar a Etoo. No funcionaba por supuesto, y al final le tenían que dar un hueso.

5. La técnica de la grulla: Es a las artes marciales lo que el bigmac (i´m loving it) para la gastronomía, el fast food del karate. Toda una generación de chavales practicó en sus terrazas o en el banco del parque la técnica definitiva del señor Miyagui autoengañándonos hasta el punto de creer que eramos expertos en artes marciales y recibiendo merecidas palizas por ello. Después las academias con nombres exóticos como "El dragón amarillo" o "El chino feroz" se llenaban con los pobres apalizados que buscaban la respuesta a por qué habían sido derrotados. La respuesta la tenían más cerca de lo que pensaban. En la segunda parte de karate kid demostraron la forma de contrarrestar la grulla, pero claro ¿quién recuerda esa película?

6. Los meteoros de Pegaso / el Kame hame ha: Si la técnica de la grulla tenia un pase porque podía verse en una película con personas de verdad, lo de imitar las tecnicas de personajes de dibujos animados no tiene explicacion alguna. Son juegos de niños, dirán algunos. Y estaría de acuerdo de no ser porque no hace mucho tuve la triste oportunidad de asistir a una pelea entre dos infraseres, uno de los cuales usó el ataque especial de Seiya. El otro prefirió darle con una silla en la cabeza y ya se sabe que la silla gana a la piedra.


7. V de Vilbao: Churchill lo puso de moda allá por los años 40 del siglo pasado. El símbolo de la victoria, de cuando la gente tiraba al arco, como en la feria, decían unos; el de la venganza, señalaban otros. Nada de eso. La historia real es que el mago del primer ministro británico (¿Qué pasa que tú no tienes un mago particular? Qué antiguo...) le dijo que aquello era como hacerle los cuernos al diablo, cosa que le sienta muy mal por cierto por mucho que los lleve de serie. Chicho Terremoto introdujo otra variante, la "Tres punto colega" no tan extendida debido a las pocas reposiciones que tuvo la serie.



Si le pides a un francés que lo haga, se echará a llorar.

Hombres de silicio

Siempre me he preguntado si el cutrerío de la cinematografía hispana es inherente a nuestra herencia cultural o una simple cuestión de mala suerte. ¿Existe dentro de cada español de pro un gen, al que bautizo como "Gen Uwe Boll", que determina la creación de productos audiovisuales deficientes? No ocurre lo mismo en otros campos artísticos desde luego, así que por incompetencia congénita no puede ser. Sin embargo en cuanto a películas y series se refiere, lo excelso es la excepción que confirma la regla. Solo hay que echar un vistazo a "Felipe y Letizia" (también llamados Los amantes de Teruel, según el lado del que se esté) una comedia de situación a la que es inevitable y cruel comparar con "La Reina", film británico del 2006.

Las dos historias parten de la misma base: un hecho que sacude los cimientos de una familia real de antiquísima tradición, hasta el punto de conllevar ramificaciones políticas. Sin embargo mientras en la producción inglesa se nota el cuidado por los hechos, dotados de una dimensión alejada del morbo recreado, y las interpretaciones rayan a un nivel  tan alto como para otorgarle el Oscar a Helen Mirren por su papel de la inquebrantable Isabel II, en el biopic sobre los príncipes españoles nos sirven un plato frío dispuesto a ser digerido por la masa ávida de cotilleo insulso y pasteleo grueso, sin ningún rigor periodístico o histórico que apenas vale como película de sobremesa. Y la gran pregunta es: ¿se pudo hacer mejor o es que no dan para más?

La falta de presupuesto, lema ondeado por los creadores cuando las críticas arrecian, no es excusa. Y para muestra, un botón de los anteriormente citados británicos: Micro Men, una TV movie producida por la BBC, realizada con cuatro perras inglesas (se entiende que con libras, no con las novias de Wayne Rooney) que trata la tensa relación de Sir Clive Sinclair, creador del Spectrum y master del universo y Chris Curry, empleado suyo hasta que harto de los desmanes de un Sinclair magistralmente interpretado por el personaje que hacía Tom Cruise en Tropic Thunder, decide montar su propia compañía: "Acorn Computers" para competir con el tito Clive en el mundo de los microordenadores con el BBC Micro, una máquina casi desconocida en estos lares; aunque su contribución histórica al mundo de la informática es el chip ARM, presente en la mayoría de los teléfonos móviles, pero esa es otra historia más acorde para nerds de esos que gustan de comer los fideos chinos con alicates.



Nuestra futura reina. ¡Vivan sus coronas!

La película no solo nos transporta a los turbulentos y siempre bien recordados años 80 sino que nos permite conocer un poco mejor al señor que hizo que cada niño pudiera tener un ordenador en casa (y centenares de casettes virgenes con juegos) y que resulta que lo que menos le importaba era eso sino dar salida a un coche eléctrico que hasta un perroflauta le tiraría a la cara (quiero uno) El epílogo, a lo "fin del imperio", con esa música de Jean Michel Jarre (icono de aquella década junto con Margaret Thatcher y el helicóptero del Tulipán) es de los que perduran en la memoria.

¿Veremos algún día en la pequeña o gran pantalla algo parecido con la rivalidad entre Dinamic y Opera como protagonistas? Lo dudo mucho. Desde lo más profundo de nuestra doble hélice de ADN, en un chalet adosado repleto de furcias y alcohol, Uwe Boll se está riendo de nosotros ahora mismo (el gen, no el de verdad, que también se descojona cuando alguien paga más de 20 céntimos por una de sus películas)



A quien no le den ganas de echar de la carretera a los dos camiones del final, es que no ha tenido infancia.

Super Mario Bros X

Aunque existen representaciones pictóricas para adultos del icono de Nintendo, no voy a hablar de ello hoy. La primera vez que vi a Super Mario, fue en el programa vespertino de Antena 3 "La Merienda", cuando la programación infantil no estaba copada por adolescentes salidorras semidesnudas, carne de rehabilitación temprana. Recuerdo que era muy joven porque me fijé más en el juego que en las rubias presentadoras, que siempre pensé que eran hermanas y que estoy seguro que ni siquiera llegaron a aspirar el humo de los canutos de sus rebeldes novios.

Hasta ese momento, los psicodelicos y algo etereos gráficos de los juegos de mi MSX habían protagonizado mis momentos de ocio electrónico. Ver al pequeño fontanero saltar en un escenario completamente detallado, a una velocidad endiablada, fue toda una revelación y en el marcador celestial alguien apuntó un miembro más a la generación Nintendo.

Siempre se dijo que los gráficos de la NES no eran tan buenos como los de Master System, mucho más coloridos, pero acostumbrado al monocromo como estaba, el reino champiñón me pareció una obra de arte. Años más tarde adquirí una Super Nintendo con Super Mario World, el culmen de los juegos de plataformas. Dediqué meses enteros a recorrer sus mas de 90 niveles de cabo a rabo, pudiendo llegar a terminarme el juego con los ojos cerrados. Luego llegarían los Marios en tres dimensiones, pero no era lo mismo.

Por fortuna para los amantes de los saltos milimétricos y la concentración extrema, la "comunidad", eufemismo de frikazos con mucho tiempo libre y obsesión por cosas inútiles, continuó desarrollando sus propias modificaciones de la obra maestra de Shigeru Miyamoto. En los últimos tiempos han aparecido tantas versiones distintas como seguidores del italiano hay. Unas mejores que otras, muchas endiabladamente complicadas, pero todas adictivas. Pero como nada es perfecto, siempre había algo que hacía que no me enganchara a ellas: unas necesitaban el emulador de SuperNes, en otras el control era deficiente, el diseño de niveles era pobre... hasta que un día me topé con Super Mario Bros X

Si no es la versión definitiva de Mario realizada por aficionados, se le acerca mucho. Posibilidad de jugar en modo cooperativo con un amigo, la elección de 5 personajes (entre los que se encuentra Link de The Legend of Zelda) que hace la experiencia de juego ligeramente distinta, los 50 niveles en la aventura que viene por defecto, la posibilidad de incorporar más aventuras y un modo batalla al estilo Super Smash Bros, son sus bazas, aunque lo mejor es un completo editor de niveles con el que podremos crear nuestra propia versión desde cero de una forma sencilla y rápida.



Si, es porno gratuito, pero ya me conoceis.

El fantasma de las navidades pasadas

Navidades de 2004. Un joven recibe sobre su rostro inundado de lágrimas amargas, una lluvia de ropa y objetos personales lanzados a través de la ventana de la que hasta esa mañana era el nido de amor que compartía con la misma chica que ahora lo cubre de bilis y desprecio. En otra parte de la ciudad, una chica se arregla el pelo delante de la puerta, suspira aliviada y toca el timbre. Su madre abre la puerta y sin recuperarse aún de la sorpresa se abalanza sobre ella y la cubre de besos, tantos como semanas estuvo fuera de casa. Un gato encuentra una sardina en un contenedor y un oficinista pierde su empleo, y mientras todo esto ocurre, en un rincón oscuro y poco frecuentado, un chaval que se siente joven aunque cada vez le quede menos de ello, abre un blog. El título: Fin del juego. La temática: ninguna.

No tenía muchas esperanzas depositadas en él. De hecho a los tres días me había olvidado por completo de que tenía abierta una ventana al mundo digital. No se que me hizo topar por casualidad con la dirección y ponerme a escribir de forma más o menos regular durante los siguientes cuatro años, pero el caso es que así ocurrió y durante todo ese tiempo viví una aventura tras otra.

Pero todo tiene un final, y así, en circunstancias aún no aclaradas y que tienen por protagonistas a un juicio, un mono que lanza cuchillos, una tarta de chocolate, un payaso alcohólico (valga la redundancia) y una mujer, el blog desapareció de Internet.

Ya se sabe que la fuerza más poderosa del universo es el ego y este es el que me impulsa a este nuevo proyecto, la versión en papel de Fin del juego. Un volumen con casi todos los posts (los que se pueden leer sin sentir vergüenza ajena, aunque alguno se ha colado) tal y como fueron escritos en su momento (lo que implica centenares de faltas de ortografía, ya aviso) Para todos aquellos que quieran guardar un recuerdo de esa etapa o quieran descubrir quién era Moriarty en sus tiempos mozos, pueden descargar el libro desde aquí:

Fin del Juego

También podeis comprar su edición en papel. Un voluminoso libro de 700 páginas en tapa blanda, por el módico precio de 20,24€ (más los gastos de envío que serán 5 o 6 euros) Puedes encontrarlo en la página del libro en Lulu o pincha en la imagen.

Ande yo caliente, juego con mi Tente

Los refranes nos retrotraen a la época del antiguo régimen, con los nobles terratenientes que poseían las riquezas negadas a los trabajadores que tenían que dedicar sus míseras vidas a labrar la tierra. Vamos, a cuando no había tele.

En aquellos tiempos en que la escolarización universal era menos tangible que el Santo Grial, la sabiduría de los pueblos residía en un compendio de sentencias con su moraleja o lección intrínseca. Hoy día, aunque todos conocemos a alguien que podría mantener un diálogo de duración prolongada usando únicamente refranes, la juventud se ha desentendido de ellos por el manto caduco que los cubre. Por ello, he aquí una serie de dichos modernizados para que bakalas, canis, jennys, emos, góticos y demás jóvenes puedan demostrar que gracias a la Logse aprendieron algo más que a liarse un peta.

. Si en el Facebook no te admite, no es tu amigo, no te irrites: viene a decir que hay hechos que no se pueden cambiar y no merece la pena preocuparse por ello. Es como cuando llevas a tunear tu Seat Panda al mecánico y este se niega por objeción de conciencia. No le destroces el local al pobre hombre. Acéptalo y continúa con tu vida.

. Si un Apple el primero quieres probar, más tarde otro modelo tendrás que comprar: llama a reflexionar sobre el modo de actuar que debe regir tu vida. Decían los hedonistas que había que privarse de un placer menor para conseguir uno mayor en el futuro. Por ello antes de gastarse un dineral en la nueva ichorrada ten en cuenta que a las mujeres les impresiona más un Rolex. Además no compreis productos Apple que los ensamblan osos pandas chinos internados en un campo de concentración construido con acelgas y vigilado por los hermanos de Mourinho.

. No le pidas un ataque acuático a un Pikachu: El Principito en su viaje por las estrellas llegaba a un planeta donde habitaba un Rey que solo daba órdenes que se podían cumplir. ¿Cuantas veces le has pedido a la Yure que te enseñe los pechos por la webcam? ¿Y cuantas veces te ha dicho ella que no tiene ordenador siquiera? No hay que obcecarse con cosas imposibles y a ver si te enteras de una vez que el microondas no es la pantalla de un portatil.

. Nadie da gratis una expansión del WoW sin tener que pagar cuota mensual: Las cosas cuesta conseguirlas. Por todo tienes que pagar: con tu tiempo, tu dinero, tu esfuerzo o, si eres un gótico, con tu sangre. Así que la próxima vez que alguna mulata despampanante en el Skorpia te invite a ir un callejón para darte una alegría, ten en cuenta que allí te puede estar esperando su chulo o una banda de Latin Kings dispuestos a desvalijarte.

. El que duerme con un blogger, con un post sobre su vida se levanta: Hay que tener cuidado con quién te relacionas. Puede que en un principio esa morena tan simpática y liberada te parezca la mujer de tu vida, alguien con quien pasárselo bien y en quien poder confiar. Pero los meses pasan y ella insiste en iros a vivir juntos, pero no de alquiler que eso es tirar el dinero. Y dedicais las tardes en las que podríais estar retozando en el sofá, a visitar una casa tras otra, todas con grandes posibilidades. Y al final, cuando ya has cedido tu vida al banco, te dice de ir a comprar unos visillos. Y entonces te das cuenta de que has arruinado tu vida.


. ¿Dónde vas Ramoncín? A donde hay un festín: Por muy bien que vayan las cosas siempre puede surgir algún imprevisto, como que aparezca un agente de la SGAE en el botellón de la plaza y exija sus emolumentos por ese cd de Pastis y Buenri que está atronando al vecindario. O mucho peor aún, que aparezca el mismo Ramoncín dispuesto a versionar algún tema de Metallica o Mago de Oz. Con el tiempo Ramonción se convertirá en un ser mitológico del que se dirá, era capaz de matar con el sonido de su voz.

Puede...

Y pasa que a veces una ciudad queda ligada a la mujer de tu vida, a los momentos que compartisteis en sus rincones, a los proyectos que planeasteis sobre sus calles... Y pasa que al final el amor se rompe y la ciudad queda en el olvido bajo una pesada losa de tristeza.

Pero el destino es cruel. No mucho tiempo después recibes una oferta de trabajo de una empresa de aquella ciudad, y el estomago se te encoge, las manos te tiemblan y una desazón se apodera de ti, pues a pesar de todo aún está ella en tu recuerdo, y con ella, los recuerdos vividos allí.

Y te dices que hay que seguir adelante, no dejarse hundir por las circunstancias pasadas que ya no se pueden cambiar. Así que dices que si y le das una oportunidad. Los comienzos serán duros pero pronto seguro que harás la ciudad tuya y de nadie más. Y así sucede, al menos la parte concerniente a las dificultades; y un día tras otro, esa esquina te recuerda que allí la esperaste una tarde de lluvia, esa cafetería rememora caricias bajo la mesa al atardecer, aquella plaza continúa impregnada con su perfume...

Y una mañana te despiertas, te giras en la cama y no está ella. Nadie llama a la puerta del baño mientras te afeitas, hay tostadas para uno y en la radio solo se escucha música clásica. Miras por la ventana y allí está ella: la ciudad donde fuiste feliz, mas nunca más.

Y haces las maletas en silencio, ni siquiera hay lágrimas, pues ya se agotaron en su momento. Sales de casa y cierras la puerta sin mirar atrás, camino de la estación. Y aunque te vas, no es un adiós, pues por toda la eternidad allí estará... ella, y su ciudad.

Joan Cusack

Lo de Caín y Abel no fue un hecho aislado. A lo largo de la historia los hermanos se han llevado a matar e incluso estoy seguro de que más de uno usó una quijada de burro para acabar con la vida de su deudo. Los hermanos somos así de puñeteros. En cualquier caso, miles de jugadores de Vampiro, estarán eternamente agradecidos por el fratricidio primigenio.

Claro que tampoco es que todo el mundo desee ver a su hermano criando malvas. Como normal general, y una vez extendido por occidente la distribución por la riqueza y el progreso, que acabó con la lucha por los recursos dentro de la unidad familiar, los hijos de una pareja se suelen llevar bien.

La de los Cusack esa una de esas sagas de hermanos de Hollywood como los Roberts y los Baldwin, en los que si no se respira amor, al menos no se pasan la vida en los juzgados denunciándose. Es cuerioso pero como si el talento solo pudiera residir en uno de los miembros de una familia, siempre hay un hermano famoso y otro que se tiene que conformar con las migajas. El caso de los Baldwin es la excepción que confirma la regla, puesto que ninguno merecería estar delante de una cámara, pero concedamos el papel de "estrella" a Alec Baldwin por aquello de haberse tirado a Kim Bassinger. De Eric Roberts mejor no hablar, y con los Cusacks solo me queda denunciar una injusticia cometida contra la hermana de John: Joan. (Se ve que sus padres eran muy originales. Hippies sin duda)

Quiero aclarar una cosa. No es que me cieguen sus pechos como cacerolas... bueno si, eso y que suele ir de pelirroja tirando a castaña, cosa que me chifla, pero no es óbice para reclamar más papeles para esta neoyorquina que empezó su carrera en el mítico Saturday Night Live, de donde dio el salto a la gran pantalla con la película Armas de mujer. Desde entonces su carrera ha sido más o menos discreta, con papeles en la entretenida In & out o Escuela de rock aunque donde cautivó mi corazón por los siglos de los siglos fue en la serie de la ABC What about Joan? en la que hacía de profesora dulce, cariñosa, pastelosa y algo tonta en la que, como curiosidad, trabajaba Laura Winslow. Solo estuvo en antena dos temporadas, con 21 capítulos en total, pero que hicieron que me enamorara como una colegiala de su candor y sus grandes atributos.

6 de octubre del año 2010

Saludos hombre del futuro:

Mis amigos han notado que estoy de bajón ultimamente, por eso intentan animarme lo mejor que saben. El otro día tuve una conversación interesante con El Rulas. Le llamamos así, no por su afición a las pastillas, sino por su parecido al personaje de Médico de familia. A él no le gusta su mote, pero gracías a él podemos decir cosas tan molonas como: Ayer tuve una conversación con El Rulas. Ahora solo falta encontrar a un Guindilla y tendremos la mejor pandilla del barrio.

Como decía, El Rulas intentaba hacerme comprender que un tio no necesita tener una relación para ser feliz.

- Si lo que buscas es follar, que para eso es por lo que se empareja uno - El Rulas siempre ha sido bastante explícito - buscarte una novia no es la mejor opción. Te sale más rentable irte de putas.

Tras el escándalo inicial por sus palabras, llegó la reflexión. A una puta solo tienes que invitarle a una copa, y ni siquiera es necesario; no tienes que comprarte un piso para que se sienta valorada y acceda a tener sexo contigo. No tienes que aguantar las críticas de las madres de las putas y cuando tienen la regla, te ofrecen otros orificios.

- No te falta razón - concedí - sin embargo hay algo que invalida tu exposición. Las putas no besan.

- No cambiarás nunca. Eres un romántico.

Y sin decir una palabra más, se dejó llevar por una rubia que le había estado rondando toda la noche, y subió a su habitación.

Blogs o el derecho a la pataleta

Son ya varios años los que llevan los gurus de Internet (o al menos una parte de ellos) vaticinando el declive de los blogs. Al principio basaban sus predicciones en las estadísticas de creación de nuevas bitácoras, que disminuía de forma considerable, midiendo el éxito, o en este caso el fracaso, de la plataforma en función de su crecimiento en lugar del uso que se le daba. Una forma de medición típicamente capitalista donde solo el crecimiento constante hace posible la supervivencia del sistema.

Con la aparición de las redes sociales dichos gurus comenzaron a ver confirmadas sus predicciones. Mientras Facebook iba haciendo amigos con la misma facilidad que el camello de la discoteca del barrio, la blogosfera iba recibiendo escasos refuerzos.

Haciendo un recorrido por una selección aleatoria de blogs personales podemos observar que estos se han dividido principalmente en dos grupos: los especializados (en cocina, manualidades o moda, cuyas autoras están tomando al asalto Youtube) y los rabiosamente personales.

Hubo quien en principio sostenía la utilidad del blog como vehículo de información, una forma de que el ciudadano medio, aquel cuya participacion democrática consiste en introducir una papeleta para elegir quien se va a reír de el durante los siguientes cuatro años, se sintiera un poco mas libre y pudiera hacerse oír por encima de los altavoces censuradores de los medios de comunicacion de masas. Poco queda ya de aquello, pues pocos son los usuarios interesados en involucrarse en algo, triunfando por ello los servicios con limite de caracteres a la hora de escribir, lo cual no precisa de un pensamiento elaborado, caso de Twitter.

Sin embargo, aunque parezca que el apocalipsis blogger es cuestión de tiempo, existe una emoción humana que salvara las bitácoras: la frustración. Frustración por la subida de impuestos, porque el ayuntamiento está repleto de ladrones o porque nos ha dejado el novio. Una frustración que se exorciza con una extensa parrafada quejándonos de todo y de todos; algo que no se puede encontrar en utilidades como Myspace o Tumblr, muchas veces por un código de estilo autoimpuesto por los usuarios. En Facebook nadie se queja más que porque hayan subido una foto suya colgado de una lampara en ropa interior mientras cantaba "Granada"; y generalmente suelen hacerlo con una frase críptica como "Manolo te mato".

Es por eso que el derecho a la pataleta, a vomitar frases de rabia o impotencia que lleguen a un público alejado de nuestro circulo de habituales haciéndonos sentir ligeramente realizados, mantendrá a los blogs con vida durante algunos años más.

Grandes westerns gays

. Siete novios para siete hermanos
. The man who loved Liberty Valance
. Solo ante el armario
. Rio Rosa
. Locazas del desierto
. Rio Loba
. El bueno, el oso y la mala.
. El ojete pálido
. Johnny Guitar
. La salida del armario tenía un precio.
. Murieron con las plataformas puestas.
. Dos hombres y un matrimonio.

El chat, cinco años después

Todo cambia. Y en el mundo de los computadores el avance es imparable. Desde los 70 un modelo de ordenador ha seguido a otro sin tiempo a afianzarse en la memoria del usuario medio. Con Internet ocurre lo mismo y ya nadie recuerda servicios como Gopher, las News o los FTP. De aquellos inicios en que los pioneros se abrían paso por las grandes llanuras de la red a lomos de sus vetustos modems procede también el chat.

En sus buenos tiempos, millones de personas conectaban a servidores como IRC-Hispano usando infinidad de clientes, muchos de ellos modificaciones del mítico Mirc (Messiah o X-Cript entre otros) Las aventuras que viví en aquella época quedaron retratadas en otro lugar, en otro tiempo. El caso es que hace poco más de un lustro decidí desconectar de la gran sala de conversación global, justo cuando Terra pasaba a ser un webchat en exclusiva.

En la actualidad, muchos años después de mi último "Hola ¿qué tal?" decidí volver para tomar el pulso a esa parte canalla de la sociedad digital.

Lo primero que me llamó la atención fue que seguía existiendo. Con el Messenger instalado en el PC de todo Cani y Jenny que se precie, con Gtalk en el de los Geeks y los modernos y Facebook en todos ellos, un servicio que está destinado a conectar a gente desconocida entre si, pareciera no tener mucho sentido.

La realidad me hizo cambiar mi perspectiva. Puede que la concurrencia no fuera tan apabullante como antaño, pero distaba mucho de ser la propia de un servicio en decadencia como Myspace o Lycos. Puede que sean menos, pero tienen más "calidad". Los bots anunciando productos o sitios webs de dudosa reputación son una anécdota y el sexo de quien se esconde tras un nick suele corresponder con el género de éste. No encontraremos fornidos camioneros haciéndose pasar por jovencitas vírgenes cachondas dispuestas a entregar su flor a través de una webcam.

Durante unos minutos observé el canal principal. Dos chicas entraron al mismo tiempo. Luna21 saludó con el típico "Hola", Patri43 deseaba unas buenas noches a todos los chateadores. A Luna le respondieron al instante cuatro tipos intentando obtener su atención. No fue hasta un par de minutos más tarde, que una amiga de Patricia se percató de su presencia. Obviamente por mucho que se diga y que pase el tiempo, el chat sigue orientado a un único tema: el fornicio.

Eso por parte de Ellos. Ellas no se cansan de buscar algún hombre que no esté salido y tenga una conversación interesante. No piden mucho. En la vida real debes tener unos buenos pectorales, un rolex o un puesto de funcionario para que te hagan caso. Sin embargo en el canal de Amistad no encontrarán a alguien que dedique unos minutos de su vida a otra cosa que no sea intentar verle los senos. Claro que estoy seguro que ellas son conscientes de que no pueden encontrar a alguien maravilloso, porque esa clase de hombres no suele perder un instante delante de una pantalla de ordenador. Es por esto que existe un grupo de féminas cuya búsqueda es más especializada. Ellas los prefieren abogados, médicos, trabajadores sociales, fontaneros, policías y en general todo aquél pagafantas digital del que puedan sacar algún provecho. ¿Cómo? exclamarás escandalizado ¿Mujeres intentando utilizar a los hombres? Si claro y los tíos solo piensan en sexo cuando le abren un privado a una chica...

Excentricidades como esa también se suelen dar en una noche cualquiera en el chat. Dos en especial me llamaron la atención. Una chica pedía que alguien le describiera una ducha. Lejos de chistes sobre perroflautas, le pregunté qué era lo que le motivaba a hacer semejante petición. No me respondió, certificando de esta manera una de las grandes tragedias del chat en la actualidad. Todo el mundo busca una conversación interesante pero cuando conocen a una persona alejada del interés por los genitales y su modo de empleo, no saben qué decir, quedando en un eterno silencio que sirve como reflexión final sobre la gran incomunicación que asola a la sociedad.

Suerte que una joven cachonda pasaba por allí para sacarme de mis aburridas elucubraciones. Con su atrevido nick "Muestrotetasxvotos" pretendía que todo aquel de ver sus mamas tersas y orgullosas le votaran como muy sexy en una página del estilo "Sexy o no". Y es que al final todo en esta vida se reduce a eso: Tetas.

27 de septiembre del año 2010

Saludos hombre del futuro:

Ayer recibí un mensaje de parte de una amiga reciente que en principio no era muy importante en mi vida. La conocí en un chat, no hace más de un mes, una tarde en que necesitaba intercambiar unas palabras con quien fuera. Sin embargo, al leer las escuetas palabras de ánimo que me dedicaba, el saber que se había molestado en pensar en mi y regalarme unos instantes de su tiempo para hacer que me sintiera mejor, me dio un subidón de alegría como hacía mucho que no sentía.

Por desgracia no duró mucho. El tiempo justo de darme cuenta de que a centenares de kilómetros, la que fuera el amor de mi vida podría estar recibiendo en ese mismo instante un mensaje similar, sintiendo la misma dicha que yo sentía en ese instante por el mensaje de otro. Y sin más, me eché a llorar como un estúpido.

Juegos Reunidos: El Sherlock

Nº de jugadores: 2 o más. Modalidad de un solo jugador recomendada para personas con trastornos graves de personalidad o aficionados a hablar solos o con Dios y/o extraterrestres.

Material: Grandes dotes de observación y perspicacia (¿qué no sabes lo que es? búscalo en la enciclopedia muchacho) No estar ciego es un plus, a menos que seas un freak como el Daredevil y veas mediante ondas o algo así en cuyo caso partes con ventaja, por lo cual deberás vendarte los ojos.

Valores que fomenta: El sentido crítico, el método científico, las dotes de observación (que se exige un mínimo para jugar, pero aún así se aprenden también. Nunca se tienen suficientes) y el hijoputismo.

Lugar donde practicarlo: Sitios frecuentados por personas de cualquier pelaje, a ser posible con una salida de emergencia visible por si escuchan tus conjeturas.

Reglas: Dos personas eligen un objetivo al azar de entre el río humano que se desplaza ante sus ojos y deben intentar adivinar sus circunstancias personales por medio del análisis de sus vestimentas, su forma de andar, su voz... una vez realizado el estudio sobre el objetivo por parte de los jugadores, se procederá a abordarla de forma amistosa, para que no nos tome por delincuentes y se le preguntará por dichas circunstancias personales. Aquél que haya acertado más o no se lleve un bofetón, gana el juego.

Ejemplo:

Jugador 1: Bien, aquí estamos jugador 2, dispuestos a demostrar cómo se juega.

Jugador 2: ¿Por qué no me llamas Paco como todo el mundo?

J1: Como iba diciendo... Jugador 2...

J2: Para ti la perra gorda.

J1: Vamos a enseñar cómo sería una partida típica del Sherlock. Para ello vamos a usar una foto. No es muy recomendable porque se pueden manipular por lo que nuestro juicio podría ser erróneo.



J2: Veamos qué tenemos aquí... Podemos observar que se trata de una mujer.

J1: ¿Por qué lo deduces?

J2: Por los grandes pechos.

J1: Elemental, claro que podría ser un transexual japonés.

J2: Creo que eso es lo que está tratando de dilucidar el señor "Suerte que el bañador es ancho" Y si nos fijamos en su expresión a medio camino entre el asombro y la repugnancia, la retaguardia de la "señorita" debe esconder algún secreto... ¿He oído decir "Ace Ventura"? Ahí lo dejo.

J1: Adonde hemos llegado que ya dudamos del sexo de un ser humano con tetas...

J2: El progreso lo llaman... trae consigo ordenadores, cosechas eficientes y sexos indefinidos.

J1: Supongamos que definitivamente es una mujer. Por la posición de sus extremidades al caminar, bien podría decirse que posee un aire marcial. ¿Un elemento de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado o el ejército?

J2: No creo. Nunca he visto a un soldado con unos senos tan firmes. Yo creo que más bien adopta un aire de pasarela. Quiere mostrarse, lucirse ante los hombres o las señoras con buen gusto, por eso lleva las gafas de sol en la mano, rollo "casual, paseando por la playa".

J1: Además yo creo que es una modelo frustrada. No pudo conseguir su sueño de desfilar en las pasarelas más importantes del mundo. No ya solo por su expresión hosca y dura, sino por su poco gusto a la hora de combinar la ropa. Fíjate si no, en lo desjuntada que van las dos prendas del bikini con colores que parecen similares pero no lo son. Por no hablar de los pendientes estilo boquerón que lleva.

J2: La composición de la foto dice mucho de ello. En un principio la intención era conseguir una imagen que pudiera usar en su book de fotos del Facebook pero la "fotógrafa" le hizo una buena jugada. En lugar de retratarla como la chica escultural que se piensa que es, no esperó a que el hombre del bañador ancho saliera del plano, sino que le inmortalizó para que horas después, cuando estuviera revisando las instantáneas junto con su amiga, pudiera reírse de ella un poco. Y digo que fue una mujer la que hizo la foto porque una mujer así no tiene amigos y si hubiera sido su novio el que portaba la cámara, en lugar de retratar como el tipo repasaba el culo de su pareja, hubiera corrido hacia él para partirle la cara.

J1: Bien, creo que como ejemplo es suficiente. Podríamos haber hablado del origen del exhuberante moreno de la chica o de dónde es originaria la imagen, pero eso se lo dejamos a ustedes queridos lectores. Espero que se diviertan.

La verdad sobre Independence Day

Creo que quienes echan pestes del lunes, lo hacen motivados por la reacción instintiva del rebaño, sin haber pensado fríamente la cuestión. Siendo ya lunes, el tiempo juega a tu favor. Si, los lunes son malos pero tienen algo bueno, se van terminando a medida que la manecilla del reloj continúa con su caminar inexorable. Sin embargo el domingo... ay el domingo... antesala de la vuelta a la rutina semanal, a los atascos, la bronca del jefe, los madrugones, las aburridas clases o las colas interminables frente a las oficinas del Inem.

Los domingos por la tarde los creó Dios para castigarnos por nuestros pecados. Lo hizo cuando todavía no existíamos, de forma preventiva porque Él lo sabe todo y ya antes de modelarnos de un trozo de arcilla con forma de simio, sabía que nos comportaríamos como hijos de una hiena. Y es que no hay nada peor que las horas previas de espera a un hecho no deseado. No se puede disfrutar ese tiempo porque la congoja se acerca irremediablemente a nosotros, mientras somos empujados hacia ella por los recuerdos del sábado noche (mejor momento de la semana según un prestigioso estudio de alguien)

Para no deprimirme mucho, decidí recordar viejos tiempos echando mano de un éxito veraniego de principios de los 90: Independence Day, la obra culmen de Roland Emmerich hasta que pergueñó 2012. Como quiera que es un film que he visto en infinidad de ocasiones, decidí darle un nuevo enfoque al visionado, buscando un mensaje más profundo que el de "típica americanada fascistoide y absurda en la que meten un virus en un ordenador extraterrestre" con el que todo el mundo se quedó, pese a que es harto conocido que C es el lenguaje universal. Y vaya que si lo encontré.

Hay que tener en cuenta que los distintos protagonistas representan distintos estamentos de nuestra sociedad: Bill Pullman, presidente de los USA representa el poder político (obviamente), la ciencia tiene en Jeff Goldblum su máximo exponente y el ejército cuenta con Will Smith entre sus filas. Los ciudadanos de a pie están a su vez representados por los familiares de los mencionados personajes. Emmerich no deja títere con cabeza.

El presidente la caga una y otra vez. Incluso en la batalla final es incapaz de detener la nave nodriza que amenaza la existencia del último reducto de democracia que queda en el país, teniendo que sacarle las castañas del fuego un miembro de esa generación que fue repudiada por los suyos, por haber sido enviado a luchar a una guerra que nadie entendió. El caso es que nadie sabe cómo después de no haber hecho absolutamente nada útil en todo el metraje, termina siendo vitoreado por esa masa perpetuamente acrítica que es el pueblo, que es el que ha hecho gran parte del trabajo sucio.

La relación de los políticos con la ciencia también se ve reflejada en la escena en que Bill Pullman reta a Golblum con la frase: "A ver si eres lo inteligente que todos esperamos que seas".... Gracias a su indecisión millones de vidas se han perdido y ahora tiene los santos cojones de vacilar al tío que le ha salvado el culo en el ultimo momento. Solo un político podía comportarse así. Exigir a los demás un esfuerzo mayor para solucionar un problema mientras ellos no hacen nada, para luego llevarse todo el mérito.

El científico no sale bien parado tampoco, como en la estúpida pataleta ecologista que se pilla cuando tiran una bomba nuclear de nada, después de mas de 6000 explosiones controladas durante las últimas décadas. Da igual, mientras destroza equipos al borde del llanto, se lamenta por la destrucción de la capa de ozono, la tala del Amazonas y demás consignas perroflautas que no vienen a cuento cuando tienes a unos bichos que quieren exterminar a toda la raza humana en poco mas de un día.

Por cierto, breve inciso, la capa de ozono y derivados solo afectarian al ser humano y las formas de vida que ha conocido, pero para algo está la evolución, para que la vida se abra camino una y otra vez. De ahí la estupidez del ser humano por cavarse su propia tumba. En cualquier caso nada de lo que este perroflauter con gafas grita, acabaria con la vida en la tierra, aunque queda muy comprometido.

Luego están los civiles, a los que durante la película no se les presta atención más que para ver cómo sufren, aunque como hemos dicho, al final con su esfuerzo y su sangre son los que acaban con la amenaza planetaria. No es extraño que en las guerras haya tantos carteles de propaganda para encorajinar a las masas. De ellas es el poder ciego que debe ser dirigido por la élite para ser aprovechado correctamente.

Por ultimo tenemos a los militares... basta decir que están representados por Will Smith y un puñado de payasos que no piensan por si mismos. Alguno estará diciendo: Vaya novedad. Bueno, esto no es el foro del 20 minutos. Tu opinión sobra. De todas formas hay unos cuantos que parecen normales.

Además están la apología del tabaco y del judaísmo quedándonos una película redonda con la cual entender las sociedades de finales del s XX y principios del XXI

Sin embargo el mensaje más profundo tiene como protagonistas a los veteranos del Vietnam, representados por el estereotipo de borracho con problemas psicológicos producto de las circunstancias que les tocó vivir, y que tienen ocasión de redimirse al fin en una "buena guerra". Con todo, la realidad vuelve a tomar las riendas con la estampa final en la que el poder político, los científicos y el ejercito aparecen plasmados victoriosos ante la adversidad ante una sociedad civil sumisa e indefensa (representada por la familia: mujeres, niños y un viejo) de los protagonistas, mientras los verdaderos héroes permanecen en un segundo plano, lejos del faro que ilumina los senderos de la historia.
Con la tecnología de Blogger.