Un capricho de verano

La canícula se aferraba con fuerza a las paredes de mi habitación. Puede que dentro de unos meses eche de menos este calor y así lo apunte en un futuro post, pero hoy me parecía uno de los motivos por los que me suicidaría con un tubo de Lacasitos si estos estuvieran rellenos de cianuro.

Mi personaje favorito de la Marvel fue durante un tiempo Uatu, cabezón y calvo. Alguna dirá malévolamente que igual mi admiración es por el parecido físico, pero no, yo soy más alto. Es otra cualidad la que me hace identificarme con él. 

Uatu es uno de los vigilantes encargado de vigilar la Tierra pero sin interferir en los acontecimientos que acontezcan en ella, lo más mínimo; Vamos que sólo me faltaría vivir en la Luna para que fuera mi biografía. Y es que me encanta observar a la gente, imaginar qué clase de vida llevará esa mujer rubia que saca a pasear siempre a su perro de pana, con la mirada triste y perdida y zapatos de charol; o el barrendero que se detiene a hablar con todo el que pasa por su lado pese a que lleva el walkman a todo volumen y no se debe de enterar de un pijo de lo que le responden. Por ello, suelo visitar parques, el paseo marítimo, el colegio finlandés (por buscar alguna excusa) o cuando estoy demasiado vago como para dar dos pasos, me siento en el banco del balcón de mi terraza y me pongo a mirar a la calle en busca de personajes interesantes a los que incluir en mis insìpidos relatos.

Uno de mis pasatiempos favoritos desde la privilegiada y resguardada atalaya, es apostar por el género de los conductores que aparcan frente a mi, aunque no suelo apostar dinero, porque si tardan más de dos minutos son invariablemente mujeres (y no es machismo, es ciencia empírica. Si, conozco a una mujer que aparca más rápido que todos los hombres que he conocido, pero ella lo hace muy lejos de Fuengirola y de mi balcón, aún más)

En esas estaba, observando desde allí cómo una mujer tardaba 2:56 en aparcar en batería con doce metros libres en los que hacerlo, cuando una niña de no más de ocho años llamó mi atención. Revoloteaba cual mariposa ante un garage de alto copete, en el que trabaja un jóven mecánico: alto, moreno, fornido (no se puede comparar conmigo, pero tampoco está mal) al que la niña no quitaba ojo. Al salir este a la calle a echar un vistazo a una de las motos que esperaban turno para ser entregadas a una tienda, la niña le recibió con un alegre "hola", que hizo que el muchacho se sorprendiera, aunque no dudo en responder el saludo con una sonrisa que hizo que la niña corriera con la alegria por motor, a buscar a una de sus amigas, con la que se presentó de nuevo minutos después frente a la puerta del taller, esta vez dispuesta a dar lo mejor de si.

Durante unos minutos pude ver cómo la niña preguntaba a su amor platónico por su edad, sus aficiones, su trabajo y sus amores. El mecánico respondió a todo con parca sinceridad inocente de que a sus espaldas, la amiga cabalgaba una moto, cogía las llaves de una mesa y esperando a que la otra saltara sobre el asiento, metia el gas a toda mecha y escapaban sin que el mecánico supiera o pudiera reaccionar.

Y así terminó la historia, y mientras reprimía una sonrisa, pensé para mis adentros que las nuevas generaciones saben ya desde tan jóvenes de que va eso del amor.

6 comentarios:

  1. Sí, sí, mucho no intervenir pero bien que se metió por medio para avisar de la llegada de Galactus. Menudo fascista está hecho.

    PD: What If? era mi colección de la Marvel favorita de la infancia.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy de DC Comics, así que debemos odiarnos a partir de...¡ya!

    Por lo demás, bonita entrada, qué agradable esa ingenuidad del mecánico y qué nostalgia la de las jóvenes vándalas, necesitamos más maleantes impúberes en esta sociedad.

    ResponderEliminar
  3. A mi también me gustaba mucho A. Era una serie muy chula. Podrían haberla explotado más o haberla extendido. Había algunos WI? que en un sólo número se quedaban cortos. Recordaba que alguna vez se había saltado lo de no meterse, pero no exactamente cuando. Gracias por el apunte!

    Doña Raba, siempre quise tener un archienemigo femenina de mallas ajustadas y afilados comentarios. A partir de ahora es usted mi segundo blogger más odiad@ (pero desde el cariño siempre :)

    A mi DC la verdad... aunque he de decir que el otro día vi una película animada de la muerte de Superman y me gustó bastante.

    Me sorprendió la inocencia del mecánico si, pero he de reconocer que yo tampoco me habría esperado que la niña hiciera eso. De la amiga si, porque tenia cara de Gremlin pero la niña "gancho" tenía cara de no haber roto un plato en su vida (que al final suelen ser l@s que te la meten doblada)

    Besos y abrazos!

    ResponderEliminar
  4. Nunca comprendí la beligerancia entre marvel y dc, que viene a ser como la "guerra" que auspició en tiempos los 40 Principales entre Blur y Oasis...Marvel tiene a "Ojo de halcón", DC a "Flecha Verde"; Marvel tiene al "Caballero Luna", DC a "Batman"; Marvel tiene al "Castigador", DC tiene a "Sandman"...en fin, yo me quedo con Blur!!!!

    Nos comen las niñas! Nos comen!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco entiendo esa lucha entre las dos editoriales, si Marvel es mucho mejor :P

    Lo que determina el bando, es el primer cómic que lees, luego los de la competencia te parecen una copia. ¿Quién fue primero Namor o Acuamán? Eso si, como Wonderwoman no hay ninguna, anda que no me dejaba atar yo...

    Escribiendo esto he recordado la vieja serie de dibujos de la liga de la justicia, en la que había un indio que gritaba "Inechó" o algo así y se volvía gigante. El indio ese me encantaba, ¿alguien sabe como se llama?
    Abrazos mil!

    ResponderEliminar
  6. Ostras pedrín!!! Siempre sospeché que ese indio se ponia ciego de pellote y se colaba en el cuartel de la Liga para acompañerles en sus andanzas, y claro, como se hacía un vigardo con el grito no le echaba ni batman con agua caliente!!!
    Desconozco por completo ese personaje (esceptuando en los dibujos animados que mencionas).

    Un abrazo!!!

    P.D.:A ver si cabo de pegar el estirón...¡"Inechóooooooooo"!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.