Finales hijos de puta

Hacía mucho tiempo que no leía nada de Stephen King, de hecho no es un autor del que pueda declararme seguidor. El terror no es un género que considere imprescindible en mis hábitos de lectura; sin embargo todo lo apocalíptico excita mi curiosidad, por eso cuando fui a la biblioteca por última vez y vi en la estantería correspondiente "Cell" del escritor de Maine, me hice con él sin dudarlo (y aproveché para coger también La Catedral del Mar, que se me había quedado cojo el escritorio)

Había oído hablar de Cell en foros y páginas especializadas en todo lo relacionado con los zombies. Y se puede decir que es la versión de King del apocalipsis zombie, creado por los malévolos teléfonos móviles; aunque no seria del todo cierto afirmarlo pues en mi opinión es más bien una vuelta de tuerca ajustándola a estos tiempos, de "Soy Leyenda". No es de extrañar por ello que el libro esté dedicado a Richard Matheson.

Pese a que carece del trepidante ritmo cinematográfico de la obra en que se inspira, las cerca de 400 páginas apenas me duraron un par de tardes.

Durante la historia asistimos al peregrinaje a través de Massachusets de un dibujante de comics en busca de su hijo, perdido en un mundo dominado por la violencia irracional de aquellos que escucharon un misterioso "pulso" a través de sus celulares. Durante el viaje constata que esos "locos" parecen evolucionar llegando incluso a convertir a la gente normal en uno de ellos; pero el pulso resulta estar corrupto y los nuevos acólitos no llegan a convertirse del todo. Tras varias peripecias, el protagonista encuentra a su hijo en ese estado intermedio y tiene en su mano una posibilidad de volverlo a la normalidad. Pues bien, va Stephen King, y cuando estamos mordiéndonos las uñas, con la lágrima pidiendo paso para lanzarse por nuestra mejilla hacia el vacío esperando leer un "Papá, ¿eres tú?", va el tío termina la novela ahí, dejándonos con la duda. Es entonces cuando una frase nace en tu corazón y escala como una centella por tu garganta para que las cuerdas vocales reverberen y den a conocer al mundo o a aquellos cercanos a ti, lo que piensas del escritor: "Que pedazo de hijo de puta" De buen rollo eso si, porque la sensación es similar a la de montar en una montaña rusa, una mezcla de placer y terror, o enfado en este caso.

Finales así, que te dejan con la intriga de saber qué ocurre con los personajes los hay a patadas. Se me ocurre ahora mismo el de V con aquella nave que explotaba en el espacio dejándonos con cara de panolis, aunque la serie ya estaba en decadencia y poco importó. ¿Recordáis alguno más?
Pero amigos, si últimamente un final merece ser clasificado como el rey de los "Qué hijo de puta" es el de la quinta temporada de Lost. Llegaba a la página de agradecimientos del libro, cuando el navegador me informaba de que el último capítulo de esta irrepetible serie se había descargado por completo.

Atención, spoilers de los buenos. ¡Qué hijos de puta, Locke está verdaderamente muerto! ¡Qué hijos de puta, no ha aparecido Desmond! ¡Qué hijos de puta, han creado el inicio de capítulo más acojonante de la historia de la televisión! ¡Qué hijos de puta, ¿cómo han podido hacerle eso a Sayid?! ¡Qué hijos de puta, ¿por qué nadie le ha pegado un tiro a Kate?! ¡Qué hijos de puta, por qué me siento tan identificado con Sawyer?! ¡Qué hijos de puta, me han descolocado por completo! ¡Qué hijos de puta, me han vuelto a hacer llorar. ¡¡Incluso Bernard!!! ¡Qué hijos de puta, jamás volverá a hacerse una serie igual!

PD: El post con más tacos, ¡ever!

10 comentarios:

  1. Benditos hijos de puta los guionistas. Cuando he visto ese final tan blanquísimo creo que me he corrido, aunque ahora mismo el cacao mental que tengo tratando de encajar las piezas del rompecabezas es importante.

    ResponderEliminar
  2. Televisivamente, yo creo que no he vivido nada igual en mi vida. Es demasiado grande para explicarlo. Desde "The Constant" no había visto un capítulo tantas veces. Y el principio, con esa música que le han puesto bufff

    Lo peor es tener que esperar tantísimo. Pero bueno todavía no he visto la última temporada de 24, así que creo que ya es hora de ponerse con ella.

    ResponderEliminar
  3. Caramba, que profusión de pecados!jejeje
    Oye, ¿No hay peli de "Cell"?Creo que algo me suena.

    ResponderEliminar
  4. Pues yo siempre confundía Cell con Pulse, que es más o menos similar. Eso me hacía dejar el libro de lado. Pero creo que si, que tiene su propia peli, de hecho mirando en la wikipedia creo que la estrenan este año.

    ResponderEliminar
  5. Ah, vale, entonces la confundia con "Pulse".
    Saludotes!!!

    ResponderEliminar
  6. De hecho la historia es tan parecida que no me extrañaría que hubiera habido algún litigio por plagio o algo parecido.
    No se por qué, de Pulse pensaba que era una película de terror para adolescentes, y aunque sólo he visto el final, no me desagrada. Cell no la veo como película, no es muy cinematográfica que digamos.
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  7. A mí me pasó lo mismo con el final de La Niebla... ¡qué hijos de puta!

    ResponderEliminar
  8. Buff es verdad. Lo había olvidado por completo. Es chunguisimo ese porque se acerca el final y ves que el niño está vivo y piensas: bueno, ahora seguro que o los rescatan o al menos termina así, con un futuro incierto por delante, pero que va... Hasta tuve pesadillas un par de noches y todo :S
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. El final de La Niebla es jodido, sí, cambiaron el del libro para hacerlo más impactante... y lo consiguieron!

    Y totalmente de acuerdo en tus comentarios sobre la finale de Lost. Después de ese final chunguísimo, toca esperar a 2010... hijos de puta!!

    Por cierto, no se leen los comentarios. :D

    ResponderEliminar
  10. Jajaja gracias por comentar lo de los comentarios Sonia. Veré si puedo cambiarlo.

    ¿Entonces el final del libro es diferente? Tendré que leerlo, lo había dejado para un futuro incierto por aquello de haber visto ya la peli.

    Y con respecto a Lost, ¡yo ya tengo el mono!

    Gracias por la visita!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.