Deutschen filmen

Resulta que Zapatero ha colocado como ministra de cultura a la presidenta de la academia de cine: una madurita de buen ver, coguionista de "Mentiras y gordas", esa subvencionada excusa para ver a las estrellas juveniles del momento retozar como conejos y drogarse como estrellas de rock. Cine de autor lo llaman...

Tras este éxito para el séptimo arte hispano y los vendedores de preservativos, quiero pensar que es el hecho de que el negocio del cine está en manos de ineptos y/o sinverguenzas, y no la falta de ideas o talento, lo que hace que en este pais no se produzcan joyas como dos películas germanas que tuve la oportunidad de visionar hace unos días.

De primer plato RAF, Facción del ejercito rojo. Un biopic de la famosa banda terrorista más conocida como Baader-Meinhoff (apellidos de sus más conocidos integrantes) que causó el terror en la Alemania de los 70 de forma más intensa, aunque siguieron haciendo de las suyas hasta el 98. El ritmo del filme es trepidante y todo aquel aficionado a la historia de Europa la encontrará si no fascinante, al menos un buen entretenimiento.

Lo primero que vemos nada más comenzar la película, es una playa nudista repleta de matojos bávaros. Vaya, pensareis, como en cualquier largometraje español. Pues no, estais equivocados. Las mujeres que aparecen disfrutando de la playa están buenorras. Enfoca la cámara entonces a Ulrike Meinhof, aunque es una pena que no lo haga más allá de su busto, en el sentido escultural del término, pues la actriz que la interpreta es toda una milf digna de admiración.

Este primer momento de la futura ideóloga de la RAF, sirve para mostrarnos su inclinación política y poder enlazar con los sucesos que dieron lugar a la creación de la banda: las revueltas estudiantiles de finales de los 60, el Mayo francés, la oposición al colonialismo, a la guerra de Vietnam, el apoyo de la Unión Soviética, a los palestinos, en fin, lo mejor de cada casa y en especial, la visita a Berlin Oeste del Sha de Persia (a uno de cuyos miembros de gobierno tuve ocasión de conocer)
Viendo en la tele los disturbios provocados por la oposición iraní apoyados por estudiantes alemanes, está Gudrun Ensslin, novia o mejor dicho arrejuntada (pues las mujeres de izquierda no se casan con nadie) de Andreas Baader, que ya por entonces se dedicaba a hacer artefactos caseros en lugar de estudiar en la politécnica, como todos los desquiciados.

Durante varias escenas se dan pinceladas de cómo entran en contacto con Meinhof. Y es aquí donde se nota el mayor pecado del film, que no es más que la falta de profundidad que se respira en todo el guión, especialmente notable en dos partes de la cinta, cuando Ulrike se pasa a la clandestinidad, saltando por una ventana tras Baader que se ha fugado, no sabemos muy bien por qué motivos más allá de estar despechada por una infidelidad previa; y cuando la banda se dirige a Oriente Medio para entrenarse con terroristas palestinos en el noble arte de robar bancos, pues la RAF siempre se calificó como una guerrilla urbana anticapitalista, y nada hay más anticapitalista que desplumar a un banquero; pero se pasan el tiempo tomando el sol en pelotas en lo alto de una azotea y tras un par de escenas charlando con palestinos, se ventilan la aventura oriental, con lo que parece que han ido allí a coger bronce, en lugar de oro (es un juego de palabras que me ha salido así, en un instante) Y es aquí donde se muestra la superioridad fílmica teutona, pues en varios planos se ven los tersos y firmes senos de varias terroristas, pero en ningún momento da vergüenza ajena.

Tras unas secuencias en las que se muestran los distintos atentados con los que plagaron Alemania, la policía los captura y los encierran a la espera de juicio. El ritmo se vuelve algo más lento, hasta que no aparece de nuevo la tensión de los secuestros y atentados que los miembros libres de la banda llevan a cabo para que suelten a sus cabecillas.

El aspecto técnico es sobresaliente. La fotografía nos sumerge en la época hasta el punto de preguntarnos si no estaremos viendo un televisor Thomson en lugar del monitor del PC. El encargado del casting hizo un inmejorable trabajo. Basta ver algunas fotografías que acompañan el post, para comprobar que no es fácil distinguir actores de terroristas.

Sobre "La Ola", la segunda película que vi, ¿qué decir? Rainer Wenger, un profesor que aquí sería llamado progre o perroflauta si no fuera calvo, se convierte en cabecilla de su propio movimiento dictatorial cuando le toca dar la clase de Autocracia (que nadie se extrañe que sea una asignatura del instituto: son alemanes. Es como la religión aquí)

Sólo resaltar un detalle, el uso que Wenger hace del ejercicio físico como forma de imponer disciplina, a la manera del Tercer Reich, y una escena, en la que el profesor pide a los alumnos que detallen qué estructuras sociales favorecen el surgimiento de una dictadura: Alto nivel de desempleo, injusticia social, decepción política, inflación ¿os suena de algo? Como decía el filósofo: Acojona tronco, acojona.

9 comentarios:

  1. Me interesa la peli de RAF (sobre todo tras desvelar que hay desnudos y tal), y la OLA la estuve apunto de ver este finde pero...no consigo empatizar con los actores-as alemanes; si no veo a los "artistas" gesticular como el Resines creo que me falta algo!!!
    Ya te contaré majo!
    Saludotes!!!

    P.D.:La Gonzalez Sinde está mu bien -en lo físico, claro-, pero si lo que ZP quería era poner a un autentico pivón creo que ha dejado pasar una oportunidad única de nombrar a Pilar Bardem como ministra de cultura (y ya que estamos de defensa tambien!!!).

    ResponderEliminar
  2. Si que es verdad que los actores alemanes son un poco cuadriculados y cara cartón, pero en este par de películas, lo hacen bastante bien.
    Los desnudos son breves y escasos, no dan la sensación de ser gratuitos, lo cual se agradece.
    Con respecto a Resines, yo creo que es un mago frustrado. No es que gesticule, es que pretende ejecutar un hechizo de éxito nivel 23, pero no termina de conseguirlo nunca.

    Por cierto, si te gusta Star Wars, no te pierdas "Fanboys" La he visto esta mañana e incluso he llorado :P
    Abrazos germanos

    ResponderEliminar
  3. A mí la Ola me gustó (sigo practicando el saludo porque me resulta muy cool) pero creo que es un tema demasiado trillado, y que en esta peli se trata de forma superficial: sin salirse de los tópicos fascistas, de lo que ya todos conocemos. Sólo me sorprendió el final, que sí que me gustó.
    Porcier, aprovechando que estoy aquí, jijij... ok a lo del finde del 16! Ya concretaremos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, si que es un tema trillado, pero en este caso, la peli se basa en un experimento similar que se hizo en California a finales de los 60 y que se tuvo que detener al tercer día. El que esté ambientada en Alemania le da el puntillo morboso, pero vaya, al igual que con la dominación, en nuestra vida vivimos situaciones dictatoriales aunque a menor escala, así que muy original el tema no es, no.
    Por cierto, ¡¡Tortlon no sigas leyendo!! Una cosa que no comprendí del final, ¿por qué se llevan detenido al profesor si él no ha hecho nada?

    ResponderEliminar
  5. Porque sí que ha hecho: son menores. La muerte del crío era responsabilidas suya.

    ResponderEliminar
  6. Me apunto estas recomendaciones cinéfilas.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. ¿Hay algún abogado en la sala? :D En fin, yo el final lo veo algo efectista, intentando revestir la historia de una moraleja y una advertencia: la autocracia no paga.

    ResponderEliminar
  8. Mejor, es que me sabe mal. No se cuantos finales te habré destripado ya :P

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.