Roma no se escribió en una hora (I)

Habréis comprobado que el ritmo de actualización del blog ha decaído en esta semana, sobre todo comparada con las anteriores. Para avisaros coloqué un mensaje en el lateral derecho del blog que espero hayáis leído.

Corin Tellado escribía una de sus pastelosas novelas al mes, pero ¿se puede escribir una novela corta en una semana? Ya os digo yo que si. ¿Se puede hacer sin sacar un billete en clase preferente para el expreso de la locura? Eso está por ver todavía. En cualquier caso no recomiendo a nadie que escriba más de diez horas al día.

Y es que el motivo de mi ausencia se explica por mi intención de presentarme a un concurso de novela juvenil para el que no tenía novela alguna que presentar. Quién sabe si fue la Tramontana o un Danone en mal estado o mi ansia por evadirme del mundo, pero el caso es que decidí hacer una de mis literarias locuras y ponerme a escribir como un negro.

El resultado podréis disfrutarlo... en un año más o menos, o mucho antes si tuviera la desgracia de ganar. En cualquier caso, a partir de mañana retomaré poco a poco el ritmo al que estaba empezando a acostumbrarme.

PD: Odio el doble espacio.

4 comentarios:

  1. Pues mucha suerte, que es lo que se necesita en un concurso!!!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Tortlon. Si, se necesita mucha suerte y un jurado corrupto. Veré que puedo hacer con eso :P

    ResponderEliminar
  3. Ostras, pues mucha suerte y tal. Aunque espero que no sea uno de esos concursos en los que nunca gana el mejor...

    ResponderEliminar
  4. Bueno Rizos, después de releer lo que he escrito, ¡¡¡yo espero que si lo sea!!! :P Muchas gracias!!

    La verdad es que estoy bastante desencantado con los concursos. Están todos amañados pero en esta ocasión me ha dado por hacer una de esas cosas que el corazón te pide, como cojer un avión o en este caso, escribir.

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.