Mueve la tibia, mueve el peroné

Bailar. Acaso fue la primera expresión artística que desarrolló el incipiente ser humano mientras recorría la sabana africana en busca de un lugar mejor donde vivir. Con la capacidad de hablar aún por desarrollar, mover las extremidades fue el único modo de hacer mostrar a los demás miembros de la tribu los sentimientos que recorrían el alma del que danzaba delante de la hoguera de la cueva.

A mi siempre me ha parecido una chorrada o una oportunidad de arrimar el paquete, verdadero motor del mundo; y como no me apasionaba hacer chorradas y no tenía a quién arrimar nada, nunca me atrajo lo de mover el esqueleto.

Pero llegó un día en que me dí cuenta que de las disciplinas artísticas existentes, la de la danza era la única que no había tocado, a no ser que contara ver la primera edición de Fama ¡A Bailar! sin perderme un sólo programa. Consideré que eso no era aceptable, así que decidí aprender a bailar y ya puestos, mejor hacerlo a lo grande con las siguientes coreografías:

. Carlton Banks - It´s non unusual: Tom Jones puede llevar cantando más años que Dolly "Hindenburg" Parton pero toda una generación conoció su música gracias al joven Banks y sus aspavientos. Que levante la mano el que no le haya imitado aunque sólo sea una vez.

. Napoleon Dynamite baila Canned Heat: Calificada como película de freaks, lo que hizo de este título un film de culto fue el baile que se marca el protagonista durante las elecciones del instituto. Incluso Bill Gates lo fichó para una de sus campañas de publicidad.


. Daft Punk meets Charleston Style: Buenafuente ha hecho famoso el trabajo de un anónimo "artista" que ha fusionado el postmodernismo kitsch del último video de Beyoncé, con el tradicionalismo patrio del "Paco, Paco, Paco" de Encarnita Polo. Sin embargo, esta técnica de unir pasado con futuro se ha usado mucho antes, como en el vídeo que nos ocupa. Siempre imaginé el Charleston como una alegre danza ejecutada por una neoyorquina con un tocado de diamantes y un largo vestido de lentejuelas, en un pub donde la ley seca no lo era tanto. Si algún día consigo moverme como estos dos titanes, podré morir feliz.

. Thriller - Cuando fuimos reyes: Una vez alguien le dijo a Michael que ser blanco molaba, tal vez Jermaine. En ese momento su reinado sobre la música pop comenzó un largo declinar hasta el día de hoy, en el que no le quieren ni en el Bar mitzvah de Macauly Culkin (con lo amigos que fueron)

El éxito arrollador le llegó con este archiconocido y celebérrimo videoclip o cortometraje musical, como se prefiera. Hay artistas que se ven consumidos por el fulgor cegador de una única obra. Le ocurrió a J.D. Salinger con El guardián entre el centeno y le ha ocurrido a Jacko con Thriller. El baile puede parecer sencillo, pero es esa sencillez lo que lo hace tan sólido y visualmente atrayente, es casi hipnótico.


. Tony Manero hace un monumento a You should be dancing: Dejo para el final al maestro, el líder supremo, el rey de reyes de la pista de baile. A él no le hacía falta una canción lenta para arrimar la cebolleta, le bastaba un golpe de cadera para colocarla en cualquier lugar de la disco. Si Travolta hubiera muerto meses después del estreno de Fiebre del sábado noche, ahora su estatua presidiría el hall de todas las academias de baile del planeta, pero decidió rodar Campo de batalla: la Tierra y arruinar por siempre su reputación.


Verlo en tres dimensiones debe ser una experiencia perturbadora.

2 comentarios:

  1. Bailar mola. Lo dice una que se levanta bailando, baila en el curro en sus paseos a la terraza o al baño y que baila por la noche, cuando espera al autobús para volver a casa... :P

    ResponderEliminar
  2. Ya me ganas Rizos, yo sólo he bailado una vez, y no creo que vuelva a repetir.
    Ahora, cantar todo lo que quieras :P
    Un abrazo!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.