La música me mata

Antes de que me diera por intentar ser normal y salir por ahí y conocer gente, entre mis aficiones estaba investigar todo lo relacionado con la Guerra Fría y su hipotético desenlace nuclear. Guardaba en un rincón de mi disco duro todo artículo y documento que encontraba por la red; desde la opción Sansón israelí, hasta los planos de un futurista vehículo terrestre de mando y control que usaría el presidente de los Estados Unidos en caso de tener que desplazarse por una América devastada por la lluvia ácida.

Como lo de ser normal salió mal, he decidido volver a retomar viejos hábitos, y desempolvando mis archivos, me topé con un curioso artículo sobre los planes de emisión de la BBC minutos antes de que la isla sufriera el impacto de centenares de misiles soviéticos.

Lo último que escucharían los aterrados británicos en sus oscuros búnkeres sería a Julie Andrews triscando por los montes en Sonrisas y lágrimas. Así esperarían las bombas como una bendición. En un principio se desechó la idea de reproducir el himno nacional por ser demasiado formal. Ninguna de las dos me convence, prefiero quedarme con alguna de la siguiente selección, ajustada según el gusto de cada uno.

. Highway to hell - AC/DC: la opción que escogería todo heavy con aspiraciones a ser recolocado en un infierno repleto de mujeres ansiosas y conciertos diarios de trash metal. Una forma marchosa de reconocer los propios pecados y ponérselo fácil al gran fiscal del cielo.

. Knocking on heavens door - Gun´s´roses: para los cristianos modernos, esta versión de la canción de Bob Dylan reconfortará sus almas.

. You only live twice - Nancy Sinatra: para que los optimistas se llenen de esperanza ante lo inevitable. Siempre cabe la posibilidad de que un James Bond anónimo salve la situación...

. A rose among thorns - Ennio morricone y Dulce Pontes: las treinteañeras solteras que no podrán verse realizadas junto a un marido rico, encontrarán en esta canción el complemento perfecto al valium que habrán derramado sobre su copa de Chardonnay mientras recuerdan a ese ex con el que estuvieron más de seis años de dolorosa falta de compromiso.

. We didn´t start the fire - Billy Joel: para los políticos que quieran acallar sus conciencias.

. Show must go on - Queen: los solidarios se sentirán reconfortados sabiendo que aunque ellos mueran, al menos les dejarán un mundo en paz a los supervivientes. Además podrán irse al otro barrio con la voz del mejor cantante de la historia resonando en sus oídos.

. Killing me softly - Pitingo: Mal que les pese a algunos, Pitingo es el hombre del año. Con ese nombre era inevitable. Todo aquel que quiera esfumarse de la existencia, a la moda, debería escucharlo.

. It´s the end of the world as we know it - REM: para aquellos suicidas sin valor para dar el paso y que celebran el final con fuegos artificiales.

. Always look at the bright side of life - Monty Python: Para todos los demás. Porque siempre hay que mirar el lado bueno de las cosas, incluso en medio de un holocausto nuclear.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Con la tecnología de Blogger.