Dark Room

La procastinación es el mayor enemigo de todo aquel que desee ser productivo, en especial de los artistas, que necesitan de un ambiente especial para liberar a las musas de su prisión de rutina y conformismo.
El mundo está lleno de tentaciones: mujeres, cerveza, videojuegos, cine, el bingo... pero ponerse delante de un ordenador nos enfrenta a la madre de todas las tentaciones: Internet. Para evitar el estar comprobando el messenger cada medio minuto por si no nos hemos dado cuenta de que nuestro amigo se ha conectado o echar un vistazo a ese blog tan molón, por si han publicado algo, se creó un programa ideal para todos los escritores: Dark Room.

Es un simple procesador de textos, más cercano al wordpad que a Word en cuanto a opciones, pero que nos coloca ante una pantalla en negro y un cursor parpadeante. Nada más. No veremos ni menús, ni el icono del messenger, ni el reloj del sistema, ni las ventanas de Internet explorer... Podemos seleccionar el color del fondo y el de la letra, aunque recomiendo la muy nostálgica combinación de fondo negro con letra verde fluorescente y ya está: a escribir sin distracciones. Al fin se acabó el perder tiempo con el porno.

4 comentarios:

  1. A veces lo complemento con unas orejeras que robé a un burro-taxi en uno de mis dos viajes a Mijas :P Hay veces que no hay otra manera de ponerme a escribir.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Jajaja, ¿Asi que fuiste tú? "Platero" no volvió a ser el mismo...
    Chumari Alfaro(ese que en un programa televisivo proponia la "orinoterapia" como remedio casero a mil y un males) debería contratarte como asesor!!!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. No se lo digas a nadie ¿eh? Es un secreto!! Estoy en busca y captura en Mijas. Afortunadamente el pueblo es para visitarlo con tu pareja, asi que allí no se me ha perdido nada.
    Desde luego si Chumari me contratara, al menos bebería cosas con más bouquet!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.