Vivir, vivir... Que bonito

Podría ser la frase del contestador automático del teléfono de la esperanza, pero hace años, era el titulo del programa matinal que encumbro a Pepe Navarro a lo mas alto del olimpo de las marujas.

Corría el año 1992, Sevilla se preparaba para la Expo, Barcelona recibía un lavado de cara que la haría capital del mundo olímpico, y en mi colegio, se iniciaba una remodelación de las instalaciones, que obligó a dividir las clases en dos turnos. A mi me toco el turno de tarde, lo cual me dejaba con las mañanas libres para hacer lo que quisiera.

Como ahora, esa franja horaria no estaba hecha para los niños. Intentaba matar el tiempo con paseos en bicicleta por el barrio y visitas a la biblioteca, donde tenia que explicar al bibliotecario día si, día también, que no estaba haciendo pellas, sino tratando de culturizarme con los mortadelos que podía encontrar en las estanterías. Aquello fue el germen de posteriores aficiones.

Ocurrió sin embargo, que aun así seguía con un excedente de horas libres. Recurrí entonces al entretenimiento por excelencia: la tele.

Las cadenas privadas comenzaban a aflorar para regocijo de ociosos y amantes de las Mama Chicho. Las mañanas sin embargo, iban dirigidas a ese ser en peligro de extinción: el ama de casa, con la eterna Maria Teresa Campos de estandarte, al mando de la televisión pública.

En más de una ocasión en la que el azar quiso que cayera enfermo, había pasado las horas muertas viendo sus teatrillos con Paco Valladares y al tío del piano que nunca supe muy bien que hacia allí. En mi casa, siempre fuimos de la Campos. Todo el mundo tiene un pasado...

Todo cambio un día, cuando me dio por cambiar de canal y poner Antena 3. Eran las once y media y en la tele aparecía un ventrílocuo junto a un bulldog de gomaespuma con mala leche, luego más tarde, aparecia un tipo con aspecto de chulo playas (Navarro) dando paso a un perrito llamado Terminator al que daba de comer un tío con greñas de La Cubana, sobre el cual recaería años después la leyenda urbana de que se trataba de Santi Millán. Entre testimonios de amas de casa y gente denunciando problemas, se desarrollaba el impertinente ¿Tiene usted pelos en la lengua?, que ha posado en la memoria colectiva de varias generaciones... Todo un espectáculo alejado de la ortodoxia establecida por el pionero Jesús Hermida, del cual han bebido la mayoría de magazines matutinos hasta la actualidad. Era una mezcla entre un matinal clásico y el germen de lo que poco despues seria el pelotazo del Mississippi.

Al año siguiente, entraba en el último curso de la EGB. Las obras habían terminado, volvia a asistir a clase por las mañanas y Navarro cambiaba el nombre del programa por el de "Todo va bien". Durante el curso caí presa de los resfriados en numerosas ocasiones, por lo que pude ser testido del nacimiento de Pepelu y Doña Reme (entre otros), personajes que tiempo después reaparecerían en Esta noche cruzamos el Mississippi, para salvarlo del abismo del share bajo.

Recuerdo especialmente el programa de la mañana de aquel día en que España se jugaba la clarificación para el mundial de los USA contra Dinamarca. Tras una valla, varios miembros del equipo disfrazados de vikingos, se agachaban y levantaban mientras alguien del publico debía derribar el casco de alguno de ellos con una pelota, mientras era animado por Pepelu y Igor. Hoy día algo así es impensable.

Terminada mi época escolar, tuve la suerte de poder ver el último programa de Navarro en las mañanas. Fue una transmisión emotiva en la que, tras despedirse de los televidentes, salia al exterior del plato, donde se montaba en un burro, y se alejaba para siempre en el horizonte, llevándose consigo los últimos momentos de mi infancia y los retazos de una televisión que nunca volverá. Una lágrima se deslizó por mi mejilla, ¡¡aunque no lo reconoceré jamás!!

3 comentarios:

  1. jajaja, este Pepe Navarro...que jodio, ¿Cómo está su señora?

    ResponderEliminar
  2. Pues si Tortlon, es cordobés además, eso explica su mala leche y esa sonrisa cínica de la foto, en la que parece estar diciendote cualquier cosa menos bonito!! A su señora no la conozco la verdad, creo que esta divorciado, no se.

    Si Rizos, siempre lo he sido y siempre lo sere!
    Besos y abrazos!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.