Yo y el mundo: Aquel personaje desconocido...

Mario tiene a wario, coca cola a pepsi, los caballeros del zodiaco a los caballeros negros y Emilio Aragón, a Enrique Simón, aunque durante poco tiempo.

Los más viejos del lugar puede que recuerden a este actor español, la verdad es que yo mismo me habia olvidado de su extraña cara, por ello, cuando vino a mi cabeza su nombre mientras hacia cola en el supermercado, corri a casa a buscar en la wikipedia.

Al ver su rostro, afloraron recuerdos largamente enterrados de mi infancia, en las que un hombre moreno de pelo encrespado y agradable voz... la verdad es que mucho no afloraron, lo suficiente para recordar que se ganaba el pan en las tardes de la televisión pública, allá cuando Alaska todavia tenia pelo.

Con la llegada de las televisiones privadas, su carrera se vio ligada a Antena 3, donde presentó diversos programas, como Supermarket, del cual unicamente recuerdo que la gente corria por los pasillos intentando llenar el carro de la compra lo máximo posible (como un sabado mañana en un Carrefour cualquiera)

Fue en esta cadena, donde se emitió su canto del cisne "Tres hijos para mi solo" donde encarnaba a un padre soltero, con tres hijos a su cargo. La serie se estrenó en 1995, casi al mismo tiempo que Médico de Familia, la lacrimógena (y vergonzosa en retrospectiva) serie de Milikito, que le encumbró como el rey de los jóvenes cristianos.

El productor de la serie de Enrique Simón, denunció a la productora de Aragón por plagio, pese a que todo hacia pensar que los que habian plagiado habian sido ellos, ya que no existia una contraparte para el señor Manolo y el Rulas, auténticos artifices del éxito de Médico de familia. Quizás por ello, perdió el juicio y el respeto de la audiencia, que dio la espalda al proyecto. Un mes y medio despues de su estreno, fue retirada y Simón se dirigió apesadumbrado a la cola del paro.

El teatro, cual parlamento europeo, fue el retiro al que se vió abocado, toda vez que su etapa en televisión se habia cerrado. Quiza para recuperar una brizna de la fama de antaño o tener algo que contarle a sus nietos, encabezó la plataforma de actores "Cultura contra la guerra", que en 2003, puesto que no llenaban teatros ni salas de cine y disponian de tiempo libre, salieron a la calle para que se les viera.

Al ver su cara de cordero degollado, su sonrisa piadosa y su mirada triste, yo me pregunto: ¿Es que nadie tiene un papelito para Enrique Simón? Aunque sea de figurante...

6 comentarios:

  1. ¡Buah! No recuerdo cómo se llamaba el programa, pero recuerdo haberlo visto presentando un programa juvenil por las mañanas de los sábados y domingos...y ya a tan temprana edad (la mía)... ¡me ponía! ^_^ No sé, creo que tenía una voz preciosa y que era muy majete, no entiendo cómo nadie le contrata. Un besote, petardo.

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que tiene una voz bastante peculiar y nada desagradable. Yo tampoco como nadie le ofrece algo, con lo buena persona que parece.
    Desde aqui quiero reivindicar ¡¡trabajo para Enrique Simón ya!! :D
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  3. Estimado Roboto, tienes el don (quizá "superpoder") de recuperar del subconsciente colectivo a personajes largo tiempo desterrados de los que Enrique Simon es un clarísimo representante. Me he reido como un poseso al recalar en su mención, pues, a diferencia del resto de los mortales, el que suscribe,no sólo lo visionó hace eones en la pequeña pantalla sino que ha tenido el (más que dudoso) honor de conocerlo en persona -PALABRITA DEL NIÑO JESUS-jajajajaja

    Ya puestos a revindicar ¿Que pasa con Agustín Bravo?¿Como sufragará su inquietante colección de americanas?

    ResponderEliminar
  4. Jajaja celebro saber que no era el único que lo recordaba :) Una pregunta que siempre me he hecho, ¿es igual en persona que como se ve por la tele?
    Agustín Bravo seguro que permanece recluido en el lobrego sótano de alguna maruja, pasando los dias como esclavo sexual!!!
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  5. Ese programa matutino que menta la rizos era NO TE LO PIERDAS,y lo presentaba junto a ¡leticia sabater!!

    Enrique era muy flexible y agil,pues cantaba la cancion del programa a toda velocidad por las filas donde estaban los niños.

    El programa era un sucedaneo de La bola de cristal y de Cajon desastre,que a su vez,era un sucedaneo de la primera.

    Fue un paso fugaz por tve1

    Pd: Que no salga de aqui,pero...Leticia Sabater me parecia que estaba cachonda.

    ResponderEliminar
  6. Caray Sett, vaya memoria!!!! de Cajon Desastre y La bola si que me acuerdo, sobre todo de la Aroca en patines y de la piscina donde en verano se hacian las pruebas de rigor.
    Y si, Leticia Sabater antes de pasar por quirofano estaba muy bien, bueno y antes de abrir la boca vaya.
    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.