Flechazo oriental

¿Alguna vez os ha pasado que, al presentaros a alguien, el corazón os ha latido con más intensidad de lo normal. un ejército de mariposas ha tomado al asalto vuestro estomago y habéis sabido al instante que estabais hechos el uno para el otro? Pues eso me pasó hace poco con un juego: el Mahjong solitario.

El Mahjong clásico es un (para mí) complicado juego de mesa, cuyas reglas una vez intenté leer pero no pude, pues caí dormido en la página 2. En la que el autor agradecía al dragón de su pueblo que no se hubiera comido de un bocado a un antepasado suyo.

Sin embargo en su versión para una persona, como suele suceder con todos los juegos, jugar es más sencillo y divertido.

Hasta hace unos días desconocía esta forma de jugar, pero he aquí que llegaron los pokemon y un juego para PC basado en los mismos, destinado a niños de entre 6 y 12 años (franja de edad demasiado estrecha como para obtener cuantiosos beneficios, pero ya sabrán lo que se hacen los encargados del marketing de la empresa). Entre los múltiples y educativos minijuegos del titulo, como puzzle pikachu o Bingo con Sharizzard, se encontraba el Mahjong de Spinda, una versión del asiático juego con personajes de Pokemon de por medio. Y me enganché. Cuando los pokemon se me quedaron pequeños, busque en el emule más de esa droga electrónica para mis neuronas. Dos nombres me llamaron la atención por encima de los demás y que por supuesto recomiendo: Mahjong Master III y Mahjong Quest.

El primero es el juego típico del Mahjong de toda la vida. Se colocan formando infinitas formas, decenas de fichas decoradas con distintos símbolos y se busca emparejar las que tienen los mismos dibujos para eliminarlas del tablero, con la única condición de que por alguno de sus lados no tenga otra ficha colocada.

El Mahjong Quest es lo mismo, solo que se desarrolla la historia de un chino cultivador de arroz que debe restaurar su reino destruido por tres malvados dragones, entre partida y partida y tiene un toque algo infantil. Toda una delicia visual que mantiene pegado a la pantalla a todo el que se asoma a sus coloridas fichas.

PD: en efecto, este es un post más para agradar a los chinos, los cuales no dejan de entrar. ¿Será Mr Roboto considerado un ídolo de masas en el país del arroz ? Quien lo sabe....

9 comentarios:

  1. que vicio de juego roboto, impresionante.

    ResponderEliminar
  2. Yo no hay dia que no eche al menos un par de partiditas y no paro de ver fichas por todas partes :P
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Lo tuyo con los juegos ya es muy fueeerteeee. Besazos

    ResponderEliminar
  4. El Chino Destructor17 de marzo de 2007, 11:50

    Hola, soy un chino seguidor tuyo de siempre, y cuando me preguntan que me gusta en esta vida mas, siempre respondo que soy muy de seguir las peripecias de Mr. Roboto.
    A ver cuando vienes a Pekin, te recibiremos como te mereces, chaval. Tengo un par de amigos ocn un dobermann chicno, que por 20 piastras te van a de jar como nuevo...

    ResponderEliminar
  5. Oye, pero es verdad que te visitan muchos chinos?

    ResponderEliminar
  6. Amigo y querido fan oriental, gracias por expandir mi fama más alla de la gran muralla. Estás invitado a un plato de tallarines chinos cuando quieras. Gracias por el ofrecimiento, pero debo rehusar la oferta.A saber lo que le habran pegado al pobre doberman tus amigos, que ya se que por allí el latex es un producto de lujo :D
    Si Destructor, lo menos sesenta (sin exagerar) en dos días. Ahora parece que se han calmado o el comisario político de turno les ha bloqueado el acceso. Ya no entran. Una lástima, ahora que iba a intentar venderles crema bronceadora a ver si perdian ese color tan poco saludable que tienen...
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  7. Lo de los chinos ma dejao alucinada xD Y este juego también, qué recuerdos... anda que no pasé yo horas muertas enganchada, allá por mi época universitaria cuando debía estar estudiando en vez de en el pc xD

    ResponderEliminar
  8. Yo es que siempre llego tarde a este tipo de cosas. En la facultad no llegué a jugar al mus, claro que alli lo tradicional eran las partidas al Magic. Quien sabe, igual un día de estos le echo un vistazo a las cartas :P
    Un saludo!!

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.