Visteme despacio que tengo prisa

En mi época estudiantil, a la hora de hacer un examen, siempre pecaba de precipitación a la hora de comenzar a responder las preguntas. Leia someramente el enunciado sin entrar en muchos detalles, y me lanzaba a una vorágine creativa que a veces me llevaba a atribuir a Cristobal Colon como el primer hombre que vio tierra americana y cosas por el estilo.
Bien, de nuevo me ha pasado. Esta vez con un concurso literario en el que pedian trabajos de menos de 200 palabras, lo cual yo entendí por "200 palabras o menos". Por ello, mi participación en dicho certamen del cual no daré más datos, fue efímera: hasta que el contador de palabras del word marcó el fatídico número de 200. Vaya, que me han echado por pasarme en una simple, misera, solitaria, desafiante, anarquica, desolada, desamparada, aislada y puñetera palabra.
Para ser sinceros, el relato no es nada del otro mundo, es más, es demasiado cursi, pero oye, que fastidia. Aquí lo teneis:

Desapareció de la noche a la mañana. Siempre estuvo ahí, necesario, solícito a sus deseos. Llegaron a perdonarle las malas acciones que tenia para con ellos, al fin y al cabo, nadie les proporcionó jamás tanta felicidad.
Al principio la gente no se dio cuenta de su ausencia. Hacía tiempo que habían empezado a dejarlo de lado, visitándolo únicamente en contadas ocasiones, cada vez más espaciadas en el tiempo. Quizás fue esa la causa de que se fuera o puede que alguien lo matara vilmente, como sólo se puede destruir lo puro.
Sucedió que un día, alguien tuvo una riña con otro alguien y se le buscó para que mediara entre ellos, pero no estaba. Comenzaron a buscarlo (no todos, pues había quien decía que vivía mejor sin él) por cada rincón oscuro, cada agujero profundo, cada pliegue donde hubiera podido esconderse..
En los periódicos se publicaban extensos artículos, donde se preguntaban qué seria de sus vidas sin él, quejándose amargamente por haberlo ignorado… Como último recurso, se reunió una asamblea de científicos, pero ni toda la sabiduría del universo bastó para dar con él.
Pese a que se escondía en sus corazones, nadie supo encontrar de nuevo el amor.

7 comentarios:

  1. Este relato me ha dejado triste, y por primera vez en todos estos meses que hace que te sigo, mientras te leo, en vez de sonreir, lloro.

    ResponderEliminar
  2. Lo siento Monologuista :( De todas formas, ha sido una casualidad enorme que precisamente hoy me haya enterado de que no podia entrar a formar parte del concurso :S

    ResponderEliminar
  3. Arriesgandome a juzgar aun cuando es algo que me desagradasobremanera el hacerlo, diria que el termino innecesario era en este caso "necesario". Ironias de la vida, sin eso posiblemente hubieras ganado, no suele haber un gran nivel en estos concursos (hasta yo tengo un par de premios de cuando era nano)

    ResponderEliminar
  4. Gracias Slayer, se agradece tu opinión (y bueno las de todos, no os corteis). Si, posiblemente "necesario" podria haberla descartado, pero bueno lo pasado, pasado está. Tendre que esperar otra ocasión para completar mi biblioteca de biografias de actores porno :( con el premio de este queria comprarme la de Nacho vidal...
    Saludos!!

    ResponderEliminar
  5. Como diria RObert de Niro: "Tu,tu...tu vales mucho,amigo!!! Síííí...tu vales mucho!

    ResponderEliminar
  6. No lo creo Raquel, pero bueno a la gente le gusta ese pasteleo ya sabes jajaja :)

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.