C´est interdit d´interdire

Primero fueron por los cigarrillos, pero no me preocupe,
yo no soy un tubular montón de hierbas resecas envueltas en papel barato
Más tarde fueron a por las chocolatinas, pero seguí tranquilo
yo no soy un amasijo de azucar y sustancias comenzadas en E-
Luego fueron a por las hamburguesas y tampoco me preocupé
al fin y al cabo en mi composición no hay un gramo de carne de origen dudoso.
Pronto vendrán a por mí, pero ya será demasiado tarde.
Tendreis que comer Soylent Green.

Brecol Bretch

6 comentarios:

  1. Como diria Tiko el de Willy Fogg: "Ole,ole y ole señor fooooo"

    ResponderEliminar
  2. Que estoica verdad. Si nos quitan las zafias pero gratas hamburguesas ...¿Qué será lo sieguiente?¿La comida del chino?
    por dios, por dios...

    ResponderEliminar
  3. Pues que quieres que te diga, yo prefiero palmarla a que me quiten los placeres de la vida...

    ResponderEliminar
  4. Slayer, se de uno que decía lo mismo, y además mucho más enfatizado, y llegado el momento renunció por seguir aquí.

    ResponderEliminar
  5. Por el bien de la economia mundial, espero que la comida china nunca se prohiba, ¿en que iban a trabajar los chinos si no? :S

    ResponderEliminar

Con la tecnología de Blogger.